Barcelona dejará de incinerar por el aumento de la demanda y eliminará el acompañamiento en los entierros desde el próximo miércoles

  • Las cremaciones han aumentado del 54% previo a la crisis del coronavirus al 78%.
  • Los entierros serán temporales durante dos años y, pasado este periodo, se podrá incinerar.
Un hombre frente a una tumba en el cementerio de Les Corts de Barcelona.
Un hombre frente a una tumba en el cementerio de Les Corts de Barcelona.
ACN

El aumento de la demanda de cremaciones durante la crisis del coronavirus en Barcelona, que ha pasado del 54% del total de servicios funerarios antes de la epidemia al 78% de estas últimas semanas, ha llevado al Ayuntamiento de  Barcelona a decidir que, a partir del próximo miércoles, se dejen de incinerar fallecidos y se pase a inhumarlos durante un periodo de dos años, pasado el cual, se podrá incinerar el cuerpo de manera gratuita o bien enterrarlo en el cementerio de elección de la familia en caso de haber disponibilidad. 

El anuncio lo ha hecho este lunes el regidor de Emergencia Climática y presidente de Cementiris de Barcelona, Eloi Badia, quien ha indicado que las inhumaciones han pasado de ser el 46% antes de la pandema a un 22%.

Las inhumaciones temporales "se harán preferentemente en los dos grandes núcleos de entierro que son Montjuïc y Collserola", ha dicho Badia.

Para poder agilizar los servicios, y que estos no entren en "colapso o saturación", el consistorio también ha decidido que, desde el próximo miércoles, no se permitan los acompañantes a los entierros, los cuales estaban estipulados por el decreto estatal a raíz de la emergencia sanitaria a un máximo de tres. 

Badia ha explicado que estas nuevas restricciones se han decidido por el "aumento de la demanda de cremaciones que impide dar respuesta a todas las personas". Por ello, se están llenando los depósitos de féretros, que de los 351 que se almacenaban antes de la crisis sanitaria se ha pasado a los 1.465, un 300% más. La capacidad de estos almacenes podría aún aumentar en 200 o 300 plazas más, siendo el depósito más grande el habilitado en un aparcamiento del cementerio de Collserola. 

200 servicios funerarios al día

Durante la última semana, se han llevado a cabo de media unos 200 servicios funerarios diarios (que da cobertura tanto a Barcelona ciudad como a otras localidades del área metropolitana) cuando antes la cifra se situaba en unos 40 o 50, una multiplicación por cuatro. Los equipamientos funerarios de Barcelona tienen capacidad actualmente para ofrecer 230 servicios al día: 80 cremaciones y 150 entierros.

Los velatorios que no se están celebrando por las restricciones marcadas por la epidemia de Covid-19 se podrán hacer con posterioridad y de manera gratuita en los equipamientos municipales funerarios

Las cenizas de los difuntos se están entregando en los domicilios de los familiares en una media de 7 a 10 días, aunque estas se podrían retrasar hasta un mes, ha dicho Badia. 

Los velatorios que no se están celebrando por las restricciones marcadas por la epidemia de Covid-19 se podrán llevar a cabo con posterioridad y de manera gratuita en los equipamientos municipales funerarios. Por su parte, el teléfono de atención al duelo habilitado ha recibido más de 900 llamadas. 

Tanatorio de Barcelona convierte el 'parking' en depósito de féretros
Tanatorio de Barcelona convierte el 'parking' en depósito de féretros
EFE

Quinto horno

Por otro lado, Barcelona está a la espera de recibir un quinto horno crematorio que se está trasladando desde el extranjero y que podría comenzar a funcionar en 10 días. Podría realizar de 10 a 12 servicios diarios de apoyo a los que se hacen en los cuatro hornos del cementerio de Montjuïc y en los que Altima tiene instalados en ciudades cercanas a Barcelona, y que atienden unas 80 cremaciones por jornada.

Refuerzo de personal y horarios

Dado el aumento de la cifra de entierros que se puede experimentar a partir del miércoles, al no celebrarse más incineraciones, se ampliarán los horarios de los servicios y se reforzará el personal, con el apoyo adicional de los Bombers de Barcelona. El acompañamiento estará restringido "al retardar este la duración del servicio funerario", ha dicho Badia. 

El precio máximo fijado por el consistorio barcelonés para celebrar un funeral básico se ha estipulado, tras diversos análisis de precios por municipios, en 1984,10 euros (recogida del difunto, trámites  depósito del cuerpo), 550 euros por incineración y 537 euros por entierro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento