Sánchez ironiza con que Abascal presente la moción de censura en septiembre: "¿Se va de vacaciones?"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en la sesión de control.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención.
J.J.Guillén / EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención. J.J.Guillén / EFE

Los fondos europeos dieron el salto al Congreso, y el debate, igual de bronco que en ocasiones anteriores, ha sido un tira y afloja entre el Gobierno y la oposición en el que Pedro Sánchez desarrolló con pausa el plan de la UE para la recuperación en la crisis del coronavirus. "Hemos vivido hechos que serán recordados por las generaciones futura", comenzó diciendo el presidente, antes de recordar que el paso dado por el Consejo Europeo fue "histórico".

En este sentido, el líder del Ejecutivo aseguró que el pacto de 750.000 millones -de los que España va a recibir 140.000- es "positivo" y defendió también las reformas a abordar. "Lo que Europa nos pide es lo que nosotros nos pedíamos a nosotros mismos. Lo que nos pide Europa es la España que queremos", apuntó, alegando que los planes del Gobierno de coalición "no han cambiado".

El Gobierno recibió la noticia de que Vox presentará una moción de censura, y Sánchez se la tomó con ironía. Lo hará en septiembre. "¿Qué pasa, que se va de vacaciones?", le dijo el presidente a Santiago Abascal. "Está en su derecho de decir que este Gobierno es ilegítimo", añadió. "Si tan urgente es cambiar a este Gobierno, ¿por qué esperar a septiembre?", se cuestionó el líder del Ejecutivo.

También le afeó a Vox que no estuvieran presentes en el homenaje a las víctimas del coronavirus, y se preguntó qué es ser patriota. En esa parte de su intervención, Sánchez recordó que el proyecto europeo "nación para vencer al odio", en un claro mensaje directo hacia Abascal y su discurso desde la tribuna del Congreso.

Sánchez no perdió oportunidad en reivindicar que España fue quien impulsó un plan Marshall para Europa y la mutualización de la deuda. Logros conseguidos, según el presidente. "La posición de España fue determinante en el acuerdo final", sentenció. "Es un hito lo que se aprobó en Bruselas", prosiguió, al tiempo que recordó que "lo de 2008 fue un retroceso para Europa", mientras que el acuerdo de 2020 "es un avance".

El objetivo ha sido y es "volver a ser quienes somos, volver a ser Europa para que Europa proteja Europa", comentó el presidente desde la tribuna, y no perdió la oportunidad de repasar el papel de la extrema derecha en diferentes países de Europa. Y en ese momento recibió los aplausos de Vox. De ahí, volvió a la reacción ante la crisis recordando los errores del pasado: "La respuesta en 2008 no fue la adecuada, Europa dio la espalda a los ciudadanos". Ahora, Sánchez pide "no dejar atrás a los más vulnerables".

En cuanto a cómo afectan a España los planes, Pedro Sánchez enumeró las reformas en cuatro áreas fundamentales: digitalización, transición ecológica, igualdad de género y cohesión. "Europa no solo ha reaccionado bien, sino que también ha reaccionado rápido", concluyó para defender que el pacto se ha alcanzado en "solo tres meses".

"No podíamos permitirnos un fracaso"

En tono lento y pausado, el líder del Ejecutivo reconoció que el proceso se inició en abril y que la negociación "fue compleja", con cambios desde la propuesta inicial hasta el contenido final del pacto. "Las posiciones parecían alejadas porque estaban claramente alejadas", reconoció Sánchez, sobre todo sobre la postura de los llamados frugales. Lo que estaba en juego era "el futuro de Europa" y "no podíamos permitirnos un fracaso". En ese contexto, el presidente recalcó las reuniones bilaterales que mantuvo antes del Consejo. "Europa ha ganado esta partida", terminó diciendo.

"Hemos logrado un punto de acuerdo y es también algo a lo que me gustaría apelar en esta Cámara", dejó caer un Sánchez que recordó el hecho de pactar con líderes "de diferente espectro político", en un claro mensaje al PP y a Pablo Casado. En un mensaje con eslóganes en algunos puntos, el presidente aseguró que "Europa ha estado a la altura" después de cinco días de "agotadoras" conversaciones entre los líderes.

En ese punto, Pedro Sánchez ya sí desarrolló el contenido del acuerdo. "Es ambicioso" porque mantiene el fondo total de 750.000 millones. "Se trata de un plan Marshall" a pesar de las reticencias "de otros países". El presidente, de hecho, celebró que se cuente con "mayoría de transferencias" (360.000 millones) frente a los créditos, herramienta defendida por el norte.

"Estamos ante una oportunidad para retomar la senda del crecimiento sobre pilares más sólidos". Moncloa quiere usar los recursos para estar "a la cabeza de Europa" pero saben que hay mucho que corregir de cara al futuro: "Ser más fuertes y más competitivos". ¿La meta? "Que nadie se quede atrás", en palabras del propio Sánchez. Esos objetivos, para cumplirse, podrán apoyarse en los 140.000 millones de los que dispondrá España. Ahora, "hay una oportunidad histórica que tenemos que aprovechar".

Pedro Sánchez dio un tono demasiado político a su mensaje. "Los fondos quieren ser mucho más que una medicina para curar la herida provocada por el virus", continuó diciendo. En ese punto, se refirió al llamado "freno de emergencia" y recordó que "España apoyó la supervisión de los fondos, pero insistimos en que tenía que ser un proceso ágil, sin vetos". Sánchez también lo celebró: "Esto es exactamente lo que se ha acordado". No hay esa capacidad de veto, añadió, porque "no se tomarán las decisiones por unanimidad". 

Ahora por tanto el siguiente paso es "disponer de las ayudas lo antes posible". Y Sánchez lanzó un dardo: "Donde hubo rescate, ahora hay un instrumento común de deuda", y ya no existen "ni la troika ni los hombres de negro". Eso sí, para el Gobierno español queda camino por recorrer para aprobar un presupuesto de la UE que, de momento, se queda corto, aunque sí se mantiene "la cuantía para la PAC". Sánchez espera que eso sea "una buena noticia para todas las fuerzas políticas".

Por otro lado, en la réplica, Sánchez ha ironizado ante Casado. "En la lógica del señor Casado todos los países de la UE hemos sido rescatados", comentó, antes de añadir que el PP "no es comparable" con otros partidos del centro derecha europeo. Además, el presidente le ha recordado al líder de los populares que en 2019 "perdió cinco procesos electorales" por lo que le pide "que haga oposición". En este sentido, le reprochó que siga "hablando de rescate" respecto a los fondos europeos, y le deseó "suerte con sus socios" respecto a la moción de censura que va a presentar Vox en septiembre.

"Quisieron hacernos caer. Prepárense para una legislatura larga y fructífera", añadió Pedro Sánchez, que acusó al PP de "desleal" y les llamó "patriotas de los recortes". El presidente llamó de nuevo al diálogo para alcanzar pactos como el firmado por el Consejo Europeo, pero considera que la oposición está "restando legitimidad" al Ejecutivo ya desde la investidura.

Aunque la oposición había reclamado su presencia en el Pleno después de las cumbres europeas de los últimos meses, Sánchez ha ido desatendiendo todas esas peticiones. En concreto, entre enero y marzo de este año, el Consejo se reunió dos ocasiones, una presencial y otra por video conferencia por la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, en esta ocasión ni siquiera ha dado tiempo a que otros grupos le recordaran que tenía que comparecer porque fue el propio presidente quien solicitó acudir a petición propia apenas unas horas después de que se cerrara el acuerdo sobre los fondos europeos en Bruselas.

Lastra, contra Casado

Por su parte, Adriana Lastra censuró la actitud del PP durante la negociación de los fondos europeos y ha avisado a su presidente de las consecuencias de "dar la mano, llevar a las instituciones y aliarse" con la ultraderecha. "No sé si se ha dado cuenta, pero acaban de anunciar una moción de censura contra usted", ha apuntado Lastra a Casado.

Lastra no se ha dirigido directamente a Vox, pero sí que ha echado en cara esta moción de censura a Casado, a quien ha acusado de intentar "apuntarse el éxito" de la negociación en Bruselas a la vez que defendía que el Gobierno "no se de fiar" e intentó "debilitar" al Ejecutivo ante sus socios europeos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento