Una anciana fue atacada por un policía con una pistola eléctrica, denominada táser, por negarse a firmar una multa de tráfico en Texas (EE UU).

El agente paró a Kathryn Winkfein en un tramo en obras de una carretera próxima a la ciudad de Austin por circular a más velocidad de la permitida.

Ante la negativa de la mujer a firmar la multa de tráfico, el agente trató de esposarla y la amenazó reiteradas veces con disparar su pistola eléctrica.

Finalmente, cuando la anciana intentó apartar al agente para meterse de nuevo en el coche recibió la brutal descarga eléctrica que la tumbó en el suelo.