Cataluña rechaza la opción de prohibir fumar en terrazas y los restauradores la tachan de "irresponsabilidad imperdonable"

Un hombre fuma un cigarro en una terraza de Valencia.
Un hombre fuma un cigarro en una terraza.
EFE

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, se ha mostrado contrario a la propuesta del Gobierno de prohibir fumar en las terrazas de los bares y restaurantes incluso cuando se cumpla la distancia de seguridad. Por su parte, el Gremio de Restauración de Barcelona la ha calificado de "irresponsabilidad imperdonable".

"¿Prohibirlo? No. Limitarlo sí, en un espacio privado claramente", ha manifestado el secretario de Salud Pública en declaraciones a Ser Catalunya en relación con la propuesta de la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Así, Argimon ha apostado por no ligar el debate del tabaco con la Covid. "Tenemos que apartarlo del coronavirus. Ya hemos limitado mucho los derechos y las libertades. El tema de fumar lo enmarcaría en el entorno propiamente de la salud pública, de fumar en entornos privados y en públicos no", ha explicado el epidemiólogo.

En esta línea, el presidente del Col·legi de Metges de Barcelona, Jaume Padrós, ha apoyado la tesis de Argimon. "No soy partidario de las prohibiciones. Lo que sí hay es una conciencia general, como un aspecto cultural que se va impregnando sobre nuestra libertad, que acaba cuando se limita la salud pública de los otros", ha expresado Padrós.

En estos momentos, está prohibido fumar si no se garantiza la distancia de dos metros entre clientes, aunque el Gobierno pretende ampliar la medida y prohibir esta práctica incluso cuando se respete la distancia de seguridad.

Los restauradores

El Gremio de Restauración de Barcelona ha tildado de "irresponsabilidad imperdonable" la propuesta. En un comunicado, la organización empresarial añade que este planteamiento no será eficaz para luchar contra la Covid porque "no hay evidencia sobre la transmisión directa del virus a través del humo del tabaco". 

Por eso, el Gremio ha pedido al Gobierno que se desmarque de la prohibición y confirme que no endurecerá las "ya de por sí severas" restricciones a la restauración. 

Su director general, Roger Pallarols, ha dicho que "prohibir fumar en las terrazas solo servirá para ponerles las cosas algo más difíciles a los restauradores".

Según Pallarols, la ministra Carolina Darias actúa como una "burócrata alejada de la realidad". "Con esta ocurrencia el ministerio se suma a la especulación y contribuye a la psicosis social sobre donde y de qué manera se producen los contagios", ha añadido.

El Gremio también critica que se quiera aprovechar el momento de emergencia sanitaria "para legislar sin el necesario debate social" y recuerda que la normativa española de consumo de tabaco "es una de las más avanzadas de Europa y genera amplio consenso".

A favor

El coordinador del grupo de tabaquismo de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (SCMFyC), Joan Lozano, ha instado a las autoridades a aprovechar la "sensibilidad social" de la pandemia para prohibir fumar en las terrazas "por salud pública".

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, anunció este jueves que la Comisión de Salud Pública estudiará próximamente la prohibición de fumar en las terrazas de hostelería, aunque haya distancia interpersonal de dos metros, y la limitación de aforos en grandes eventos.

Según Calzón, la posibilidad de prohibir el tabaco en las terrazas al aire libre de bares y restaurantes "está pendiente de algún informe jurídico y de compartir posturas".

En una entrevista en la emisora RAC-1, el coordinador de la SCMFyC ha opinado que "si la pandemia conciencia de que no se puede fumar en las terrazas, bienvenido sea".

Lozano, que ha recordado que hay estudios que demuestran que el virus se transmite a través del humo del tabaco, ha manifestado que "si algo bueno de la pandemia es que conseguimos que la sociedad entienda que en una terraza de un bar no se puede fumar por salud pública, bienvenido sea el mensaje y aprovechémoslo"

"La pandemia nos está trayendo cosas buenas en cuanto a la conducta, como lavarse las manos. Pues la prohibición del tabaco, también bienvenida sea. Socialmente, ya estamos preparados. Es un momento para aprovechar la sensibilidad social y un paso adelante en la prevención y el control del tabaquismo", ha añadido.

Según el médico, "hay muchos estudios que demuestran que el humo del tabaco y otros sucedáneos son los vehículos en los que el virus sube para volar más lejos que con otros elementos, e incrementa el riesgo de contagios".

"Al fumador hay proporcionarle distancia con el tabaco. Si le obligas a fumar en la esquina cada vez valorará más quedarse con los amigos en la terraza. La idea es ponerlo un poco difícil para que el cerebro reduzca el hecho de fumar", ha argumentado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento