¿Quiénes son los tres acusados por los atentados en Cataluña en 2017 a los que juzgan este martes?

La Audiencia Nacional comienza a juzgar a los tres acusados de formar parte de la célula yihadista que atentó en Cataluña el 17 de agosto de 2017 y que dejó 16 fallecidos y cientos de heridos en las calles de Barcelona y Cambrils (Tarragona).
La Audiencia Nacional comienza a juzgar a los tres acusados de formar parte de la célula yihadista que atentó en Cataluña el 17 de agosto de 2017 y que dejó 16 fallecidos y cientos de heridos en las calles de Barcelona y Cambrils (Tarragona).
AUDIENCIA NACIONAL

La Audiencia Nacional comienza este martes a juzgar a los tres acusados de formar parte de la célula yihadista que atentó en Cataluña el 17 de agosto de 2017 y que dejó 16 fallecidos y 140 heridos en las calles de Barcelona y Cambrils (Tarragona).

La sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares albergará la veintena de sesiones previstas de este juicio que se celebrará más de tres años después del atentado y que se alargará hasta diciembre.

La Fiscalía solicita para Mohamed Houli Chemlal, Driss Oukabir y Said Ben Iazza penas que van desde los ocho a los 41 años por delitos entre los que no se incluye el de asesinato. Considera los acusados no participaron directamente en los atentados aunque pertenecieran a la célula yihadista responsable de los mismos, un criterio que discrepa con el de las acusaciones populares.

Los seis supuestos autores tanto del atropello masivo en la Rambla de Barcelona como en el paseo marítimo de la localidad tarraconense de Cambrils murieron abatidos por agentes de los Mossos d'Esquadra la misma noche o en días posteriores.

Mohamed Houli Chemlal

La Fiscalía solicita la pena más alta (41 años) para Mohamed Houli Chemlal por los delitos de pertenencia a organización terrorista, tenencia, depósito y fabricación de explosivos, y conspiración para cometer estragos terroristas.  

El Ministerio Público señala que Houli Chemlal "formó parte de una célula criminal local seguidora de los postulados de la organización terrorista Estado Islámico" reunida en torno a la figura del fallecido imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, que falleció un día antes de los atentados en la explosión de una vivienda en Alcanar (Tarragona) donde se preparaban los explosivos para atentar en Barcelona. En esta misma explosión, Houlil Chemlal resultó herido.

En este sentido, la fiscal añade que el acusado "mantenía" con el imán una "buena relación de amistad" y que comenzó a "mostrar interés por el islam y a asistir también regularmente a la mezquita". El escrito explica que esta relación comenzó a través de los "hermanos mayores" miembros de la célula terrorista.

En primer lugar Youssef Aalla, Younes Abouyaaqoub y Mohamed Hichamy fueron "adoctrinados en el yihadismo radical" por Es Satty en su domicilio de Ripoll, "justificando el uso de la violencia extrema en nombre del Islam, transmitiendo este ideario fanático al resto de los miembros", dice la fiscal. Posteriormente, "atrajeron al grupo criminal a los pequeños", Omar Hichamy, Mohamed Houli Chemlal, Said Alla, Moussa Oukabir y El Houssaine Abouyaaqoub.

Driss Oukabir

En el caso de Oukabir, la fiscal solicita 36 años de prisión por los mismos delitos que Houli Chemlal, ya que estaba "plenamente asentado" en la célula terrorista en la que se integró "a mediados de 2017". Subraya que Driss Oukabir estaba "aislado de su entorno habitual y dispuesto para la consecución de sus fines", lo cual se demuestra con su participación en el "traslado de sustancias explosivas" desde la vivienda del imán hasta Alcanar y con alquiler de furgonetas.

Tanto la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) como la Asociación 11M Afectados del Terrorismo, ambas acusaciones populares, solicitan penas de prisión permanente revisable para Oukabir y para Houlil Chemlal.

También figuran como acusación el Ayuntamiento de Cambrils, que pide prisión permanente para ambos; y el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat, que solicitan penas de hasta 95 y 44 años de prisión.

Said Ben Iazza

El tercero de ellos, Ben Iazza se enfrenta a la menor petición de pena, 8 años por colaboración con la célula, por prestar a Younes Abouyaqoub una furgoneta que era propiedad de su tío, que utilizaba en su negocio de alimentación, "a sabiendas de que iba a ser usada para la adquisición y transporte de productos químicos".

El escrito de acusación de Fiscalía también señala que prestó su documentación personal, para ocultar la verdadera identidad del comprador de los productos químicos, "con la finalidad de ayudarles en la consecución de sus fines de hacerse con los precursores necesarios para la elaboración de sustancias explosivas".

La AVT solicita en su escrito de conclusiones provisionales una condena de 25 años de cárcel para Iazza por colaboración con organización terrorista y depósito de explosivos. El Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat descienden a 8 años la reclamada para Ben Iazza por colaboración con organización terrorista.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento