Sánchez contempla una "amplia" reforma del Código Penal para abordar la rebaja de las penas por sedición

Pedro Sánchez, entrevistado en TVE por Carlos Franganillo.
Pedro Sánchez, entrevistado en TVE por Carlos Franganillo.
RTVE
La pregunta al presidente del Gobierno era si se planteaba revisar o reducir la pena por delito de sedición. Su respuesta no concretó ni hacia un lado ni hacia el otro, así que el campo ha quedado abonado para la dura crítica de la oposición.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se abrió este lunes a la posibilidad de rebajar las penas por el delito de sedición, por el que fueron condenados los responsables políticos del 1-O, y este martes el Gobierno se ha desentendido de tal propuesta porque apuntan que, en todo caso, correspondería hacerla al grupo del PSOE en el Congreso dentro de una reforma “amplia” del Código Penal en la que, a pesar de las diferencias actuales entre ambos, al Ejecutivo le gustaría contar con el visto bueno del PP.

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha insistido este martes de que, por ahora, la única propuesta de modificación del Código Penal que podría salir del Consejo de Ministros, sería para reforzar el consentimiento en las relaciones sexuales -que sólo “sí” sea “sí”- debido a que así figura en el acuerdo gramático de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos.

Se va a abrir en el Congreso un periodo de revisión de reforma del Código Penal que va a abarcar diferentes materias, que tienen que ver con agresiones medioambientales, revisar también el consentimiento y los acontecimientos ocurridos en Cataluña”, se ha limitado a afirmar Montero, que no ha querido entrar en detalles sobre rebajar la sedición o eventualmente aumentar las penas por rebelión. De hecho, ha transferido cualquier competencia desde el Gobierno y el Consejo de Ministros al PSOE y su grupo parlamentario en el Congreso.

Ha advertido de que “no hay unidad de voto” entre ambos partidos en el Congreso para cuestiones como la posibilidad de rebajar las penas por sedición, subir las de rebelión o cumplir la promesa electoral de Sánchez de promover una ley que ilegalice la celebración de referendums como el del 1-O.

La portavoz del Gobierno ha evitado ser precisa en cuanto los planes concretos del Gobierno, horas después de que Sánchez abriera la puerta a rebajar la sedición en una entrevista en TVE en la que pidió “ir paso a paso” sobre esta materia. De la misma manera, Montero ha evitado confirmar si la voluntad de prohibir por ley los referendums ilegales sigue vigente.

“Lo que llevaremos al Congreso es un debate abierto con todos los grupos respecto a qué delitos del Código Penal o en materia de igualdad”, ha dicho Montero, que se ha mostrado mucho más cómoda hablando de reforzar el consentimiento en las relaciones sexuales ya acordado por el PSOE y Unidas Podemos que entrar en materias tan vinculadas con Cataluña.

Así, sobre una posible modificación de las penas por sedición o rebelión, Montero se ha limitado a pedir “amplitud de miras” y afirmar que el Gobierno buscará el “consenso” en el Congreso, donde hay fuerzas con posiciones diametralmente opuestas.

En todo caso, desde el Ejecutivo se apunta a que, no habiendo consenso entre el PSOE y Unidas Podemos, estas serán propuestas que no saldrán del Consejo de Ministros, sino del grupo del PSOE en el Congreso, por medio de una proposición de ley. A la hora de buscar una mayoría, se apunta al PP como principal apoyo, no solo numérico, también porque el Gobierno socialista quiere pactar con el otro partido con el que se alterna en Moncloa, para que la revisión del Código Penal perdure por encima de los cambios de Gobierno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento