Gallegos y vascos acuden a las urnas en una jornada marcada por los rebrotes y el miedo al contagio en los colegios

Los rebrotes han obligado a extremar las precauciones para que el derecho al voto se ejerza en condiciones de seguridad.
Los rebrotes han obligado a extremar las precauciones para que el derecho al voto se ejerza en condiciones de seguridad.
Brais Lorenzo/ Efe

País Vasco y Galicia celebran este domingo unas elecciones autonómicas marcadas por el coronavirus. Ambas citas electorales estaban inicialmente previstas para el mes de abril, pero la pandemia obligó a retrasarlas para que se celebraran en condiciones de seguridad para los votantes. Ahora, más de tres meses después, los rebrotes de Covid-19 en diferentes puntos de España, entre ellos una comarca de Lugo y otra zona de Guipúzcoa, han vuelto a abrir el debate: ¿es seguro ir a votar en las condiciones actuales?

Diez de los 14 alcaldes de la zona de A Mariña, el territorio gallego en el que se han detectado decenas de infecciones nuevas, sostienen que no. También se han posicionado en este sentido la Diputación de Lugo, el PSOE gallego y los partidos Marea Galeguista, Galicia en Común y BNG. Todos han hecho llegar esta semana al presidente de la Xunta y candidato del PP a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, su deseo de un retraso electoral en esta zona de Galicia por la situación epidemiológica actual. 

Hoy (por este jueves) en A Mariña hay más contagiados por la Covid-19 que el número que había en toda Galicia el 13 de marzo cuando se decretó la emergencia sanitaria”, advirtió el secretario general de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, hace un par de días. 

En la misma línea se ha venido manifestado el alcalde de Burela, el socialista Alfredo Llano, fue uno de los que más ha batallado por el aplazamiento de las votaciones. No en vano, la localidad de la que es regidor es la más afectada por el rebrote: este viernes se levantaron algunas restricciones en la zona de A Marita, pero no en Burela, donde se prolongaron las medidas de confinamiento.

"Dejan ir a votar mientras nosotros estamos haciendo lo posible para eliminar el foco...", lamentó Llano este jueves, al mismo tiempo que recordó que a los confinados "no se les deja ni bajar a tirar la basura", mientras que este domingo se les darán 15 minutos para salir e ir a votar. 

"Meter miedo a la gente para que no vaya a votar es un tic antidemocrático que me preocupa", había dicho Feijóo este martes, tras mantener una reunión con expertos en Sanidad para analizar el rebrote en la provincia de Lugo. El candidato del PP se mostró tan seguro de las condiciones óptimas de los colegios que apeló directamente para que fueran a votar a los mayores de 65 años, considerados población vulnerable. Además, este jueves aseguró en una entrevista que cuanto más se retrasen las elecciones en Galicia, "más riesgo de rebrote habrá".

La misma jornada que el presidente gallego defendió la seguridad de los comicios, la Junta Electoral de Galicia se declaró incompetente para decretar un aplazamiento en la Mariña lucense, como habían solicitado varias formaciones que concurren a las elecciones.

Dos días más tarde, la Junta Electoral Central (JEC) se sumó a la resolución de la junta gallega y avaló las elecciones en la comarca de Lugo afectada. La JEC desestimó todos los recursos que pedían un retraso electoral y reconoció el trabajo de prevención de la Xunta. "En estos precisos momentos debe entenderse que las medidas adoptadas por la Administración garantizan unas condiciones adecuadas de circulación para poder acudir a votar", señalaron. Algunos de los recurrentes ya anunciaron su intención de llegar hasta el Tribunal Supremo para ver reconocidas sus demandas.

Situación en el País Vasco

El desarrollo normal de los elecciones también se ha cuestionado esta semana en el País Vasco por un rebrote en la localidad guipuzcoana de Ordizia, donde se descartó decretar el confinamiento hace unos días y se optó por establecer algunas restricciones para la población, sobre todo en lo que al ocio y la hostelería respectan. Alrededor de un millar de personas esperan los resultados de las PCR realizadas para saber si están contagiados o no. 

El guion en este territorio es calcado al que acontece en Galicia: el alcalde de Ordizia, Adur Ezenarro, consideró hace unos días que no se daban en el municipio "ni garantías de seguridad ni democráticas" para celebrar los comicios. Sin embargo, la Junta Electoral del País Vasco falló que se habían tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad del electorado.

Este jueves, el actual lehendakari y candidato del PNV a la reelección, Iñigo Urkullu, desechó un nuevo aplazamiento electoral en esta zona y aseguró que están "absolutamente" garantizadas las condiciones sanitarias para votar este domingo, tanto en esta zona como en el resto de la comunidad autónoma. 

El Gobierno pide combinar el derecho a la salud y el derecho al voto

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno central, María Jesús Montero, defendió esta semana el derecho a la salud de los ciudadanos así como el derecho "a elegir a sus representantes", por lo que instó a buscar la fórmula que compatibilice ambos derechos para que los ciudadanos puedan votar este domingo a los presidentes gallego y vasco con las máximas garantías sanitarias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento