Dudas sobre las freidoras sin aceite: ¿qué tamaño elijo? ¿Qué patatas debo usar?

Las patatas fritas pasan a ser un bocado saludable con este 'gadget'.
Estos electrodomésticos cocinan los alimentos de forma homogénea.
Freepik

Menús saludables, productos de temporada y una dieta variada sin ultraprocesados o fritos son algunos de los hábitos más recomendables para llevar un estilo de vida que beneficie a nuestra salud. 

Sin embargo, estas rutinas a veces requieren esfuerzos, como evitar el consumo de alimentos tentadores como las patatas fritas, las croquetas, los aros de cebolla o las empanadillas. Pero, ¿sabías que existen alternativas para cocinar estos productos y que sean menos calóricos?

Las freidoras sin aceite o air-fryer solo emplean una cucharada de grasa para freír abundantes platos aptos para cuidar la dieta. En realidad, estos electrodomésticos son "pequeños hornos de convección por aire caliente" que logran un resultado parecido al de la freidora convencional, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

¿Cuál es la capacidad adecuada?

Estos aparatos están de moda ya que cocinan de forma homogénea los alimentos gracias a una tecnología que hace que circule el aire caliente a gran velocidad y a una temperatura que puede alcanzar los 200 grados. De este modo, los alimentos se fríen y el resultado final es mucho más saludable.

A la hora de adquirir este electrodoméstico, el tamaño dependerá de las necesidades del hogar. Según el comparador de la OCU, una freidora con una capacidad inferior a los 500 gramos es adecuada para una persona que viva sola o en pareja. Entre los 500 y 1.000 gramos es suficiente para una familia media, mientras que si es grande la capacidad tendría que ser superior a los 1.000 gramos.

Consejos para cocinar patatas fritas

Si tienes cena en casa y vas a cocinar por primera vez patatas con esta freidora es conveniente que sigas unos consejos básicos al ser un alimento que exige temperaturas más elevadas. Es recomendable usar patatas congeladas que vienen prefritas, "pero no hay problema en usar patatas crudas", indican desde la OCU.

El segundo paso es poner la temperatura al máximo nivel y añadir una cucharada de aceite. Si utilizas patatas crudas, recuerda cortarlas de forma uniforme para que el calor se reparta y se cocinen a la vez. 

Hay que evitar sobrecargar la freidora porque puede "obstaculizar la circulación del aire y hacer que el aparato se sobrecaliente". Además, como médida de seguridad alimentaria, no es conveniente tostarlas demasiado para reducir el riesgo de formación de acrilamida, una sustancia perjudicial para la salud.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento