Análisis | El peligro de las dos nuevas variantes Nelly y Erik: "Más tarde o más temprano tenía que ocurrir"

Es la imagen del SARS-CoV 2, más detallada, hasta la fecha. Una empresa austríaca de diseño ha creado esta animación basada en viriones reales del coronavirus. El virión es la partícula de virus completa, fuera del organismo al que puede contagiar, y tiene una capa de proteína externa llamada cápside y un núcleo interno de ácido nucleico. Basado en datos científicos y con resolución atómica este modelo, el más preciso hasta la fecha, puede ayudar a los investigadores tanto a comprender cómo funciona el virus y como a encontrar formas de combatirlo.
Es la imagen del SARS-CoV 2, más detallada, hasta la fecha. Una empresa austríaca de diseño ha creado esta animación basada en viriones reales del coronavirus. El virión es la partícula de virus completa, fuera del organismo al que puede contagiar, y tiene una capa de proteína externa llamada cápside y un núcleo interno de ácido nucleico. Basado en datos científicos y con resolución atómica este modelo, el más preciso hasta la fecha, puede ayudar a los investigadores tanto a comprender cómo funciona el virus y como a encontrar formas de combatirlo.

Las alarmas han saltado en Reino Unido después de que las autoridades de ese país identificaran dos nuevas variantes del coronavirus, detectadas en Bristol y Liverpool y que tienen el riesgo potencial de unir en una sola cepa velocidad y capacidad de burlar las defensas del cuerpo.

Víctor Jiménez Cid, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del grupo de comunicación de la Sociedad Española de Microbiología, analiza las características de estas dos nuevas cepas en una entrevista concedida a 20minutos. 

¿Qué se sabe de estas dos nuevas mutaciones?

Estas dos variantes incluyen, además de las mutaciones de la variante británica, una mutación que se ha generado espontáneamente ya en otros linajes durante la pandemia, que es la E484K, llamada coloquialmente Erik por algunos divulgadores. Es una mutación que produce un cambio en una región de la espícula, que es el antígeno principal con el que se están formulando las vacunas contra el SARS-CoV-2, que podría alterar ligeramente sus propiedades inmunogénicas. 

Los datos todavía son muy preliminares, pero hay evidencias, cuando se han realizado ensayos con vacunas, como la de NovaVax (que aún no está aprobada) o la de Johnson & Johnson en Sudáfrica, de que se consigue una menor eficacia que en otras zonas, como por ejemplo en EE UU, porque en Sudáfrica la variante predominante ya tiene esa mutación. 

Víctor Jiménez Cid

Víctor jiménez cid

  • Catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid
Miembro del grupo de comunicación de la Sociedad Española de Microbiología

Hay otros estudios que aún no son muy fiables, porque se han hecho con pocas muestras, en los que se ha enfrentado esta variante a sueros de personas ya inmunizadas y se ha visto que la capacidad de neutralizar este virus con la mutación E484K es menos eficaz.

No quiere decir que anule totalmente la eficacia de la respuesta inmunitaria, sino que solo es menos eficaz.

¿Por qué es menos eficaz?

Hay que tener en cuenta que la espícula tiene muchos sitios (denominados epítopos) susceptibles de ser bloqueados por los anticuerpos que generamos en la respuesta inmunitaria. Esta mutación solo afecta a algunos de ellos. Supongamos que de 20 posibles sitios en los que nuestros anticuerpos pueden actuar, uno o dos se alteran, pero en el resto van a seguir siendo bloqueados. Es una perdida muy parcial de la inmunidad, por lo que tampoco es un drama.

¿Y las vacunas seguirían funcionando?

Si estas cepas se hicieran al final dominantes, se tendría que reformular la vacuna. Pero este sería el primer caso de evolución del virus para evadirse de la respuesta inmunitaria, la primera mutación responsable de "deriva antigénica" que detectamos en un año de pandemia. El virus de la gripe te hace esto en un mes, y obliga a reformular la vacuna todos los años. Otras mutaciones preocupantes, que también están presentes en estas variantes, afectan más a la transmisibilidad que a la inmunogenicidad. 

"Si hubiera que reformular la vacuna en el futuro para que fuera más eficaz frente a la nuevas variantes, se haría sin ninguna complicación"

A este ritmo, si hubiera que reformular la vacuna en el futuro para que fuera más eficaz frente a la nuevas variantes, se haría sin ninguna complicación. Al menos es fácil técnicamente, aunque luego habría que producir millones de dosis con la nueva fórmula.  

¿Cómo está evolucionando el virus?

Lo que está ocurriendo es un fenómeno de evolución convergente: la misma mutación aparece de manera independiente en distintas partes del planeta. No ha sido una sola mutación que se ha extendido en un evento único, sino que al parecer en distintos sitios y variantes del virus se está desarrollando la misma mutación.

"Está ocurriendo es un fenómeno de evolución convergente: la misma mutación en distintas partes del planeta"

Hay científicos que dicen que la evolución convergente es una buena noticia, porque eso significa que el virus no tiene mucho repertorio para evadirse de nuestra respuesta inmunitaria. Siempre que todos los virus que mutan para burlar la respuesta inmunitaria hacen lo mismo, quiere decir que no tienen muchas posibilidades; eso nos permitiría ser capaces de controlarlo.

¿Y las otras mutaciones?

Ya hay dos mutaciones que han triunfado desde el virus de Wuhan y han desplazado a los originales. Una se detectó en marzo y ahora es la dominante en el mundo, la D614G. Y luego todas estas variantes, tanto la británica, la sudafricana y la brasileña, tienen la mutación N501Y, llamada coloquialmente Nelly, que las hace más trasmisibles. parece ser que no hace que los virus sean más patógenos, pero sí más trasmisibles.

Y sobre eso puede haber mutaciones como esta, la E484K, que no triunfa porque se trasmita mejor, o aumente la carga viral o reconozca mejor al receptor, sino simplemente porque puede evadirse mejor de la respuesta inmunitaria. Estaba ya presente en la sudafricana y en la brasileña, y preocupaba que se añadiera al repertorio de mutaciones que tiene la inglesa. Más tarde o más temprano tenía que ocurrir y ahora se ha empezado a detectar.

¿Por qué preocupan estas nuevas cepas?

Porque a las mutaciones que aumentan la transmisión que tenía la cepa británica se añade ahora la mutación que mejora la evasión de la respuesta inmunitaria. Esa es la mala noticia y por eso preocupa ese tipo de evolución del virus, aunque era predecible que ocurriera tarde o temprano. 

Pero tampoco es para llevarse las manos a la cabeza, porque la pérdida de inmunidad es parcial. Quien haya pasado el virus va a estar relativamente protegido frente a este nuevo tipo, tal vez no tan bien como contra el original, ya se verá. Y si la velocidad de mutación es ésta, que en un año acumula unas pocas mutaciones peligrosas, con la tecnología que tenemos ya desarrollada sería muy fácil adaptar las vacunas a las nuevas variantes.

¿Se prevén más mutaciones a corto plazo?

No se sabe si van a aparecer más variantes, es probable que sí porque el virus siempre está mutando y adaptándose. El hecho de que siempre converja la evolución en la misma mutación nos indica que probablemente no tiene muchas posibilidades estructurales, con lo que a lo mejor no se esperan muchas mutaciones nuevas a corto plazo, y siempre es posible adaptar y reformular las vacunas. Es preocupante, pero no la debacle.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento