Sánchez ofrece a Biden el "firme apoyo" de España para trabajar por una "gobernanza mundial más inclusiva"

  • Apuesta por una "alianza estratégica" también con China ante los embajadores españoles.
  • Muestra su "preocupación" por la "crisis política y humanitaria" en Venezuela e insiste en que las elecciones de diciembre "no fueron ni justas ni libres".
Pedro Sánchez, este lunes en la apertura de la Conferencia de Embajadores.
Pedro Sánchez, este lunes en la apertura de la Conferencia de Embajadores.
Secretaría de Estado de Comunicación

A dos días de que empiece la Presidencia de Joe Biden, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado este lunes su "firme apoyo" al sucesor de Donald Trump para trabajar junto a Estados Unidos por una "gobernanza mundial más inclusiva y sostenible". Durante su intervención en la inauguración de la IV Conferencia de Embajadores que ha reunido en Madrid a los representantes diplomáticos de España, también ha apostado por estrechar los lazos con China, un país con quien Estados Unidos mantiene grave contenciosos comerciales y monetarios, y en mantener el diálogo con Rusia, también con los opositores a Putin, y Turquía, que plantean una difícil relación en estos momentos con la UE. Sánchez ha mostrado su "preocupación" por la "crisis política y humanitaria" y ha recalcado que "las elecciones de diciembre no fueron ni libres".

"Trasladamos un firme apoyo a la Administración Biden-Harris que inicia andadura esta semana y quienes queremos trabajar en un modelo de gobernanza más sostenible e inclusiva", ha dicho Sánchez, que ha respaldado la iniciativa del próximo presidente estadounidense de convocar una Cumbre de la Democracia para impulsar los derechos humanos, y elecciones libres y justas. "El Gobierno español quiere contribuir al éxito de esta convocatoria", ha añadido.

Sánchez ha vuelta a condenar el asalto al Capitolio el pasado 6 de diciembre, un acontecimiento con el que "todas las democracias del mundo nos sentimos atacadas" y que fue una llamada de atención ante el "populismo reaccionario" que no solo se da en Estados Unidos.

Fueron "imágenes impactantes pero no inesperadas porque ilustran cómo acaba el populismo reaccionario". "No hay democracia sin instituciones democráticas ni respeto por el Estado social y de derecho y respeto a las leyes democráticas", ha dicho. Mirando a España, Sánchez ha insistido en "nuestro apego a la Constitución, de principio a fin, no por partes o ratos, sino a todas horas".

Ante embajadores en todo el mundo, Sánchez ha hecho un repaso de las prioridades españolas en Asuntos Exteriores, desde la UE y una política migratoria que debe ser "contundente" pero también que reparta las cargas entre todos, como reclamó en noviembre junto a Italia, Chipre y Malta; hasta América Latina y ser "solidarios con las vacunas", hacia esta región y también África y otros países cercanos. 

El objetivo de España hacia América Latina es "contribuir a una región más estable, integrada, próspera", que con la pandemia ha retrocedido "30 años" y en concreto sobre Venezuela ha señalado que la estrategia de España consiste en "la búsqueda de la luz a la salida de la crisis relanzado un diálogo que conduzca a la celebración de unas elecciones democráticas. Que los venezolanos y

venezolanas hablen" ha dicho, sin citar directamente a Nicolás Maduro ni a ningún dirigente de la oposición, en concreto a Juan Guaidó, a quien España reconoció en 2019 como 'presidente interino'.

China, Turquía y Rusia

En su repaso por la política exterior española y junto al respaldo a la nueva Administración de Estados Unidos, Sánchez ha hecho un especial hincapié en las relaciones con China. Si EEUU es el "principal aliado estratégico" de la UE, Sánchez ha indicado que también deben "profundizarse" las relaciones con el gigante asiático.

A pesar de su "preocupación" por los derechos humanos ha dicho, "no debe impedir que podamos articular una agenda estratégica con China y ser socios en temas de interés común común", como el medio ambiente o la preservación de la diversidad.

Tampoco son fáciles las relaciones de la UE con Rusia, y Sánchez se ha mostrado más duro hacia Putin. Según ha dicho con este país se exige "un equilibrio que inevitablemente se tiene que combinar entre la firmeza en la defensa de nuestros principios, de nuestros intereses y también del diálogo". "No se trata tanto de hablar con Rusia, sino de saber exactamente de qué queremos y para qué queremos hablar con Rusia", en un diálogo que "debe involucrar también a la sociedad civil rusa".

Por último en el capítulo de relaciones complicadas, Sánchez se ha referido a Turquía, con quien se suceden las tiranteces por la política migratoria y el acuerdo sobre los refugiados, por la represión interna o su injerencia militar de Turquía en el Cáucaso, Siria y Libia.

A pesar de las dificultades que plantea Ankara especialmente a socios europeos como Chipre y Grecia, Sánchez ha recordado que Turquía es "socio estratégico" de la UE, un "candidato a la adhesión" y miembro también de la OTAN y España celebrará una cumbre bilateral con este país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento