Una red vecinal de Vallecas y su espíritu de ayuda Covid, premiada por la UE: "Somos como las capas de una cebolla"

Voluntarias de Somos Tribu Vallekas.
Voluntarias de Somos Tribu Vallekas.
SOMOS TRIBU VALLEKAS

El madrileño barrio de Vallecas y sus vecinos, cuentan con numerosos estereotipos despectivos que en la mayoría de ocasiones están muy alejados de la realidad. Sin embargo, hay uno de ellos que sí se cumple y del cual se sienten muy orgullosos, el del sentimiento de barrio unido. Así lo llevan demostrando desde el inicio de la pandemia y prueba de ello es que han recibido el premio Ciudadano Europeo 2020, por su “importancia a nivel social, promocionando la cohesión social y el voluntariado”.

Más concretamente, el galardón -que lo otorga el Parlamento Europeo- ha sido entregado a las responsables de la asociación creada el 12 de marzo llamada 'Somos Tribu Vallekas'. Compuesta por vecinos y vecinas del barrio, su labor comenzó a la vez que el confinamiento y con el objetivo de ayudar en lo que hiciera falta. Al principio comenzaron haciendo recados y a ayudando a las personas que se encontraban solas, pero poco a poco fueron solicitando ayuda para cubrir otras necesidades, alguna tan básica como es la de tener un plato de comida todos los días, una labor que todavía siguen haciendo en la actualidad. 

Se pidió ayuda al barrio y Vallecas respondió. "El primer día que creamos el grupo ya estaba lleno y tuvimos que hacer 5 diferentes, uno para cada zona del barrio", señala una responsable de la Asociación a 20Minutos. Con los grupos de Whatsapp creados, la labor más importante en ese momento -cuando España entera estaba encerrada en casa por un tiempo indefinido- era darse a conocer para poder hacer llegar la ayuda. Para ello, muchas vecinas colgaron sábanas en las ventanas con un número de teléfono y el siguiente mensaje: “Si necesitas ayuda, llama”.  

Los teléfonos comenzaron a sonar y toda la red de voluntarios se puso manos a la obra. Fueron difundiendo los mensajes por redes sociales y pegando carteles en los supermercados, tanto para los que necesitaban ayuda como para los que querían colaborar. Sin embargo, se dieron cuenta de que no llegaban a un nicho importante de la población, cuya probabilidad de estar pasando apuros era alta, las personas mayores. "Nos pusimos a pensar cuál era la mejor manera de llegar a ellas y pensamos: ¿Qué harán durante tantas horas encerradas en casa?, la respuesta era sencilla, ver la tele. ¿Y qué programa? la mayoría el mismo, Sálvame. Así que, aunque no estamos de acuerdo con muchos aspectos de ese show televisivo, les contactamos para realizar una pequeña entrevista y darnos a conocer entre este grupo de población", relata una voluntaria.   

Un grupo de voluntarios de 'Somos Tribu Vallekas'.
Un grupo de voluntarios de 'Somos Tribu Vallekas'.
SOMOS TRIBU VALLEKAS

Más de 100 llamadas al día, 5 despensas de comida y por encima de los 1.500 voluntarios

Tras la estelar aparición televisiva, la red vecinal creció y logró llegar cada vez a más hogares. Cada día era un nuevo reto que había que sacar adelante y los teléfonos sonaban con más frecuencia, pero no faltaban manos. "Nosotras consideramos parte de la Tribu a todas las personas que donan y reciben cualquier tipo de ayuda. Pero en cuanto al número de voluntarios, dejamos de contar cuando éramos más de 1.500", explica orgullosa una de las organizadoras. "Era algo que nos esperábamos de nuestro barrio, pero emociona mucho cuando lo vives en primera persona. Somos como las capas de una cebolla y así es nuestra manera de trabajar. Tenemos mucha organización, pero al final el que te acaba ayudando es tu vecino de al lado", añade. 

La organización era clave y la atención telefónica debía ser efectiva, sobre todo con los teléfonos de las administraciones públicas desbordados. Y así se hizo. Se recibían más de 100 llamadas diarias entre los 9 teléfonos habilitados, y todas las que no se podían atender quedaban anotadas para contactarles más tarde. Fue tal el nivel de saturación que hasta los móviles colapsaron: "Se me rompió el teléfono de estar tanto tiempo seguido usándolo. Se bloqueó y dejó de funcionar", cuenta una voluntaria. 

"Los servicios sociales estaban desbordados y asumieron toda la carga sus trabajadoras, con jornadas de hasta 13 horas"

Debido al enorme tamaño que tiene el distrito de Vallecas -el más grande de Madrid- y a que una de las demandas de ayuda más importantes era la de comida, con las conocidas como 'colas del hambre', decidieron montar cinco despensas solidarias, a pesar de que las organizadoras reconocen que su intención inicial "nunca fue montar despensas". Así, estas se encuentran ubicadas por zonas: una en Palomeras, otra en Doña Carlota, otra en Portazgo-Numancia, otra en San Diego y la última en Entrevías. Allí cuentan con una organización interna y van haciendo carritos de la compra para las personas que lo necesitan. 

"Las administraciones llegaron 15 días tarde a la pandemia y no se reforzaron los servicios sociales" 

'Somos Tribu Vallekas' ha estado durante todo este tiempo en un contacto estrecho con los centros de salud y las administraciones, especialmente con los servicios sociales. Sin embargo, creen que podrían haber hecho mucho más en esta materia, ya que "en Vallecas ya estaban saturados antes de la pandemia", asegura una responsable, que continúa: "Cuando atendíamos a una familia, la derivábamos a los servicios sociales para tenerles informados. Sin embargo, estaban desbordados y asumieron toda la carga sus trabajadoras, doblando turnos y con jornadas de 13 horas. No sabemos porque desde el ayuntamiento decidieron que no era necesario reforzar este servicio". 

Además, desde la asociación denuncian que el problema existía antes de que se incorporase la palabra Covid a nuestro vocabulario: "Somos conscientes de que los barrios obreros en situaciones como la de la pandemia son los que más se resienten. Pero la precariedad de Vallecas existía antes de la pandemia y es el resultado de años de abandono institucional". 

Así, piden colaboración desde las administraciones. Tanto del gobierno central, como del regional y del local. Al ejecutivo de Sánchez le reclaman que lleguen esas ayudas anunciadas como el Ingreso Mínimo Vital, al de Díaz Ayuso que "no segregue por barrios" porque "es discriminatorio" y al de Martínez-Almeida que "deje de cerrar espacios vecinales", porque "ha quedado demostrado que funcionan y ayudan a muchas personas". 

Varias fotos de voluntarios de Somos Tribu Vallekas recogiendo alimentos.
Varias fotos de voluntarios de Somos Tribu Vallekas recogiendo alimentos.
SOMOS TRIBU VALLECAS

Nuevas 'Tribus' por Madrid y la incógnita del futuro

Tras observar que la red de Vallecas estaba funcionando bien, muchos vecinos de otros barrios decidieron promover el mismo movimiento por su distrito. Esto originó la creación de una gran telaraña de 'tribus vecinales' que ayudaban a sus vecinos. Hortaleza, Quintana, La Elipa, Villaverde o Vicálvaro fueron algunas de ellas, donde funcionaron de manera muy eficiente y también se sienten partícipes del premio recibido. 

"Las personas siempre vamos a estar activas, porque hemos aprendido que no podemos delegar todo en las administraciones".

Actualmente, la asociación de vecinos de Vallecas -y las de otros distritos- cuentan con cinco despensas activas y ayudando donde se les necesita, pero no saben hasta cuando durará: "Lo ideal sería que las despensas no se tuvieran que mantener en el tiempo, pero a día de hoy siguen siendo muy necesarias. El teléfono sigue sonando, los ERTEs se van terminando... la situación parece que va a peor, así que seguiremos todo el tiempo que podamos", aseguran desde la tribu vallecana. 

Por último, respecto al premio recibido, reconocen que se presentaron "con muy pocas esperanzas de ganar", sobre todo porque pensaban: "Si aquí en España no nos están dando ni reconociendo nada, como lo van a hacer en Europa". Sin embargo, llegó la sorpresa: "Significa reconocer que quien salva la situación extrema en primera línea somos las vecinas gracias a nuestro altruismo, esfuerzo y dinero, y eso un orgullo inmenso", declaran.

Marimar, Víctor, Adriana, Alfredo, Paula, Isidro y una interminable lista de personas han compuesto este proyecto, muchos de ellos mientras se encontraban en un ERTE o una situación complicada, por ello han preferido no personalizar en nadie las declaraciones y que se perciba como una única voz dentro de un enorme grupo solidario. "Las personas siempre vamos a estar activas, porque hemos aprendido que no podemos delegar todo en las administraciones", concluyen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento