Sánchez da vía libre a Illa para intentar la investidura aunque solo ve posible un Gobierno de ERC y JxCAT

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al candidato del PSC a las elecciones, Salvador Illa
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al candidato del PSC, Salvador Illa
EUROPA PRESS
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al candidato del PSC, Salvador Illa.

El candidato del PSC, Salvador Illa, intentará presentarse a la investidura para formar gobierno en Cataluña, a pesar de que las posibilidades que le auguran en Moncloa y en el PSOE son inexistentes. El presidente, Pedro Sánchez, ha respaldado este lunes que Illa, como ganador de los comicios, debe intentar ser investido president, aunque la única opción que contempla en estos momentos es que se forme un Gobierno independentista, presidido por ERC y conformado también por JxCAT.

Illa ya había adelantado durante la campaña que él no haría 'un Arrimadas' y que, a diferencia de lo que no hizo la hoy presidenta de Ciudadanos en 2017, él sí se presentaría a la investidura si resultaba ganador de los comicios. Aunque empatado a 33 escaños con ERC, el exministro de Sanidad ganó en número de votos y la noche electoral confirmó sus planes, refrendados este lunes.

"Me presentaré a la investidura para intentar un gobierno de cambio, de diálogo", ha reiterado este lunes. "Soy el candidato que ha ganado las elecciones, he venid para quedarme, tengo el objetivo de presentarme y voy a hacerlo", ha insistido.

El candidato del PSC ha pronunciado estas palabras en una rueda de prensa tras la Ejecutiva del PSOE que ha analizado los resultados y le ha felicitado por su victoria. En la reunión no se ha hablado de pactos, según uno de los asistentes, puesto que es algo que se lleva directamente desde Moncloa. Aunque sorprendió en el Gobierno, no es casual el agradecimiento expreso de Illa en la noche electoral no solo a Sánchez, sino a su director de gabinete y su director adjunto, Iván Redondo y Paco Salazar. Este lunes, había reunión en Moncloa para analizar cómo continuar hacia adelante.

En el Gobierno defienden que, aunque ERC lleve toda la jornada presentándose como ganador, es el exministro quien se llevó la victoria en las elecciones y que a él le corresponde presentarse a la investidura. Eso le permitirá presentar un programa para un "Gobierno del cambio", de "diálogo" y "reencuentro". También, avisan en Moncloa, obligará a Cs, a Vox y al PP a retratarse, en un momento en que populares y naranjas han quedado muy debilitados tras el 14-F.

En este sentido, la Ejecutiva del PSOE  ha pedido al PP y a Cs que "rompan sus acuerdos con Vox en todos los niveles de la administración, porque solo benefician a la ultraderecha y ponen en riesgo los fundamentos de la democracia", según el comunicado de la reunión.

Así pues, el plan es que Illa intente presentarse a la investidura, algo que no está todavía claro que pueda suceder. No basta con haber sido el ganador de las elecciones, sino que el sucesor o sucesora de Roger Torrent considere que es él y no Pere Aragonés el mejor situado para ser investido. En este escenario, Illa ha advertido este lunes de que el PSC aspira también a hacerse con la Presidencia del Parlament. "Vamos a lucharlo todo, hemos ganado las elecciones", ha dicho.

Sin embargo, los números y los planes del resto de partidos deben también permitirlo. Y es aquí donde, un día después de las elecciones, Sánchez parece tener claro que la única solución posible es un nuevo Govern independentista, en este caso presidido por ERC y con JxCAT como segundo socio, al margen de que entre o no la CUP, a la que Aragonés también está lanzando llamamientos.  Illa pretende abrir hoy mismo contactos con el resto de fuerzas -menos con Vox- y lo mismo piensa hacer Aragonés, que también ha excluido de los interlocutores al PSC.

Sumado a que desde la noche electoral Aragonés dejó claro que buscarán un Gobierno con fuerzas que defiendan la "autodeterminación" y la "amnistía", la actitud de los republicanos deja prácticamente a cero las posibilidades de Illa, a ojos del presidente del Gobierno.

La ignorada 'vía Comunes'

La única solución posible que ven hoy Moncloa y el PSOE es que gobiernen los independentistas y ni en Ferraz ni en la sede del Gobierno este lunes se ha querido dar pábulo a una alternativa que evitaría un gobierno secesionista. Con uno "de izquierdas" formado por ERC y los Comunes y apoyado por el PSC desde fuera.

Esta es la opción que ha defendido en la campaña el partido hermano en Cataluña de Pablo Iglesias y que los socialistas desdeñan porque, apuntan, ERC también "vetó" el apoyo de los socialistas. Consideran además que la intención de Aragonés de formar un gobierno "amplio" también con los Comunes no es más que una forma de "abaratar" el apoyo de JxCAT y la CUP, haciéndoles creer que podría optar por otras alternativas.

Tampoco en Unidas Podemos dan demasiadas posibilidades a que los Comunes entren en el Gobierno de ERC. La consideran muy "secundaria" y creen que solo entraría a escena si JxCAT no acepta las condiciones que quiera imponer Aragonés, interesado en reeditar -presidiendo- el Govern pero que no sea tan "disfuncional" como hasta ahora.

Si este intento fracasa, los morados sí contemplan que ERC pudiera ir a buscar a los Comunes y poner la pelota en el tejado del PSC para que se abstenga y evitar elecciones, algo que creen que los de Junqueras quieren evitar a toda costa.

El propio Illa no ha querido pronunciarse sobre una posibilidad, que fortalecería al vicepresidente segundo, al entrar los Comunes en el Gobierno. "No me corresponde a mí como candidato que ha ganado las elecciones", se ha limitado a apuntar este lunes.

ERC, independencia y amnistía

Un día después de las elecciones, Sánchez se muestra satisfecho por una victoria de su exministro que no era segura y afronta lo que sí se daba por descontado, que en caso de ganar le iba a ser muy difícil gobernar, Así lo lleva demostrando desde este domingo ERC, que subraya que el voto independentista es mayoritario -alcanzó el 51,4% de los votos-, ha recuperado el mensaje de la "república catalana independiente" y exige un compromiso en favor de la autodeterminación y de la amnistía para sentarse a hablar con otros grupos. Por otra parte, fuentes del Gobierno destacan un día después de las elecciones que ERC es ahora rehén de otros comicios, los municipales de 2023, cuando se arriesga a perder alcaldes y concejales si opta por un Govern de izquierdas y no independentistas. Según pronostican, JxCAT no cesaría en su campaña contra los "traidores republicanos".

A pesar de todo, el panorama no pinta tan mal a ojos del presidente, una vez que los resultados del 14-F alejan la guerra dentro de la coalición por los ataques en campaña de Iglesias. Uno de los itinerarios posibles que se señalan es que ERC y JxCAT formen gobierno en Cataluña, que en Madrid eche a andar la Mesa de diálogo y "cada cual a lo suyo", hasta las municipales y las generales de 2023.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento