Sánchez aleja a Junqueras de la mesa de negociación: "Es una mesa entre gobiernos"

  • El presidente celebra la carta del líder de ERC: "Cualquier paso a favor de la distensión es bienvenido".
  • ​Evita fijar una fecha para reanudar la mesa bilateral de negociación: "Veremos cuándo se tiene que celebrar".
  • ​Admite el coste político de indultar a los políticos condenados: "Comprendo que haya ciudadanos que sientan reparos".
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios en Buenos Aires (Argentina).
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios en Buenos Aires (Argentina).
EFE
El presidente del Gobierno alejó este miércoles la posibilidad de que el líder de ERC, Oriol Junqueras –actualmente en prisión y que previsiblemente será indultado por el Consejo de Ministros–, forme parte de la mesa bilateral de negociación entre el Ejecutivo central y el Govern de la Generalitat. "Es una mesa entre gobiernos", recalcó Sánchez preguntado por esta cuestión.
Europa Press

El presidente del Gobierno alejó este miércoles la posibilidad de que el líder de ERC, Oriol Junqueras –actualmente en prisión y que previsiblemente será indultado por el Consejo de Ministros–, forme parte de la mesa bilateral de negociación entre el Ejecutivo central y el Govern de la Generalitat. "Es una mesa entre gobiernos", recalcó Sánchez preguntado por esta cuestión.

Desde Argentina, primera parada de una gira latinoamericana que durará hasta el viernes, Sánchez evitó vetar expresamente a Junqueras, pero insistió en separar al republicano de ese foro de negociación: "No me gusta vetar a nadie desde el punto de vista de la declaración pública. Creo que todos somos muy conscientes de que estamos hablando de una mesa entre gobiernos y, por tanto, es una mesa entre gobiernos".

"No empezamos bien si ahora la respuesta que yo le doy es que esta persona tiene que estar o no estar" una determinada persona, agregó el presidente, quien pidió "trascender estos debates" y centrar el foco en lo que, a su juicio, es "lo importante": dar pasos en la dirección de la "distensión, la convivencia y la superación de la crisis" con Cataluña.

En ese sentido, agradeció la carta remitida por Junqueras, el pasado lunes, a varios medios de comunicación. En la misiva, el líder de ERC se aparta de la vía unilateral y consuma un giro al afirmar que los indultos –que rechazó en el pasado– contribuirían a aliviar la crisis. En palabras del presidente, "cualquier paso a favor de la distensión es bienvenido".

Sobre los indultos, Sánchez dijo comprender que "pueda haber ciudadanos que tengan reparos" respecto a la posibilidad de "dar indultos a los presos catalanes", sobre todo "pensando en los hechos de 2017", pero pidió "confianza" y "magnanimidad" para "apostar por la convivencia" y para "transitar de un mal pasado a un futuro mejor". "Vamos a construir convivencia", recalcó.

Ya a primera hora de este miércoles, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, acusó a la oposición de no tener "alternativa" ni "proyecto" para Cataluña y sostuvo que el Gobierno de Sánchez es "heredero" del "desastre" de Rajoy en relación con la crisis catalana.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, sostuvo por su parte que la apuesta del Gobierno por el diálogo para restablecer la convivencia "está funcionando" y avanzó que el Ejecutivo analizará si los indultos son convenientes para profundizar en ese diálogo en función de su "utilidad pública".

Más claro fue Miquel Iceta, titular de Política Territorial y Función Pública, quien aseguró que "si hay un indulto, podremos hablar todos con más libertad y menos corsés". "Aquí se trata de dar una oportunidad al diálogo", recalcó Iceta, quien consideró que "ha llegado el momento de cerrar algunas heridas".

La oposición, por su parte, criticó duramente al Gobierno por estar dispuesto a indultar a los líderes políticos condenados por el procés. La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, advirtió de que los independentistas no tienen "propósito de enmienda, sino de perseverancia", y vaticinó que si reciben el indulto del Gobierno, "van a volver a intentar delinquir".

Gamarra agregó que la concesión de la medida de gracia "nada tiene que ver con la convivencia, sino con la continuidad del Gobierno" y subrayó que "los españoles no quieren que la Justicia sea pisoteada por el Gobierno".

En una línea similar, el portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, consideró que los indultos son "un pago [del Gobierno] a los independentistas por su apoyo" parlamentario, y afirmó que el Ejecutivo sólo se mueve por "el interés general de Pedro Sánchez".

Finalmente, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, reprochó al Ejecutivo que vaya a conceder los indultos "por instinto de supervivencia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento