¿Habrá una recuperación rápida tras la crisis económica del coronavirus?

Un panel informativo en la Bolsa de Madrid refleja caídas en diferentes países europeos por la crisis del coronavirus.
Un panel informativo en la Bolsa de Madrid refleja caídas en diferentes países europeos por la crisis del coronavirus.
FERNANDO ALVARADO / EFE

Es lo que todo el mundo quiere saber: ¿la profunda crisis económica en la que nos está sumiendo el coronavirus tendrá forma de V y la recuperación será igual de rápida o tardará en remontar? Algunos modelos y expertos apuntan a la primera, pero la incertidumbre lo condiciona todo.

Para conocer en profundidad todos los detalles en torno a la expansión del coronavirus y sus consecuencias,DMAX estrena en abierto este domingo 5 de abril, a partir de las 22.00h (abonados a Discovery Channel el sábado 4 de abril a partir de las 22.00 horas) el documental Pandemia: Covid-19 un especial producido por Discovery en el que científicos y expertos internacionales compartirán con los espectadores sus últimas investigaciones para ofrecer una mirada en profundidad a esta pandemia.

Una de esas expertas es Christine McDaniel, investigadora principal en el Mercatus Center. Su especialidad se centra en el comercio internacional, la globalización y los derechos de propiedad intelectual.

La experta economista Christine McDaniel.

Christine McDaniel

  • Investigadora principal en el Mercatus Center.
McDaniel trabajó en Sidley Austin, LLP, en un bufete de abogados internacional, donde era economista senior y ha ocupado varios cargos en el gobierno de los EE UU, incluido el Subsecretariado Adjunto del Departamento del Tesoro y fue economista comercial principal en el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, y ha trabajado en las oficinas económicas del Departamento de Comercio, Representante de Comercio y Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos.

McDaniel ha escrito para el Wall Street Journal, Politico, The Hill y Forbes, entre otros y sus apariciones en los medios incluyen CNBC, CBC, Bloomberg y MSNBC.

Hablamos con ella sobre el alcance de la crisis económica que ha provocado el coronavirus y sobre cómo saldremos de ella.

¿Cree que la economía mundial estaba preparada para una crisis de esta magnitud? No, la economía mundial no estaba preparada. Pero la gente rara vez está preparada para una crisis, ¿verdad? Quiero decir… por eso se llama crisis. Y, en realidad, una de las cosas de las que hablamos en el documental es el comportamiento humano. Y es la naturaleza humana, nos levantamos por la mañana y esperamos que nuestro día sea como fue ayer, más o menos. Así que fue un gran desajuste para la gente. No estaba en nuestra naturaleza humana cambiar nuestro comportamiento tan drásticamente en tan poco tiempo de la manera que muchos expertos en salud hubieran querido que se hiciera. Así que no, no estábamos preparados.

¿Los gobiernos nunca tuvieron en cuenta que algo así podría suceder? Bueno, eso es otra historia. Hemos visto muchos informes y discursos y documentos que fueron publicados o entregados a lo largo de los años, e incluso en estos últimos años por expertos que advertían acerca de que una de las mayores amenazas que el mundo enfrentaba o enfrentaría sería una pandemia global. Y esa es una cosa que aparece en el documental, ves eso mismo y es muy aleccionador. Pero, por supuesto, esto es visto con la retrospectiva del 2020. Hay muchos expertos en muchos campos diferentes que advirtieron de ciertas cosas, y todas ellas tienen una posibilidad de no suceder. Y, por supuesto, los gobiernos, tienen recursos limitados y por lo tanto tienen que asignarlos de acuerdo con lo que piensan que son los escenarios más probables. Pero definitivamente fueron advertidos y no estaban preparados.

¿Y cómo de preparados estaban los mercados y las empresas para una crisis como esta? Bueno, creo que dependerá de cómo superen la crisis actual. Siempre hay una diferencia entre el riesgo y la incertidumbre. El riesgo puede ser manejado. Los mercados globales o los mercados financieros son muy buenos en la gestión del riesgo. La incertidumbre es lo que lo es más difícil. La incertidumbre hace que sea imposible sopesar los costes y los beneficios. Así que eso es lo que hace que sea tan difícil en este momento entender los posibles efectos económicos, porque no tenemos datos sobre lo que funciona y lo que no funciona. Estamos empezando a ver algunos datos procedentes de China, Corea del Sur… Pero nunca antes habíamos estado en esta situación, y por lo tanto, no sabemos realmente lo que va a funcionar hasta mucho más tarde. Y eso es lo que hace esto tan difícil cuando se trata de entender los efectos económicos de tomar unas medidas o tomar otras.

Así, los mercados financieros son muy buenos en el manejo del riesgo, pero no lo son con la incertidumbre. Así que, mirando hacia el futuro, se puede imaginar que el riesgo de una pandemia global tiene un precio en los mercados diferente al que han tenido otras crisis. Una vez que algo sucede por primera vez, es mucho más fácil para la gente imaginarse qué sucederá si se repite. A partir de esta experiencia tendremos más datos sobre los costes y beneficios de hacer ciertas cosas y los mercados serán capaces de fijar precios cada vez mejores. Así que supongo que el lado positivo de esto es que los mercados tendrán más información y luego serán capaces de valorar el riesgo de manera más eficiente.

¿Se prepararán a partir de aquí los países por si vuelve a pasar? Bueno, eso dependería del país y de las diferentes sociedades y de las estructuras de gobierno. Creo que tras la forma en que la información de China fue manejada en los primeros días, la gente se ha dado cuenta de cómo no compartieron esa información con otros países. Por lo que fuera, pero no lo hicieron y eso contribuyó a la propagación mundial. Así que, tal vez, sin importar el país, habrá una nueva forma de pensar acerca de cómo sopesar los costes y los beneficios de compartir la información. Y los beneficios de compartir la información podrían ser vistos como mayores que los costes.

El virus salió de China. ¿Cree que sufrirán o se beneficiarán de él a largo plazo? Bueno, ya sólo debido al gran tamaño de China, es una parte muy grande de la economía mundial y eso no va a cambiar, ¿verdad? Las empresas podrían a partir de aquí motivadas para diversificar su cadena de suministro lejos de China hasta cierto punto. Pero es difícil pensar en que se puede eliminarles completamente de la cadena de suministro.

Hemos hablado con los fabricantes estadounidenses y para muchos de ellos no hay sustituto para China en términos de su capacidad de abastecer de un conjunto tan diverso de empresas y en la escala que ellos lo hacen. No hay ningún otro país que pueda hacer eso. Por lo tanto, es difícil ver cómo China podría jugar un papel dramáticamente menor en las cadenas de suministro mundial.

Pero, al mismo tiempo, con la tensión comercial y con la actual pandemia, puede haber un cambio en la forma de pensar, tratando de encontrar otras maneras de diversificar su cadena de suministro. Pero dado el tamaño del mercado de China, no se puede simplemente cortar con ella.

Ya ha habido despidos masivos, y el consumo de ciertas cosas obviamente ha caído como resultado del virus. ¿Qué tipo de impacto económico a largo plazo cree que tendrá esta pandemia? Bueno, supongo que depende de cómo se defina el largo plazo. En términos de cambios estructurales y si el largo plazo se define como un tiempo en el que el virus ha sido contenido, se ha encontrado la vacuna, etc., entonces eso podría implicar un mundo en el que los negocios descubran nuevas formas de conectarse digitalmente. Algunos sobrevivirán, otros no. Las empresas que sobrevivan serán las que hayan descubierto cómo adaptarse a este nuevo mundo, cómo aprovechar la conectividad digital, cómo utilizar el contacto cara a cara de forma más estratégica y puede que haya un cambio en la forma de pensar sobre la necesidad de los viajes de negocios. También puede haber un cambio de pensamiento sobre lo valioso que es el cara a cara.

Una cosa que estoy escuchando mucho de mis colegas es lo mucho que extrañan el contacto cara a cara. Sabemos que la confianza es un ingrediente clave en las relaciones de negocios, especialmente al principio. Así que es difícil concebir un mundo donde el cara a cara no ocurra en absoluto. Pero podemos imaginar que las empresas pensarán de forma muy diferente sobre los viajes de negocios y encontrarán nuevas formas, y tal vez incluso mejores y más innovadoras, más productivas, de conectarse. Tal vez de esto salgan nuevas tecnologías que ayuden a la gente a conectarse aún mejor digitalmente. Y se podría pensar que eso podría incluso estimular mayores conexiones entre las personas. Por lo tanto, no creo que todo sea una pesadilla.

¿Cree que la recuperación será rápida? ¿Volverá todo rápido a la normalidad cuando el virus ya no sea un problema? Esa es una muy buena pregunta y es lo que todo el mundo quiere saber. Yo, por supuesto, no lo sé. No creo que nadie lo sepa. Pero hace un par de semanas, los números que estaba viendo mostraban diferentes escenarios que tenían más o menos en común un descenso y luego una recuperación bastante fuerte que ocurre en el tercer trimestre. Pero esto está cambiando cada día. Veremos qué pasa en las próximas semanas. Los diferentes países lo están manejando de manera diferente. Si pudiéramos manejarlo como lo hizo Corea del Sur, podríamos estar viendo una situación diferente. Si aquí -en la ciudad de Nueva York- pasa lo que ha estado pasando en Italia, entonces en lugar de una forma de V, donde hay una fuerte caída pero luego una fuerte subida, podría ser más una fuerte caída y luego quedarnos ahí abajo por un tiempo, y luego recuperarnos lentamente. Así que, realmente va a depender de cómo se desarrolle el próximo mes, al menos para la economía de los Estados Unidos.

Algunos países han sido lentos en tomar medidas, como el confinamiento y la detención de industrias, cierre de restaurantes, tiendas, etc. ¿Es mejor tomar esa decisión antes y perder dinero o retrasarla hasta que no haya otra opción? Bueno, tienes que sopesar los beneficios y los costes. Y es una decisión difícil de tomar porque el coste de paralizar tu economía parece enorme. Y no sabemos realmente el coste de no hacerlo porque nunca antes hemos estado en esta situación. Pero ahora estamos empezando a ver lo que en Italia ha estado pasando, lo que Nueva York está a punto de pasar, en Seattle... Y la información que estamos recibiendo parece sugerir que el coste que el de paralizar la economía en un plazo corto son pequeños comparados con el coste de no hacerlo y soportar un descenso muy largo y muy costoso de la misma.

¿Cree que esto afectará a la unidad de Europa y a las relaciones entre los diferentes países? Mucha gente ha estado hablando sobre eso. Creo que en tiempos de crisis a menudo vemos que la gente se une más que se separa. No me sorprendería que esto afectara la unidad de Europa en términos de acercarla. Mira lo que está pasando en Italia y mira las reacciones de sus vecinos, con Alemania acogiendo a pacientes italianos. Creo que en tiempos de este tipo de crisis sanitarias la gente se une. La pandemia COVID-19 es como una crisis sanitaria que no conoce fronteras y que puede infectar a cualquiera. No parece tener la misma tasa de mortalidad en todos los grupos de edad, pero definitivamente puede afectar a todos. Y creo que es un recordatorio de que estamos juntos en esto; lo que pase en otros lugares te afectará directa o indirectamente. Y en esa medida, y especialmente como estamos viendo a ciertos países trabajar con otros, no me sorprendería que esto uniera a Europa.

Se han dado casos en los que unos países han arrebatado a otros grandes lotes de, por ejemplo, mascarillas. ¿La economía entiende de solidaridad? ¿Se pone a prueba la solidaridad durante las crisis? Sí, la solidaridad se pone a prueba en una crisis como esta. Y siempre habrá personas que van más allá y hacen el bien, y unas pocas personas que van más allá y hacen cosas malas. Pero creo que la mayoría de la gente quiere ser capaz de mirar hacia atrás y sentirse bien con las cosas que hicieron. Si miras hacia atrás y ves cómo la gente se ha enfrentado a los desastres de los terremotos, en China o incluso recientemente, aquí en Tennessee, con el desastre natural y los huracanes y tornados, por no mencionar el 11 de septiembre… La mayoría de la gente, y es realmente la mayoría silenciosa, se une. Se une y ayuda a sus vecinos. La forma en que responde nos define.

Y aunque pueden ser la mayoría silenciosa, creo que son la mayoría. Y así, mientras vemos noticias de personas que tratan de acaparar o de algunos países que hacen algunas cosas desagradables, también sabemos que en el mundo de la información constante, todo el mundo sabrá cómo ha actuado cada uno. Y así, si la gente quiere quedar retratada con un buen perfil, deberá hacerlo bien. Pero, de nuevo, dado el comportamiento humano de los individuos, creo que la mayoría de las personas se unen en momentos como éste. La solidaridad se ha probado una y otra vez en las crisis. Y, una y otra vez los seres humanos acabaron uniéndose.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento