La prueba de la huella dactilar confirma que el cuerpo encontrado en aguas de Tenerife es el de Olivia

Beatriz Zimmerman, la madre de Anna y Olivia, las niñas de 1 y 6 años desaparecidas el pasado 27 de abril en Tenerife, se ha derrumbado ante la confirmación de que la botella de oxígeno encontrada en aguas de la isla pertenece al padre de las menores, Tomás Gimeno. El objeto fue encontrado por el sonar del buque oceanográfico Ángeles Alvariño el pasado lunes.
Imagen de archivo de Anna y Olivia.
Archivo

La prueba de la huella dactilar realizada en el Instituto Anatómico Forense ha confirmado que el cuerpo encontrado este viernes en aguas de Tenerife es el de Olivia, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

El cuerpo sin vida de Olivia fue localizado por el robot submarino de rastreo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño a mediodía de este viernes a unas tres millas de la costa tinerfeña y a unos 1.000 metros de profundidad.

Los restos de la niña se encontraban en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. 

Junto a ellas, se halló igualmente otra bolsa de deportes también lastrada por el ancla, vacía.

El cuerpo fue trasladado a tierra sobre las 18.00 horas y llevado al Anatómico Forense para el levantamiento

El Ángeles Alvariño continúa su rastreo en la zona para tratar de localizar a la hermana de Olivia y a su padre, Tomás Gimeno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento