¿Es la Covid una enfermedad de invierno? Esto dicen los expertos

Transeúntes protegidos con mascarilla y un paraguas caminan por las calles de la capital un día marcado por la llegada a la península de una borrasca fría que ha activado la alerta por viento o lluvia en 8 comunidades, entre ellas, Madr
Un hombre pasea con mascarilla bajo la lluvia.
Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

Se acerca el verano y pese a que el ritmo de vacunación es alto en todo Occidente, el miedo a nuevas olas de coronavirus relacionadas con la relajación de las medidas está entre los expertos de todo el mundo.

Tal y como recoge el Daily Mail, los expertos sobre la pandemia en el Reino Unido creen que es probable que existan rebrotes en verano. En el peor de los casos, se podrían alcanzar mortalidades parecidas a las de enero. 

Pero estos expertos tienen una esperanza: el buen tiempo. Muchos expertos creen que el coronavirus se propaga más y con más facilidad en invierno. Pero esta afirmación no está aceptada aún por completo.

Durante el año pasado, una multitud de estudios buscaron patrones estacionales en la actividad viral, pero muchos no llegaron a conclusiones firmes. Ni un solo organismo científico importante ha estado dispuesto a etiquetar a la Covid-19 como un virus de invierno.

Pero confirmarlo o no sería clave. Si el coronavirus es estacional, como la gripe, los sistemas sanitarios pueden preverlo y preparar aumentos de camas, ventiladores y personal para un aumento inevitable en los casos. A corto plazo, significaría que casi se podría vivir un verano de libertad.

La mayoría de los virus respiratorios aparecen casi exclusivamente entre noviembre y marzo, por lo que no sería descabellado que el coronavirus se comportara igual. Otros virus, como el resfriado común, aparecen durante todo el año, pero se concentran en el invierno.

Pero muchos científicos dicen que esto no es suficiente para sacar conclusiones firmes, lo que apunta a evidencia contradictoria. En primer lugar, están los ejemplos de países que experimentaron sus mayores aumentos repentinos en pleno verano.

Estados Unidos vio cómo los casos aumentaron a más de 70.000 por día en julio. En enero, Chile vio cómo los casos se duplicaron en el espacio de un mes, aumentando a más de 4.000 nuevos casos por día a pesar de sus temperaturas altas. Mientras tanto, Brasil e India se han visto fuertemente afectados por Covid-19 la semana pasada: Brasil ha visto más de 450.000 casos nuevos, mientras que India tuvo casi dos millones.

"El año pasado hubo demasiadas variables para comprender realmente cuánto afectó el clima a la propagación de la Covid"

El doctor David Strain, profesor clínico senior de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter, dice: "El año pasado hubo demasiadas variables para comprender realmente cuánto afectó el clima a la propagación de la Covid. Solo una vez que hayamos visto más datos a largo plazo, podremos comenzar a tomar decisiones".

Otros científicos se atreven a más. El profesor Lawrence Young, virólogo de la Universidad de Warwick, dice que el peso de las pruebas es ahora tal que está "cautelosamente confiado" en que "las infecciones por Covid permanecerán bajas en el verano y seguirán apareciendo en el invierno". Paul Hunter, profesor de Medicina en la Universidad de East Anglia, agrega que considerar a la Covid-19 como virus de invierno es de "sentido común".

No tanto la temperatura como el comportamiento humano

El consenso general es que, sí, la Covid es estacional. Pero un virus estacional no solo significa que el virus cambia cuando se expone a diferentes temperaturas; la estacionalidad también se refiere a cómo se comportan los humanos en diferentes climas y cómo esto influye en la propagación de virus como la Covid-19.

El profesor Young dice: "Cuando hace frío, tendemos a amontonarnos en espacios con poca ventilación. Esto puede aumentar la probabilidad de infección. Cuando hace calor, pasamos más tiempo al aire libre en áreas grandes y abiertas, donde el riesgo de transmisión es muy bajo".

"Cuando hace frío, tendemos a amontonarnos en espacios con poca ventilación. Esto puede aumentar la probabilidad de infección"

Esto, en parte, explica por qué la gripe se transmite desbocada en los meses más fríos y se dice que es la razón por la que los casos de Covid aumentaron rápidamente en septiembre.

El doctor Strain dice: "La primera vez que vimos (en Reino Unido) un retorno marcado de la Covid fue después del fin de semana festivo de agosto, cuando llovió mucho. Por primera vez desde que comenzó el verano, la gente se vio obligada a refugiarse en el interior".

Los términos escolares se mencionan a menudo como factores que influyen en la estacionalidad de los virus. El profesor Pablo Murcia, virólogo de la Universidad de Glasgow, dice que la mayoría de los resfriados primero los cogen los niños y los llevan al resto de la familia. "Cuando las escuelas regresan de las vacaciones de verano, es a menudo cuando vemos que los virus estacionales comienzan a aumentar", agrega.

"Cuando las escuelas regresan de las vacaciones de verano, es a menudo cuando vemos que los virus estacionales comienzan a aumentar"

El profesor Hunter dice: "La estacionalidad de cualquier virus se define por una serie de factores, y uno de los más cruciales es el comportamiento humano".

La luz solar y el virus

Pero aún más sorprendente es la creciente evidencia de que las partículas virales de Covid-19 también se ven afectadas por el clima: estudios recientemente publicados han sugerido que los niveles más altos de luz solar reducen el riesgo de transmisión.

A principios de este mes, investigadores de la Universidad de Liverpool sugirieron que esto se debía a que el aumento de la radiación ultravioleta, la luz emitida por el sol, puede dañar las células de la Covid. Los investigadores estudiaron infecciones en más de 300 ciudades de todo el mundo y encontraron una clara correlación entre el aumento de la radiación ultravioleta y una reducción en la velocidad a la que se propaga el virus.

También es intrigante la evidencia que sugiere que la Covid puede ser menos mortal en el verano, y aunque esto no afecta las tasas de transmisión, puede reducir el número de víctimas en los hospitales.

La semana pasada, los investigadores de la Universidad de Edimburgo publicaron un análisis de datos de los EE UU, Italia y el Reino Unido, y encontraron que las muertes por Covid eran menores en las áreas con más luz solar.

El doctor Richard Weller, dermatólogo consultor y coautor del estudio, sostiene que la luz solar es protectora porque hace que la piel libere óxido nítrico, un compuesto natural que se ha demostrado que reduce la gravedad de los síntomas de la Covid.

Según el profesor Young, la respuesta podría ser mucho más sencilla. "El calor y la humedad afectan a los virus", dice. "Si tomamos la gripe como ejemplo, sabemos que las células no sobreviven en estas condiciones, esencialmente se secan y, por lo tanto, se vuelven menos infecciosas".

Los coronavirus, como la Covid-19, son lo que se conoce como 'virus de envoltura'. Esto significa que hay una membrana grasa alrededor de la célula viral, para protegerla de cosas en la atmósfera que podrían destruirla, como el clima frío.

"El clima cálido hace que su membrana sea más fluida e inestable, dejando al virus más vulnerable, fácil de destruir y menos infeccioso"

"El clima cálido hace que esta membrana sea más fluida e inestable, dejando al virus más vulnerable, fácil de destruir y menos infeccioso", dice Young.

Los primeros estudios sugieren que la Covid-19 reacciona de manera similar al frío que otros coronavirus, como el SARS y el MERS. El profesor Young señala ejemplos del mundo real que parecen servir como evidencia adicional: "Hemos visto una gran cantidad de brotes en las fábricas de envasado de carne. Esto puede deberse a que las bajas temperaturas proporcionan a las gotas de Covid un entorno en el que pueden prosperar".

Explicaciones a los desastres de Brasil e India

En cuanto al argumento de que los aumentos repentinos en los países cálidos significan que la Covid no es estacional, muchos científicos creen que esto simplemente no se sostiene.

Las circunstancias únicas en las que se produjeron los brotes de Brasil e India hacen imposible examinar las tendencias estacionales, dice el doctor Weller. Agrega: "Ambos países están viendo brotes provocados por la mala gestión del gobierno, así como algunas variantes extremadamente infecciosas. Creo que las situaciones allí son bastante diferentes. Ninguna cantidad de luz solar puede detener un brote tan grande".

Otros expertos han señalado que en todo el mundo, entre enero y febrero, los casos de Covid disminuyeron casi un 50%. Dicen que esto ocurrió por la conjunción de las estaciones entre los hemisferios norte y sur: cuando uno salía del invierno, el otro estaba a punto de entrar. En febrero, la Organización Mundial de la Salud dijo que estaba investigando este patrón como posible prueba de la estacionalidad de la Covid.

El caso de la gripe rusa de 1889

Pero desde entonces ha surgido otra teoría intrigante sobre la estacionalidad del coronavirus. En 1889, un virus respiratorio mortal conocido como gripe rusa se extendió por todo el mundo. Impulsada por la llegada de los ferrocarriles, se convirtió en la primera pandemia que mató a más de un millón de personas.

Se creía que era una forma de gripe (de ahí su nombre), pero en los últimos años los científicos han sugerido que, de hecho, se trataba de un coronavirus, conocido como OC43, que aún sigue vivo en los meses de invierno y causa síntomas como los de un resfriado leve.

"La gripe rusa finalmente se convirtió en un virus de invierno. Creo que, dadas las similitudes, podría suceder lo mismo con Covid-19"

Los expertos argumentan que las similitudes entre la Covid-19 y la gripe rusa son sorprendentes. Los pacientes que contrajeron la enfermedad se quejaron de un letargo prolongado después de que pasó la infección, al igual que los que padecen Covid de larga duración.

El profesor Young dice: "La gripe rusa finalmente se convirtió en un virus de invierno. Creo que, dadas las similitudes, podría suceder lo mismo con la Covid-19". 

Pero ojo: los científicos expresaron su preocupación acerca de que, si la Covid es estacional, puede conducir a una falsa sensación de seguridad en verano y a que la gente actúe como si el virus hubiera desaparecido, lo que podría causar un pico a principios de otoño.

El final del efecto de la vacuna

Los expertos dicen que, en septiembre, la protección otorgada por las vacunas puede, en unos pocos miles de casos, comenzar a disminuir. Esto, junto con el pequeño número de personas no vacunadas, más el 10% para el que la vacuna no funciona, podría llevar las cosas al límite.

"Una inyección de refuerzo en septiembre, junto con el lanzamiento habitual de la vacuna contra la gripe, es la medida más inteligente que podemos tomar"

El profesor Hunter está de acuerdo: "El año pasado, los casos comenzaron a crecer lo suficiente como para afectar las hospitalizaciones a fines de agosto. Pero este año, dadas las vacunas, las cifras podrían comenzar a aumentar en octubre o noviembre".

Pero no todo es pesimismo: una vacuna de la Covid de refuerzo en otoño, potencialmente combinada con una vacuna contra la gripe, evitará que se repita el invierno pasado, dicen los expertos.

El doctor Strain dice: "Una inyección de refuerzo en septiembre, junto con el lanzamiento habitual de la vacuna contra la gripe, es la medida más inteligente que podemos tomar. La Covid volverá, no tengo muchas dudas al respecto. Necesitamos colocar una valla protectora alrededor de los vulnerables cuando lo haga".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento