El juez reabre por segunda vez el caso de Helena Jubany, la joven bibliotecaria asesinada en Sabadell en 2001

  • La Policía Nacional analizará el ordenador de la víctima en busca de pruebas para determinan al autor del crimen.
  • Helena Jubany fue arrojada drogada y desnuda desde lo alto del patio de luces de un edificio en 2001.
  • Su causa se cerró dos veces: una en 2005 y otra en marzo, al considerar la Audiencia Nacional que era "inútil".
Fotografía de Helena Jubany, la bibliotecaria asesinada en el 2001 en Sabadell.
Fotografía de Helena Jubany, la bibliotecaria asesinada en el 2001 en Sabadell.
ACN

El Juzgado de Primera Instancia 2 de Sabadell (Barcelona) ha vuelto a abrir la investigación del caso de Helena Jubany, una joven bibliotecaria asesinada en Sabadell en 2001. El juez ha ordenado a la Policía Nacional que analice el disco duro del ordenador de la víctima. Es la segunda vez que se reabre el caso.

El auto, consultado por Europa Press, detalla que la familia Jubany ha explicado que en el ordenador hay un chat en el que ella explicó el primero de los mensajes anónimos que recibió antes de ser asesinada, que podría llevar a los investigadores a determinar quién fue el autor de su muerte.

Esta causa se archivó en 2005, y este mismo Juzgado la reabrió en agosto de 2020 a petición de la familia. No obstante, el pasado mes de marzo la Audiencia de Barcelona ordenó su archivo de nuevo al considerar que las nuevas diligencias que se proponían eran "inútiles" para avanzar en la investigación. Ahora, se habrían encontrado nuevas pruebas que justifican que se continúe investigando.

Arrojada desnuda y drogada a un patio de luces

Helena Jubany fue encontrada muerta en un patio de luces el 2 de diciembre de 2001 después de estar dos días desaparecida. Fue arrojada inconsciente pero viva, al patio interior de un edificio. Se encontraba desnuda, drogada y con quemaduras en su cuerpo después de haber recibido un par de mensajes anónimos. La joven tenía 27 años y vivía en Sentmenat, aunque ejercía de bibliotecaria en Sabadell.

Los indicios apuntaban a un asesinato, y la Policía Nacional detuvo en su momento a una sospechosa, Montse Careta, vecina del mismo edificio y miembro, como Helena, de la Unió Excursionista de Sabadell, quien se suicidó posteriormente en prisión tras insistir en su inocencia. De hecho, los familiares de Careta también pidieron la reapertura del caso en julio para encontrar a los verdaderos culpables del crimen.

La investigación policial se centró luego en otro miembro del club excursionista, Santiago Laiglesia, y también residente en el mismo bloque, que es la persona sobre la que en agosto se reabrieron las actuaciones, pero fue archivada provisionalmente en 2005 ante la falta de pruebas que incriminaran al sospechoso.

El magistrado, de acuerdo con el informe del ministerio fiscal del 17 de julio de 2020, ordenó en agosto la reapertura de las diligencias sin que ninguna de las partes, ni fiscalía ni acusación particular, presentaran recurso ni en reforma ni en apelación contra esta decisión, después de recibir, el pasado 5 de junio, un escrito de la acusación particular que así lo solicitaba.

El pasado mes de marzo, no obstante, la Audiencia de Barcelona revocó la resolución de los Juzgados de Sabadell que ordenaba la reapertura del caso, y lo volvió a cerrar. Ahora, el Juzgado de Primera Instancia 2 de Sabadell lo ha vuelto a abrir y la Policía Nacional analizará el ordenador de la víctima, en busca de pruebas que puedan llevarles al autor del crimen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento