Aena retrasa tres años las obras de ampliación del aeropuerto del Prat por la pandemia

  • Se mantiene "inamovible" respecto a los alquileres y defiende que "perdonará" 800 millones a los arrendatarios.
La Terminal 2 (T2) del Aeropuerto de Barcelona
La Terminal 2 (T2) del Aeropuerto de Barcelona
EUROPA PRESS - Archivo

El presidente de Aena, Maurici Lucena, ha admitido que las obras de ampliación de los aeropuertos del Prat y de Barajas se retrasarán unos tres años respecto al calendario previsto como consecuencia de la pandemia. 

Lucena ha comentado que a mediados de marzo la compañía presentará una propuesta de reformulación de las actuaciones previstas en el DORA II (2022-2027) y que ya incluirá que el inicio de las actuaciones en el Aeropuerto del Prat se desplacen al periodo final. 

En la rueda de prensa de presentación de resultados de 2020, el presidente de la compañía también se ha referido al conflicto por los alquileres que Aena mantiene con los arrendatarios y ha defendido que con las medidas previstas les "perdonará" unos 800 millones de euros y que la compañía se mantendrá "inamovible".

Lucena ha detallado que en la segunda semana de marzo Aena propondrá la reformulación del DORA II aunque después será el Consejo de Ministros el que tendrá que dar el visto bueno en septiembre. "Nuestra propuesta es desplazar el inicio de las obras dos o tres años, más bien tres años, respecto al calendario previsto", ha dicho el presidente de Aena en una rueda de prensa telemática, que también ha detallado que esto hará bajar la inversión de 900 millones de euros anuales aproximadamente a unos 450 millones de euros.

En el caso del aeropuerto del Prat, la compañía tenía prevista la construcción para 2026 de la nueva terminal satélite que tenía que ir acompañada de la más que probable ampliación de la pista mar después de que hace un año el mismo Lucena vinculase las dos actuaciones en una conferencia en el Cercle d'Economia. De esta manera, la nueva terminal estaría a punto alrededor de 2029.

La compañía tenía prevista la construcción para 2026 de la nueva terminal satélite

Lucena ha dejado claro que es "obvio" que los retrasos en el inicio de las ampliaciones de los dos principales aeropuertos de la red son por el impacto de la pandemia y augura que los efectos se extenderán más allá en el tiempo, incluso después de la vacunación masiva, hasta volver al "paradigma pre- pandemia".

Una de las cuestiones más urgentes a resolver por a Aena, sin embargo, es el conflicto que la compañía mantiene abierto con una parte de los arrendatarios de los locales comerciales. El presidente ha dejado claro que la postura del ente es "inamovible" después de haber presentado una propuesta que incluye el 100% de reducción de las rentas mínimas anuales garantizadas en los meses del primer estado de alarma y un descuento del 50% entre el 21 de junio de 2020 hasta el 8 de septiembre de 2021, que al final desemboca en una bonificación global del 60% en todo 2020.

El presidente de Aena ha asegurado que hasta este martes cerca del 57% de los inquilinos de los 123 locales de los 46 aeropuertos españoles ya habían aceptado las nuevas condiciones a la espera de que cerrar el plazo máximo que ha dado la empresa, hasta el 6 de marzo. En cuestión de facturación, solo representan el 13% de la facturación mientras que hay cinco grandes operadores –con fondos de inversión, fondos soberanos y multinacionales detrás- que suman cerca del 90% y que no han suscrito las nuevas condiciones.

2020 ha sido un año "muy duro" y con una caída del tráfico aéreo "sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial", con un descenso del 72,4% en la cifra de pasajeros 

Ante este hecho, Lucena lo interpreta como que ya están de acuerdo con las cláusulas de los contratos vigentes de 2020 y que "no tendrían que tener ningún problema" en afrontar las consecuencias de la pandemia a nivel financiero.

El presidente de Aena confía en que en los próximos días se irán sumando otros negocios y ha defendido que la propuesta les ayudará a "mitigar" la caída de ventas. Según ha dicho, su planteamiento "va bastante más allá" de lo que establecía el real decreto español que hablaba de aplazar los pagos y ha apelado a la "responsabilidad adicional" que tiene Aena como gestor de fondos públicos (el 51% del capital es público y el 49% privado). Aparte, ha pronosticado que ningún arrendatario acabará marchando y ha subrayado que el ente dejaría de cobrar 800 millones de euros en los años 2020 y 2021 por estas condiciones.

"La propuesta es muy generosa, después de explicarlo mucho, muchos de los que vinieron con reservas han acabado aceptando", ha señalado Lucena, que también ha remarcado que la intención es seguir negociando hasta el último minuto.

Mejora en los dos últimos trimestres de 2021

En cuanto a las previsiones de cara a los próximos meses, Lucena cree que a medida que la vacunación masiva avance acompañada de una caída de los contagios por la Covid se podría producir una recuperación de la actividad alrededor del verano. No obstante, se ha querido mostrar muy "cauto" después de que Aena y otros agentes del sector turístico se hayan quedado "cortos" en las previsiones de los daños causados por la pandemia. De confirmarse este escenario, Lucena augura que los dos últimos trimestres serán mucho mejores que los dos primeros.

Por otra parte, en cuanto a la valoración de los resultados de 2020, que se han traducido en unas pérdidas de 126 millones de euros y una caída del 50% de los ingresos, Lucena ha lamentado que se hayan producido justo después de un año récord como fue 2019. Ha reconocido que 2020 ha sido un año "muy duro" y con una caída del tráfico aéreo "sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial", con un descenso del 72,4% en la cifra de pasajeros. Se trata de unas cifras, según el presidente de Aena, "deformadas positivamente" porque en enero y en febrero –justo antes de la llegada de la pandemia- fueron "dos meses muy buenos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento