Maje, 'la viuda negra' de Patraix, de romance en romance también en prisión

Exterior de la cárcel de Picassent (Valencia)
Exterior de la cárcel de Picassent (Valencia).
EUROPA PRESS 
Exterior de la cárcel de Picassent (Valencia).
EUROPA PRESS

La vida de María Jesús Moreno Cantó, más conocida como la 'viuda negra' de Patraix, apenas ha cambiado desde que entró en la cárcel, donde cumple condena por planificar el asesinato de su marido, y sigue desatando las mismas pasiones que fuera de ella.

Si antes del asesinato de su marido llegó a tener varias relaciones extramatrimoniales -uno de sus amantes es considerado el autor material del asesinato-, en la cárcel de Picassent, donde se encuentra, ya ha tenido varios romances pese a que en ella también se encuentra Salva, el amante que supuestamente mató a su marido por amor. 

De hecho, el rol de cada uno de ellos en la cárcel, donde ingresaron en 2018, es el mismo que ya identificaron los investigadores: ella, una mujer dominante que miente con facilidad. Él, un hombre sumiso y dócil.

Así es como actúan en Picassent, donde ella no ha perdido sus dotes de ligoteo, ya que ha llegado a tener tres relaciones desde su ingreso en prisión y otros encuentros sexuales cargados de polémica. Hace algo menos de un año fue sorprendida manteniendo relaciones con otro preso en la piscina de la cárcel, que se encuentra en la unidad de preventivos, incluso teniendo concedido un 'vis a vis' con otro reo con el que tenía una relación sentimental. Una vida amorosa muy parecida a la que llevaba cuando estaba en libertad. Él, en cambio, no ha tenido ninguna relación desde que entró en prisión.

El comportamiento de ambos ha sido muy distinto desde que entraron en Picassent. Mientras que ella se adaptó fácilmente a la vida en prisión y se ha hecho una mujer respetada, incluso entre las presas más conflictivas, el que fuera su amante pasó unos primeros meses difíciles acompañado de un interno y en Enfermería para evitar suicidios, ya que se sentía engañado y su estado anímico era muy bajo.

Los dos se han convertido en presos de confianza por su buen comportamiento, pero sin duda ella ha sabido sacar partido de su fuerte personalidad para obtener beneficios. Como ordenanza, puede disfrutar de una comunicación extra a través de cristales o alguna llamada telefónica de más a lo largo de la semana o incluso gozar de mayor flexibilidad a la hora de moverse por las distintas estancias. 

Sin embargo, sus ligoteos han provocado algún que otro altercado entre los presos, ya que acostumbra a enviarles cartas para concertar citas llegándose a producir algún encontronazo entre ellos seducidos por la 'viuda negra'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento