La amenaza de Rocío Flores a su madre, Rocío Carrasco, a través de David Flores: "Vas a llorar lágrimas de sangre"

Telecinco reanudó este miércoles la emisión de la docuserie Rocío: contar la verdad para seguir viva. Lo hizo después de que, la semana pasada, se detuviera para dar paso a una entrevista a su protagonista, Rocío Carrasco. Se trató de uno de los episodios más duros hasta la fecha, pues mostró la parte en la que Carrasco relató la paliza que le dio su hija, Rocío Flores, y que recoge una sentencia. Pero antes, según contó, la joven ejerció otras formas de violencia sobre ella.
Rocío Carrasco, en 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' 
Mediaset

Este miércoles vio la luz la décima entrega de Rocío, contar la verdad para seguir viva. En este capítulo, la hija de Rocío Jurado se centró en acontecimientos como la boda de Fidel Albiac con Rocío Carrasco, su participación en Hable con ellas o el motivo de su distanciamiento con David Flores, el más pequeño de la familia. 

Sobre esto último, Carrasco relató cómo fue cambiando el niño poco a poco. Según dijo, el niño al principio era "zalamero, cariñoso, hablador" y tenía amigos de todas las edades, pues todo el mundo le adoraba. Sin embargo, esos comportamientos fueron mutando en otros más "rebeldes, reaccionarios o maleducados", siendo esto especialmente visible en el colegio del niño.

La protagonista del documental contó que llegaron a llamarle desde el propio centro, alarmados por algunos momentos agresivos que protagonizó el joven, como que articuló palabras totalmente inusuales en él e incluso criticó a su madre, por la que previamente se desvivía.

"No voy a parar hasta verte en la cárcel"

Así, en el colegio hizo declaraciones como que Rocío Carrasco "era una mala madre madre" o que "no le quería". También contó que esto se debía, entre otros motivos, a Antonio David Flores, que visitaba al niño en el colegio -en el recreo, entre clase y clase o a la salida-, para decirle cosas como que no tenía que estudiar porque "él le llevaría a La Voz y haría que sacara un disco".

Sin embargo, no siempre fue solo, y Carrasco añadió un impactante episodio en el que, en esas visitas, Rocío Flores acompañó a su padre. Y fue el propio niño el que se lo contó a su madre, pese a que esta intentara siempre no saber nada de lo que ocurría al otro lado: "Hoy he visto a Ro. Me ha dicho que vas a llorar lágrimas de sangre y que no va a parar hasta verte en la cárcel".

En ese momento, tal y como recordó Carrasco, le quitó importancia al asunto, pese a que se quedó de piedra. Eso sí, en el documental entonó el mea culpa por no haber querido saber más sobre lo que le decían al niño, pues quizá podría haberse adelantado a los acontecimientos. 

Para colaboradores como Marc Giró, esto supuso uno de los acontecimientos más crueles narrados en el documental, pues incluye la manipulación de una persona con una discapacidad. Por su parte, Rocío Carrasco destacó la paradoja de que esas mismas frases, "vas a llorar lágrimas de sangre y no voy a parar hasta verte en la cárcel", las usó el propio Antonio David en entrevistas, asegurando que había sido su exmujer quien se las había dirigido a él y a su hija, Rocío Flores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento