Sánchez ignora la baja por hijos confinados y dice que las comunidades lo sufraguen con el fondo de 2.000 millones para educación

Alcalá de Guadaíra (Sevilla) ha reforzado las tareas de desinfección en los colegios.
Alcalá de Guadaíra (Sevilla) ha reforzado las tareas de desinfección en los colegios.
AYTO. ALCALÁ

Ni baja laboral ni reducción de jornada. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha transferido este miércoles a las comunidades la competencia de resolver la situación que se plantea para padres trabajadores cuando los hijos tienen que permanecer confinados en casa debido a un caso cercado de coronavirus. En lugar de optar por una de las alternativas que están en manos del Gobierno central, Sánchez ha recordado que los gobiernos autónomos han recibido 2.000 millones de euros para educación que también podrán gastar en este supuesto.

Sánchez ha recordado la existencia de este fondo en la sesión de control del Congreso, después de que la portavoz de JxCAT, Laura Borràs, le insistiese en que el Gobierno tiene que permitir a los padres que cojan una baja laboral cuando sus hijos observen cuarentena en casa, aunque no estén enfermos de coronavirus.

"El Gobierno ha transferido a las comunidades 2.000 millones a fondo pedido precisamente para financiar la vuelta al cole segura", le ha recordado Sánchez a Borràs, que había rechazado otra de las opciones que, en lugar de la baja laboral, defendió el presidente hace unas semanas, el Plan MeCuida o la posibilidad de que los padres reduzcan hasta el 100% de su jornada laboral. Este plan no solo expira el 22 de septiembre, sino que, como ha recordado Borràs y critican los sindicatos, implica una reducción de sueldo proporcional a la reducción de jornada.

Sin embargo, Sánchez ha hecho oídos sordos este miércoles a la posibilidad de reconocer la baja laboral y a prorrogar el Plan MeCuida y se ha referido solo a ls 2.000 millones para educación. "hay 2.000 millones para las comunidades a fondo perdido", ha reiterado a la diputada catalana, a quien ha recordado que a Cataluña le han correspondido 337 millones de euros.

Educación se negaba

Con esta respuesta, Sánchez ha dado carta de naturaleza a una posibilidad que se barajaba desde antes del verano en el Gobierno, que los 2.000 millones del fondo de educación sirvieran también para financiar el cuidado de los hijos, que antes del verano se centraba en padres que regresaban a sus puestos de trabajo después del confinamiento, cuando los colegios todavía no habían empezado. Entonces, el Ministerio de Educación rechazaban tal posibilidad y subrayaba que los 2.000 millones eran exclusivamente para gasto educativo. Frente a esta visión estaba la de ministerios de índole económica, que apuntaban a que el cuidado de los hijos sí podría pagarse con este fondo.

Una vez empezado el curso escolar, las diferencias en el Gobierno son evidentes. la ministra de Educación, Isabel Celáa, fue la primera en hablar de un permiso retribuido para los padres, que rápidamente rechazó la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Díaz y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, insisten en que haya una baja laboral como la que existe para padres con hijos con PCR positiva. Sánchez insiste en ignorar esta figura pero mientras el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, lleva semanas "estudiando" la creación de una baja laboral a la que el presidente ha vuelto a dar este miércoles la puntilla al señalar a las comunidades como competentes con el fondo de 2.000 millones para educación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento