Podemos adelanta su congreso y celebrará Vistalegre III en marzo

  • Pablo Iglesias anuncia que volverá a presentarse para revalidar su cargo de secretario general.
  • Rafael Mayoral e Idoia Villanueva serán los nuevos portavoces del partido en sustitución de Noelia Vera.
  • A diferencia de los de 2014 y 2017, el congreso no se celebrará en el madrileño Palacio de Vistalegre.
El nuevo portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique; la secretaria de Estado Ione Belarra; el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias; y la ministra de Igualdad, Irene Montero, asisten al Consejo Ciudadano de su partido.
Pablo Echenique, Ione Belarra, Pablo Iglesias e Irene Montero, este viernes en el Consejo Ciudadano estatal de Podemos.
EFE

El tercer congreso de Podemos, conocido en los círculos internos como Vistalegre III, no estaba previsto hasta principios de 2021. Pero este viernes, el secretario general morado, Pablo Iglesias, anunció que la cita se adelantará al próximo mes de marzo, concretamente a la tercera semana, y también que volverá a presentarse para revalidar su liderazgo al frente de Podemos. Fuentes de Podemos confirman que, a diferencia de los de 2014 y 2017, el congreso no tendrá lugar en el madrileño Palacio de Vistalegre.

Iglesias hizo el anuncio en el discurso con el que se abrió la reunión del Consejo Ciudadano estatal, el máximo órgano entre congresos de Podemos. Según dijo el secretario general, el nuevo congreso debe servir para "encontrar colectivamente las mejores propuestas para adaptar la organización a los nuevos tiempos" que se abren con la llegada de Podemos al Gobierno.

Esa reorganización, no obstante, ya ha comenzado, ya que Iglesias también anunció este viernes que Noelia Vera -nueva secretaria de Estado de Igualdad- será sustituida en la portavocía del partido por la pareja conformada por el actual secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafael Mayoral, y la eurodiputada Idoia Villanueva.

"Es necesario poner a punto nuestra organización", justificó Iglesias, que señaló que Podemos necesita "ampliar la base del partido" y "poner los círculos a punto" en un momento en el que sus máximos exponentes mediáticos van a asumir tareas de Gobierno. Para ello, dijo, Mayoral y Villanueva, así como otros dirigentes como el secretario de Organización Alberto Rodríguez, deben "mantener en alto la voz de Podemos", y hacerlo "más desde las calles y los conflictos que desde la sede".

Un congreso plácido

El congreso llegará en un momento dulce para Podemos, que tal y como recordó Iglesias acaba de cumplir su "objetivo" fundacional de acceder al Gobierno, si bien con una fuerza "modesta". Alcanzar el poder siempre cohesiona los partidos, y salvo sorpresa mayúscula no se prevé que haya una gran contestación a la figura y los postulados del dirigente, que además pidió a las direcciones territoriales que tienen congresos pendientes que los convoquen para cerrar así los frentes abiertos a nivel interno.

La situación en la que Podemos llega a su tercer congreso es radicalmente opuesta a la de hace tres años, cuando la asamblea de Vistalegre II fue el reflejo del enorme cisma existente entre las corrientes pablista y errejonista. La derrota del ex número dos, Íñigo Errejón, condujo a una progresiva pérdida de peso de sus afines en Podemos, que tuvo como colofón la salida del propio Errejón del partido a principios del año pasado.

Con el errejonismo fuera de Podemos o muy debilitado a nivel interno, la única familia que podría articular una oposición de relativo peso a Iglesias sería la anticapitalista, que en Vistalegre II aglutinó a en torno a sí a algo más del 10% del partido. No obstante, tras meses de desencuentros, la relación entre Iglesias y la baronesa andaluza Teresa Rodríguez está más calmada, y la propia Rodríguez -la principal opositora dentro de Podemos a entrar en el Gobierno central- felicitó hace unos días a los nuevos ministros.

Iglesias carga contra Casado y Abascal

Durante su intervención, Iglesias se dedicó a enumerar algunas de las principales medidas del pacto programático firmado por el PSOE y Unidas Podemos, un acuerdo que, señaló, debe servir para que la próxima década sea la del "constitucionalismo democrático".

El secretario general de Podemos también criticó a la que calificó como "derecha asalvajada" y a sus líderes, los presidentes de PP y Vox, Pablo Casado y Santiago Abascal. Del primero, Iglesias denunció que haya "indicado explícitamente al CGPJ como debía valorar" la idoneidad de la exministra Dolores Delgado como fiscal general del Estado. Y, en relación al líder de la ultraderecha, criticó su propuesta de PIN parental, que rebautizó como "PIN Abascal". "Tener un padre homófobo" no debe privar a los niños de su derecho a la educación, porque "al nacer, a los niños no se les inscribe en el registro de propiedad, sino en el registro civil", razonó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento