Ciudadanos rompe con el PP de Murcia y presenta una moción de censura junto al PSOE para la Región y el ayuntamiento

Moción de censura en Murcia.
Moción de censura en Murcia.
EFE
Moción de censura en Murcia.
EFE / ATLAS

Turbulencias en la política española a nivel autonómico. Los grupos parlamentarios de PSOE y Ciudadanos han presentado este miércoles una moción de censura para sacar al PP del Gobierno de Murcia, en el que también se integra la formación naranja, y que dejaría a los populares fuera del ejecutivo autonómico tras 26 años en el poder.

¿Ha hecho bien Ayuso al convocar elecciones tras la moción de censura de Murcia?

El portavoz parlamentario de Cs, Juan José Molina, y los diputados socialistas Francisco Lucas y Alfonso Martínez Baños han registrado la moción de censura hace escasos minutos en la Asamblea Regional, donde el PSOE tiene 17 diputados y Ciudadanos 6, sumando la mayoría absoluta de 23 escaños.

Según el texto presentado, la candidata que sustituiría a Fernando López Miras al frente del ejecutivo sería Ana Martínez Vidal, actual portavoz del Ejecutivo autonómico y líder regional de Cs. Tras el registro de la moción, Miras ha cesado a todos los consejeros de Cs y ha hablado de "traición".

La propia Martínez Vidal ha explicado que un cambio "es necesario" en Murcia y que ese cambio va a traer "estabilidad y prosperidad". La formación apoya su paso en que no han podido acceder a la lista de altos cargos vacunados, porque el PP lo ha "obstaculizado". Ciudadanos sigue "comprometido con la transparencia", acabó diciendo la dirigente. Aseguran estar "muy decepcionados" con los populares y apuntan a que solo han recibido "bloqueo" y "muchos engaños" por parte de López Miras. 

Desde Cs comentaron que parecía que el PP estaba buscando "lo que ahora ha sucedido". El partido naranja ha insistido en que se mantiene "en la lucha contra la corrupción" y acusa al PP de haber generado "esta crisis de Gobierno", tachando a los populares de "irresponsables". Y terminaron: "No seguiremos siendo cómplices de los escándalos diarios".

La presentación surge tras varios meses de discrepancias entre los dirigentes regionales del PP y de Ciudadanos y entre la vicepresidenta autonómica, Isabel Franco, y la consejera y coordinadora autonómica de Cs, Ana Martínez Vidal, ambas integrantes de la formación naranja.

El veto parental, la vuelta a la presencialidad en las aulas, la reforma de la Ley del Presidente que permitiría al jefe del ejecutivo, Fernando López Miras, la vacunación fuera del protocolo han sido puntos de fricción en el Gobierno de PP y Ciudadanos.

Las reacciones no se han hecho esperar y desde el PP han apuntado con dureza contra la formación naranja. "Arrimadas ha decidido ir con Iglesias", sostienen fuentes de Génova tras conocer la noticia, pero lo cierto es que Cs y PSOE no necesitan los votos de Podemos para sumar mayoría. Lo que si descartan desde el partido naranja y desde los socialistas es que haya ahora un efecto cascada por otras comunidades autónomas como Madrid, Andalucía o Castilla y León, donde PP y Cs gobiernan, en algunos casos con el apoyo de Vox.

"No hay efecto dominó. Una moción de censura responde a una situación casuística y localizada. Por eso ha ocurrido en Murcia. Si alguien quiere ver o emprender un efecto dominó, será una responsabilidad exclusivamente suya", esgrimió a este respecto la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís.

"En estos tiempos de grave crisis sanitaria, social y económica necesitamos gobiernos estables. Lo más razonable es que todos estemos centrados en lo urgente: superar la pandemia, apoyar a los sectores afectados y avanzar en la recuperación. Es lo que esperan los ciudadanos", escribió en redes sociales sobre el asunto el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

También el líder del PP catalán cargó contra Cs. "He cometido errores, pero no pactar con Ciudadanos no ha sido uno de ellos", comentó. Al mismo tiempo, Vox aseguró que el partido de Arrimadas "no es un socio fiable", y que se ha demostrado con este movimiento en Murcia. Santiago Abascal, además, pide elecciones "en las autonomías que están en riesgo de ser asaltadas por el socialismo".

El Gobierno de PP y Ciudadanos en Murcia se fraguó tras las elecciones de 2019, en el marco de los pactos autonómicos entre las formaciones. Fernando López Miras ya había sustituido al frente del Ejecutivo murciano a Pedro Antonio Sánchez, que había caído al ser implicado en un caso de corrupción. Fue Cs precisamente quien puso como condición su dimisión.

Además, la moción de censura tiene lugar en un momento clave para Ciudadanos y con cantos de sirena sobre si la vía que necesita el partido naranja pasa por una fusión con el PP, tal como piden algunos cargos en Génova. Es algo a lo que Arrimadas se ha opuesto desde el principio y en Cs no parece ser una opción que cale. Ahora queda la sensación de que esa puerta también se cierra del todo.

Cinco ayuntamientos

El movimiento en la comunidad autónoma no solo afecta al Ejecutivo todavía presidido por López Miras, sino que podría provocar un vuelco a nivel municipal en los ayuntamientos de Murcia, Caravaca de la Cruz, Fuente Álamo, Ceutí y Pliego.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento