CAmpus Viriato
Los alumnos del Campus Viriato de Zamora se suman a la concentración silenciosa. (ICAL) ICAL
Bajo la lluvia y en silencio, docentes de la Escuela Politécnica Superior y de Magisterio, junto al resto de trabajadores del campus Viriato se concentraron a las puertas del edificio principal durante cinco minutos para mostrar así su repulsa ante el último atentado en ETA en la Universidad de Navarra.

La vida es muy preciada y nadie es dueño de la vida de nadie

Contestaban así a la petición realizada ayer por el rector de la Universidad de Salamanca, José Ramón Alonso, que solicitaba a toda la comunidad universitaria este acto de protesta “como repudio al terrorismo y apoyo a la universidad y a la libertad”.

Tras los cinco minutos de silencio, el subdirector de la Escuela Politécnica de Zamora, José Luis Pez Iglesias, subrayaba la facilidad con la que un acto terrorista “no sólo pueda quitar la vida, sino todo aquello que puede tener un futuro, porque a uno le pueden quitar en estos actos lo que tiene y lo que puede llegar a tener”.

Reacciones

Por su parte, el subdirector de Magisterio, Jesús Campos, manifestó haberse concentrado “con el dolor, lógicamente, a pesar de que no haya habido víctimas, de una sociedad que ya está harta de violencia y de la imposición del lenguaje de la extorsión y de la violencia”, al tiempo que comentaba que este último atentado de la banda terrorista “ha dado en el corazón de la sociedad civilizada y va en contra de toda razón, de todo argumento y de toda postura”.

El resto de trabajadores del campus Viriato, además de los profesores, también quisieron estar presentes en este acto de condena. “Sólo pensar la masacre que se podía haber preparado, le tiemblan a uno las piernas y todo el cuerpo. Es muy triste que se carguen a seres inocentes sin más, porque la vida es muy preciada y nadie es dueño de la vida de nadie”, declaró Josefina Yugueros, administradora del campus.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZAMORA