Los pequeños comercios chinos  echan el cierre temporalmente ante la caída de clientes por el coronavirus en Madrid

Un comercio chino, cerrado en Madrid.
Un comercio chino, cerrado en Madrid.
Jorge París

La comunidad china fue la primera en sufrir la estigmatización en las primeras semanas tras la aparición del coronavirus de Wuhan, pero ahora está viviendo la crisis desde un tranquilo segundo plano.

A medida que la enfermedad se extiende por España y el Gobierno impone las primeras medidas restrictivas -aún mucho más suaves que las que se pusieron en práctica en el país asiático- los comerciantes chinos han decidido tomarse unas vacaciones.

“Algo tiene que ver con el coronavirus, pero primero porque el negocio ha bajado muchísimo, no ha venido turismo de China casi nada, casi cero. Luego también ha bajado mucho el movimiento entre clientes no chinos, la gente sale mucho menos”, explica Enguan Chen, de la Unión de Asociaciones Chinas del barrio madrileño de Usera.

Desde hace varios días, tiendas y restaurantes chinos por todo Madrid han echado el cierre y han dejado escuetos carteles en los que avisan de que el negocio está clausurado por vacaciones. En algunos casos, se indica que no volverán a abrir hasta principios de abril

“Ahora estamos un poco tensos con el coronavirus y la gente, si no abre y no gana dinero, mejor irse de vacaciones una temporada y a ver si para esta crisis rápido”, explica Chen. “A China muy pocos porque para ir a China todavía está muy intensa con el coronavirus, aunque está mejorado, pero la mayoría están en España en los pueblos o en la costa”.

Entre nuestra cultura los médicos dicen que es mejor llevar mascarilla para protegernos, aunque aquí los médicos no lo dicen tanto, pero en China sí, puedes verlo en la tele en China todo el mundo con mascarilla.

“Entre nuestra cultura los médicos dicen que es mejor llevar mascarilla para protegernos, aunque aquí los médicos no lo dicen tanto, pero en China sí, puedes verlo en la tele en China todo el mundo con mascarilla”, explica Chen.

En cualquier caso, para Chen, la decisión no está motivada por un mayor celo preventivo por parte de los comerciantes chinos, sino que está esencialmente motivado por razones económicas.

“El tema económico es lo primero, también de prevención de salud, pero el cálculo es más económico que la prevención de salud en el pequeño comercio chino”, concluye Chen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento