Una tercera vía de protección frente al coronavirus: así es la terapia con anticuerpos monoclonales

  • Investigadores del Reino Unido está probando un nuevo tratamiento que podría ofrecer inmunidad instantánea.
Una imagen captada con un microscopio electrónico y coloreada muestra una célula infectada por el coronavirus SARS-COV-2 (en amarillo), obtenida de la muestra de un paciente de COVID-19.
Una imagen captada con un microscopio electrónico y coloreada muestra una célula infectada por el coronavirus SARS-COV-2 (en amarillo), obtenida de la muestra de un paciente de COVID-19.
NIAID / NIH / EFE

Investigadores del Reino Unido se encuentran haciendo pruebas de una terapia que podría ofrecer inmunidad instantánea a los que han sido contacto estrecho de un infectado con coronavirus.

Tal y como informa Redacción Médica, se trata de la clave de la rápida recuperación de Donald Trump. Se trata de los anticuerpos monoclonales, y en España se están ya probando en ratones.

"La idea de este proyecto era la misma: desarrollar anticuerpos monoclonales que neutralizaran al virus con la idea de producirlos mediante herramientas de biotecnología en cultivos celulares, purificarlos y administrarlos para proteger masivamente a quienes están infectados", declaró a Redacción Médica Isabel Sola, investigadora del CSIC, que está trabajando en dos proyectos basados en esta técnica, uno de ellos auspiciado por la UE.

Un grupo holandés selecciona los anticuerpos monoclonales y otras empresas los producen a gran escala para aplicarlos en ratones y después, cuando se demuestre que funcionan, se prueben en los humanos.

"Se ha visto que es especialmente eficaz al principio. En fases más avanzadas de la enfermedad lo importante no es tanto el virus, sino toda la respuesta inflamatoria exagerada que se están produciendo. Cuando realmente es eficaz los anticuerpos neutralizantes es en fases iniciales y en personas con problemas inmunológicos que no van a poder responder bien", dice Isabel Sola.

En Estados Unidos se están ya llevando a cabo ensayos en humanos. "Son combinaciones de un par de anticuerpos monoclonales que, en administrados en estas fases iniciales, muestran eficacia. Posiblemente se vaya generalizando su uso y producción de estos anticuerpos para que estén disponibles para más población", dice Isabel Sola.

Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), explica a Redacción Médica que son de Regeneron y de Eli Lilly: "Son anticuerpos sustraídos de pacientes que han tenido Covid-19. Lo que han hecho es inmortalizar las células y producir anticuerpos en el laboratorio en cantidades inmensas para después usarlos como tratamiento". Posteriormente, estos logran neutralizar o bloquear la parte de unión del SARS-CoV-2 a su receptor.

Uno de los problemas de esta técnica es que no es barata: "Necesitas tener el virus, seleccionar los anticuerpos, asegurarte que neutralizan, que los virus no se escapan… En ese sentido, cuestan más que cualquier fármaco de síntesis química cualquiera. Pero en los últimos años se han venido desarrollando nuevas teconologías para producir a mayor escala y de forma menos costosa y más eficiente. Cada vez se está optimizando más. No son quizá la opción más económica, pero no es algo completamente desproporcionado", dice Isabel Sola.

Isabel Sola explica que los anticuerpos monoclonales son una "alternativa terapéutica" que no sustituye a las vacunas, cuya función es la prevención. En su caso, sirve para administrárselo a pacientes que lleguen al hospital en una fase temprana para evitar que evolucionen a formas más graves de la enfermedad.

"Es una forma de tratar la infección de forma súper específica, eficaz y segura por esa especificidad que tiene. Es una estrategia terapéutica muy interesante", concluye la investigadora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento