El PSOE no da por cerrada aún la redacción de la ley de violencias sexuales que Montero presionó para aprobar antes del 8-M

  • Narbona sólo confirma que reforzará el consentimiento en el Código Penal con el 'solo sí es sí'.
Participantes de la cadena feminista, convocada por la Comisión del 8M, que ha rodedo el centro de Madrid.
Participantes de la cadena feminista, convocada por la Comisión del 8M, que ha rodedo el centro de Madrid.
Fernando Villar / EFE

El Consejo de Ministros aprobará este martes el anteproyecto de ley contra las Violencias Sexuales, una norma a iniciativa de la ministra de Igualdad, Irene Montero, y que desde el primer momento ha sido fuente de conflicto y competencia entre los dos socios del Gobierno. Tanto es así, que el PSOE este lunes todavía no ha dado por cerrada la redacción del anteproyecto de ley, en el que sólo confirma que estará la modificación del Código Penal para incluir el ‘solo sí es sí’ en el consentimiento, pero no otros aspectos.

“Mañana otros ministros podrán incorporar otros elementos que consideren urgentes respecto a la seguridad y la protección de las mujeres”, ha apuntado este lunes la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, dejando claro que todavía no está todo dicho en el contenido de cara a los primeros pasos de una ley controvertida entre el PSOE y Unidas Podemos.

Parece que va a serlo hasta el último momento, porque un día antes del Consejo de Ministros que debe aprobar el anteproyecto de ley, Narbona sólo ha dado por elemento confirmado el refuerzo del consentimiento para que, con el Código Penal en la mano, se condene por agresión sexual y no acoso. Todo lo demás, queda sujeto a lo que se apruebe este martes.

Desavenencias entre PSOE  y Unidas Podemos

La ley que refuerza el consentimiento en las relaciones sexuales has dio uno de los motivos por los que han aparecido las primeras grietas en la coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Hace dos semanas, fue una de las causas por las que representantes de ambos socios se reunieran para limar diferencias surgidas en la coalición. Entonces, la balanza cayó del lado de Unidas Podemos, con luz verde a aprobar el anteproyecto de ley con la modificación del Código Penal que contempla antes del 8-M y no postergarla hasta que haya un proyecto de reforma más amplia del Código Penal, como quería el Ministerio de Justicia.

Sin embargo, la cosa no quedó ahí. Aunque consideró que las discusiones sobre ministerios son “absolutamente normales” en cualquier Gobierno, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, también apuntó hace semanas que había aspectos que mejorar. Lo hizo en unas declaraciones en las que también recordó que ella fue la primera que, en el Congreso, había pronunciado el ‘solo sí es sí’ que después se ha convertido en un mantra para la nueva ley.

Este fin de semana han trascendido cuestiones concretas sobre las que el texto normativo redactado por Igualdad tenían que ser corregidas y el PSOE ha continuado también lanzando mensajes que atribuyen a su partido la ley que ahora recae en Montero, ministra de Unidas Podemos.

Este lunes, Narbona ha señalado que “Calvo no solo es secretaria de Igualdad [del PSOE] y vicepresidenta primera, es la persona que todas las semanas en la comisión de secretarios y subsecretarios tiene la tarea, no siempre fácil, de aunar propuestas de distintos ministerios”, ha dicho sobre las discrepancias en torno a la Ley integral por la Protección de la Libertad Sexual y contra las Violencias Sexuales.

A pesar de todo, la presidenta socialista ha negado el conflicto. “Como en todo lo demás, no ha habido ninguna valoración, ninguna dificultad”, más allá de “las diferencias de un proceso de aprobación que siempre, al final, es en el Consejo de Ministros cuando se aprueba el texto”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento