El rey pide "unidad" y un "entorno estable" que favorezca la economía en un discurso en catalán y español en Barcelona

Plano lejano del Rey Felip VI y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en la entrada a la Estació de França de Barcelona.
Plano lejano del Rey Felip VI y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en la entrada a la Estació de França de Barcelona.
Pol Solà / ACN
El rey Felipe VI participa en una entrega de premios en Barcelona.
EP

Felipe VI ha pedido este viernes "unidad" y un "entorno estable" que favorezca la economía y la innovación durante la entrega de premios de la Barcelona New Economic Week, que ha presidido acompañado del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que se ha celebrado entre protestas independentistas por su presencia en la ciudad que han obligado a los Mossos ha blindar a Estación de Francia y otros puntos.

Frente a esta situación, el rey ha alternado el catalán y el español en un discurso en el que ha apuntado que la pandemia ha sumido la economía española y la internacional a un "grado muy elevado de incertidumbre", ante el que "nuestro país" cuenta con "un sector empresarial sólido y potente", con "capacidad para hacer frente a situaciones adversas"

"La imagen internacional de España está asociada a la competitividad y la la excelencia productiva, trabajemos juntos por mantenerla, aumentarla y mostremos una imagen de unidad que proporcione un entorno estable y beneficioso para las empres generando mayor riqueza y empleo", ha dicho Felipe VI en un acto en el que han estado ausentes miembros del Gobierno catalán.

No ha sido la única vez que ha pedido "unidad" en un discurso en el que el monarca ha apostado por dar "una imagen internacional positiva", que "contribuye siempre de manera positiva a la economía en términos de inversión, empleo y fortalecimiento e impulso a la innovación".

Felipe IV ha pronunciado estas palabras en la entrega de los premios de la primera edición de la Barcelona New Economic Week, a la que ha asistido este viernes acompañado del presidente del Gobierno, que ha decidido no modificar su agenda, a pesar de que, en Madrid, el Gobierno está pendiente de qué decide la Comunidad de Madrid para mantener el confinamiento perimetral en la capital y otras nueve ciudades antes de convocar un Consejo de Ministros extraordinario que, en ausencia de una decisión aceptable por Moncloa, decretará el estado de alarma en Madrid.

"Si Madrid no puede, lo haremos nosotros"

De hecho, las palabras del rey se han producido apenas una hora antes de expire el plazo que el Ejecutivo central ha dado al gobierno de Isabel Díaz Ayuso para que rehaga el decreto de restricciones, que este jueves anuló el Tribunal Superior de Justicia, o pida decretar el estado de alarma. Si no, lo hará el Gobierno.

"Si la Comunidad de Madrid no puede, lo haremos nosotros", ha advertido este viernes la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, que presidirá el Consejo de Ministros de este viernes, debido a que Sánchez se encuentra en Barcelona con el rey. Además de asistir a la entrega de premios, está previsto que visiten la "start-up 3D Factory Incubator", la primera incubadora europea de alta tecnología en impresión en tres dimensiones.

Sánchez no  ha querido renunciar a acompañar al rey a Barcelona, un viaje con el que Moncloa intenta cerrar la crisis que se abrió hace dos semanas cuando el Gobierno evitó que Felipe VI presidiera la entrega de diplomas a los nuevos jueces. Después de días de explicaciones confusas, el Ejecutivo terminó explicando que el veto se debió a la cercanía del aniversario del 1-O y el fallo sobre la inhabilitación de Quim Torra, aunque este hecho se mezcló con críticas de la parte Unidas Podemos del Gobierno a la monarquía. Hace días, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, circunscribió el viaje de este viernes a la "normalidad" en las relaciones entre el Gobierno y Casa Real.

Los Mossos blindan Barcelona

En Barcelona, los mossos han tenido que blindar la Estación de Francia, donde el rey y Sánchez han entregado los premios. También en otras zonas de la ciudad ante las protestas independentistas contra el monarca que han empezado a primera hora de la jornada.

La visita del rey y del presidente ha originado un amplio dispositivo policial. Los Mossos se han desplegado por los alrededores de la Estación de Francia, donde desde las 09.25 horas hasta las 11.45 los trenes no prestarán servicio y se han retirado los contenedores de los alrededores de la estación. Además, la Policía ha reforzado su dispositivo ante puntos estratégicos, como la Delegación del Gobierno o la Jefatura Superior de Policía y también ha enviado efectivos a la Estación de Francia por si tienen que  intervenir a requerimiento de los Mossos d'Esquadra. 

Ya este jueves, en la víspera de la visita del rey a Barcelona, se registraron actos colectivos de quema de fotos del rey Felipe VI en diferentes municipios de Cataluña. Con el lema "Cataluña no tiene rey", fueron organizados por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) para criticar la visita del monarca.

Alarma en ciernes

Mientras, tampoco en Madrid la situación este viernes parece ser normal. Presidencia del Gobierno ha amanecido pendiente de que se establezca el contacto que este jueves ya por la noche acordaron mantener la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y Sánchez, para conocer qué alternativa va a tomar la Comunidad para sortear la anulación del confinamiento perimetral de la capital y otras nueves ciudades por parte del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. De hecho, este es el motivo de que el Consejo de Ministros se haya rechazado desde las 8.30 horas previsto en principio hasta el mediodía.

De momento, las señales que llegan de la Puerta del Sol no apuntan al sentido que espera Moncloa. Díaz Ayuso habló ayer de regresar al confinamiento de zonas básicas sanitarias que el Gobierno central considera insuficiente y el consejero madrileño de Justicia, Enrique López, ha acusado este viernes que Sánchez de "amenazar" con el estado de alarma y le ha reclamado que "supere" el "varapalo" del TSJM.

No es ni mucho menos la idea que tiene en mente Moncloa, que este jueves dio tres opciones a Díaz Ayuso. O su Gobierno rehace la orden sobre las restricciones que echó para atrás la justica o solicita al Gobierno el estado de alarma, o será el Gobierno quien lo decrete directamente, en la reunión de este viernes.

De momento, el Ejecutivo se mantiene a la espera de que la Comunidad comunique cómo va a proceder pero fuentes de Moncloa apuntan a lo que parece una evidencia, que Sánchez no va a aceptar que las restricciones en Madrid se limiten a algunas zonas básicas  de salud como pretende Ayuso.

Mientras, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha ratificado las restricciones de movimiento en León, Palencia y San Andrés.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento