El Gobierno mantiene la incógnita y no decidirá hasta el fin de semana quién podrá volver el lunes a su trabajo

Varios obreros trabajan remodelando una calle durante el tercer día laborable del estado de alarma por coronavirus, en Barcelona/Catalunya (España) a 18 de marzo de 2020.
Varios obreros trabajan remodelando una calle.
Europa Press
Varios obreros trabajan remodelando una calle.
EUROPA PRESS

Este miércoles ha expirado el decreto por el que el Gobierno decidió paralizar toda la actividad económica no esencial para reducir los contagios por coronarivus, de manera que el lunes -o el martes en las comunidades donde la víspera sea todavía festivo- la situación debería regresar a la que había el 29 de marzo, cuando los trabajadores de actividades no esenciales que no podían teletrabajar continuaban yendo a sus empresas y fábricas. 

Este era el plan en principio del Gobierno, el de regresar al “marco anterior” al 30 de marzo. Sin embargo, en los últimos días ha habido cambio de planes, hasta el punto de que el Gobierno todavía está analizando qué sectores podrán volver a subir la persiana la semana que viene, dado que se considera muy probable que no puedan hacerlo todos los que echaron el cierre hace diez días. Aún tardará unos días en dirimir la cuestión de quién retomará ya la actividad y quién no, a la luz también de los datos sanitarios. El resultado podría ser un nuevo decreto para regular un nuevo permiso para algunas actividades u otro instrumento legal para dejar constancia de ello.

De esta forma, el fin del decreto de “hibernación” de la economía que estableció un permiso retribuido recuperable para los trabajadores no significará volver exactamente a la actividad que se registraba antes de que entrara en vigor. La incógnita estará servida hasta el fin de semana, cuando se espera que haya un nuevo Consejo de Ministros extraordinario que eventualmente tendrá que tomar la decisión de  modificar el decreto del pasado 29 de marzo, que estableció que los trabajadores no acudirían a sus puestos de trabajo entre el 30 de marzo y el 8 de abril y seguirían cobrando su sueldo para devolver más adelante los días no trabajados.

Ese día -domingo y también tras un Consejo de Ministros extraordinario- empresarios y trabajadores estuvieron pendientes hasta la media noche a que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicara el decreto definitivo, con la lista de sectores considerados esenciales que sí seguirían activos a pesar del parón general.

De cara a este fin de semana podría ocurrir algo parecido, porque el Gobierno quiere esperar todo lo que sea posible antes de tomar una decisión.

En el Ejecutivo subrayan que, plazos y decretos aparte, lo esencial es lo que digan las autoridades sanitarias sobre la evolución del coronavirus y en varios de sus departamentos coinciden en una idea: que todavía es “muy pronto” para determinar este miércoles quien podrá volver a trabajar este lunes. La pandemia ha impuesto unos ritmos tan cambiantes que cuatro días equivalen a una década y de momento es imposible saber si la la situación sanitaria permitirá una mayor o menor apertura de la actividad económica. Por eso, se apunta directamente al fin de semana como el momento en el que la situación estará más clara como para tomar una decisión.

Díaz, Maroto e Illa

Hasta entonces, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, defenderá este jueves en la Cámara Baja el primer decreto por el que se creó el permiso retribuido recuperable en los términos que aprobó el Gobierno el 29 de marzo. Sin embargo, la propia Díaz está inmersa en un proceso para determinar qué actividades no esenciales deben permanecer todavía inactivas y sus trabajadores no incorporarse aún a sus puestos. Junto a ella, llevan la batuta la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, puesto que son las autoridades sanitarias las que determinarán si la amenaza del coronavirus remite como para que determinados sectores y más o menos trabajadores reanuden su actividad la semana que viene.

En este sentido, Maroto se ha unido esta mañana a la estrategia de anticipar un menor regreso al trabajo del previsto hace diez días en una rueda de prensa en Moncloa donde ha asegurado que “la vuelta al trabajo va a ser muy normal, cada sector adaptará sus protocolos y desde el ministerio de Industria habrá una serie de guías y recomendaciones”. Este martes, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, señaló que "seguiremos observando lo que ocurre en los próximos días, monitorizando la actividad y adoptando las todas las recomendaciones que nos digan lo científicos para que se cumplan dos objetivos, que los trabajadores puedan desempeñar su tarea con con garantías y que el virus se mantenga controlado".

UGT pide que no haya una "relajación prematura"

Además entre los distintos ministerios, el Gobierno explora el fin de la hibernación también con empresarios y sindicatos. Uno de ellos, UGT ha elaborado una guía en la que pide que también en el ámbito laboral “no se produzca una relajación prematura de las medidas de confinamiento”.

Según este sindicato, son las empresas las que deberían comunicar a la Administración la decisión de apertura y las medidas adoptadas para garantizar la seguridad y salud de su plantilla y estima que la existencia de equipos de protección individual como las mascarillas para los trabajadores debe ser “ser condición previa” para ello.

Así, la vuelta de la actividad de las empresas debe producirse una vez que las empresas cuenten con “protocolos de higiene y distanciamiento social” de dos metros entre trabajadores, tanto en sus puestos como en zonas comunes o en los transportes colectivos puestos a su disposición, con reuniones que deberán ser a distancia “hasta el control del virus” y teletrabajo “en aquellos puestos en los que sea posible para evitar desplazamientos y contactos interpersonales”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento