La autopsia revela que Olivia murió por un edema agudo de pulmón

El hallazgo este jueves del cuerpo sin vida de Olivia, la niña de seis años que desapareció junto con su hermana, Anna, de un año, el pasado 27 de abril, confirma el peor de los desenlaces para el caso. Las autoridades están enfocadas ahora en encontrar rastros de la hermana y del padre, Tomás Gimeno.
Imagen de archivo de Anna y Olivia.
Archivo

La autopsia realizada a la niña Olivia ha revelado que la causa de su muerte se produjo como consecuencia de un edema agudo de pulmón, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

La autopsia al cadáver de la pequeña concluyó sobre las 15.00 horas de este viernes en el Instituto Anatómico Forense y aún se está a la espera de los resultados de los análisis toxicológicos, biológicos e histopatológicos.

Asimismo, la prueba de la huella dactilar realizada en el propio Instituto confirmó también este viernes que el cuerpo encontrado el pasado jueves en aguas de Tenerife se correspondía con Olivia, de seis años.

El cuerpo fue hallado por el robot submarino de rastreo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño a unos 1.000 metros de profundidad y a unas tres millas de la costa tinerfeña.

Se encontraba en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. Junto a ellas se halló igualmente otra bolsa de deportes también lastrada por el ancla, aunque vacía.

El cuerpo fue trasladado a tierra y llevado al Anatómico Forense para el levantamiento. El Ángeles Alvariño continúa desde entonces el rastreo en la zona para tratar de encontrar a su hermana Anna y a Tomás Gimeno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento