Rocío Carrasco desmiente a Olga Moreno y recuerda el día en que casi llegaron a las manos: "Es una provocadora"

Rocío Carrasco, en 'Rocío: contar la verdad para seguir viva'.
Rocío Carrasco, en 'Rocío: contar la verdad para seguir viva'.
Mediaset

Este miércoles vio la luz la décima entrega de Rocío, contar la verdad para seguir viva. En este capítulo, la hija de Rocío Jurado se centró en acontecimientos como la boda de Fidel Albiac con Rocío Carrasco, su participación en Hable con ellas o el motivo de su distanciamiento con David Flores, el más pequeño de la familia.

Sobre esto último, Olga Moreno contó en Sábado Deluxe un sonado acontecimiento que dejó en un lugar más que cuestionable la relación entre Rocío Carrasco y su hijo pequeño. Según Moreno, la protagonista del documental pasó de largo y no le saludó en los juzgados de Alcobendas el día que se trataría la custodia del joven. 

Además, Carrasco estalló al leer una exclusiva de Antonio David y Olga para una revista cuyo titular respondía a unas palabras de moreno: "Para los hijos de mi marido, no soy su madre sino su salvación". Sobre ello, la protagonista del documental dijo: "No tiene vergüenza ninguna".

Volviendo al incidente del juzgado, según Carrasco fue lo opuesto a lo que contó la esposa de Antonio David Flores: "Olga cogió la cara de mi hijo para que no me viera cuando pasé junto a él". Esto ocurrió después de que David no asistiera a la boda de su madre sin mediar explicación tras 12 meses con Antonio David y Olga.

Después tampoco regresó, por lo que tomó medidas legales contra el padre, lo que derivó en el episodio de Alcobendas, que tuvo lugar en 2016. “Nunca me devolvió al niño, es como si mi acción en el juzgado nunca hubiera existido”, contó.

Y es que, en ese momento el niño había cumplido ya los 18 años. “El padre siempre ha jugado con los plazos de tiempo. Al ser mi hijo mayor de edad, mi reclamación carecía de objeto”, lamentó.

Según contó Carrasco, al salir de la sala vio a David y a Olga Moreno sentados y pendientes de que se abriera la puerta: “Lo primero que me encuentro es la mirada de ella, que me mira fijamente. De repente cogió la cara del niño y empezó a darle besos y a girarle la cara para que no me viera”, recordó.

Además, añadió que tuvo el impulso de ir a por ella ante ese gesto, pero su abogado detuvo su camino. “Mi abogado me cogió de la manga porque sabía que íbamos a tener un problema y gordo. Yo sé que hoy me hubiera arrepentido de reaccionar contra ella, pero lo hubiese hecho”.

Esto choca completamente con la versión de Antonio David y Olga, pues esta última explicó que, tras ver que Carrasco no saludó a David, le dijo: "¿En serio que no vas a saludar a tu hijo?" 

"Es mentira, madre coraje, tú no te levantase de ningún sitio. Yo sé la reacción que hubiera tenido mi hijo al verme y no os hubiera gustado nada. No tiene coño, no tiene lo que hay que tener para decirme eso. Es una provocadora y Antonio David un sinvergüenza", dijo, enfurecida.

Y es que, el guardia civil les dijo a los medios que esperaban a la salida del juicio que se le había "roto el alma" porque Carrasco se había negado a darle un beso a su hijo.  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento