Blake Lively bromea con conocer en Tinder al entrenador personal de Ryan Reynolds

Ryan Reynolds y Blake Lively, en 2017.
Ryan Reynolds y Blake Lively, en 2017.
Jordan Strauss / GTRES

Para la pareja formada por Ryan Reynolds y Blake Lively no hay nada como estar continuamente bromeando y lanzándose pullas mutuamente a ver quién es, de los dos, el que más se pasa de rosca con las bromas dentro de la relación -para, eso sí, regocijo de los fans-.

A veces no es solo entre ellos, como cuando el actor de Deadpool escribió una crítica en Amazon de su propia marca de ginebra, pero en lo que atiene a ambos -cuyo amor va viento en popa y han sido padres por tercera vez (sin decírselo a nadie)- la última en tirar a matar ha sido la protagonista de Gossip Girl.

La intérprete, de 32 años, no ha podido evitar burlarse nuevamente de su marido, de 43 años, y ya le ha advertido que le piensa reemplazar más pronto que tarde y, además, él ya sabe quién es el afortunado que ocupará ahora el corazón (o la cama) de Lively.

Confinados como están en Estados Unidos a causa del gran golpe que allí ha supuesto el coronavirus, la intérprete ha pensado en la persona que más está viendo durante esta cuarentena después de Reynolds y sus hijas... su entrenador personal.

Aunque sea a través de las redes sociales, se trata de Don Saladino, que también es el coach del protagonista de Buried (Enterrado), quien se está ganando al público durante el aislamiento ofreciendo sesiones gratuitas de ejercicios durante la pandemia, casi como nuestro Cesc Escolá.

Es verdad que también el matrimonio está muy concienciado con la virulencia del Covid-19 y han donado un millón de dólares para bancos de alimentos (y de paso han dado el teléfono de Hugh Jackman), pero en lo que respecta a Lively, las cosas han cambiado.

"Sigo deslizando a la derecha", escribía la actriz en una story de su Instagram en la que cogía precisamente la publicidad que le hacía Reynolds a Saladino en el suyo y le añadía el toque Tinder: es decir, en el funcionamiento de la app para ligar, deslizar a la derecha es la forma de dar a entender que le da el visto bueno para una cita.

No solo eso, sino que la protagonista de Infierno azul o El secreto de Adaline le ha dejado las cosas bien claras a su esposo desde 2012: "Lo nuestro no está funcionando". Será que Saladino es también el entrenador personal de otras muchas estrellas de Hollywood como J.K. Simmons.

Y, bueno, son bastante herméticos en lo que respecta a su relación -no se sabe aún el nombre de su tercera hija, nacida el año pasado-, pero nos da que es más bien lo contrario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento