El sistema de despegue del avión de Spanair falló unos días antes del accidente

  • Las extensiones delanteras de las alas, fallaron dos veces el día 18.
  • El 9 de agosto ya había tenido el mismo fallo en Palma.
  • El contenido de las cajas negras revelan un caos de alarmas y voces.
  • ESPECIAL: Catástrofe en Barajas. GALERÍA: Así quedó el avión.
Restos del avión de Spanair siniestrado en Barajas (FOTO: ARCHIVO).
Restos del avión de Spanair siniestrado en Barajas (FOTO: ARCHIVO).
ARCHIVO

Dos días antes del accidente que costó la vida a 154 personas el sistema de despegue del avión de Spanair tuvo dos averías. Según informa el diario El Mundo un técnico de mantenimiento revisó el mecanismo que empleaba la aeronave para despegar, los denominados 'slats', por sendos avisos de los pilotos.

Estos son los datos que refleja el listado de averías del MD-82 accidentado el 20 de agosto. El sistema que tuvo los fallos técnicos ayuda al piloto a sacar las piezas deslizantes que salen de los bordes delanteros de las alas del aparato. Gracias a ellas, el aparato despega y, el comandante evita que el avión entre en pérdidaen caso de perder el control.

Todo el dispositivo va acompañado de una luz roja, situada a la altura de los ojos del comandante y del copiloto, así como de una alarma que avisa "stall, stall, stall", que les advierte de que el aparato va a entrar en pérdida. El técnico tuvo que examinar también esa alarma roja que advierte en la cabina de los pilotos de que acecha un peligro.

Después de hacer la revisión, el día 18 de agosto, el técnico da el OK al avión y deja por escrito que las partes del sistema de despegue revisadas ya funcionan correctamente. Incluso advierte de que es "imposible" que se repita otra vez el mismo fallo.

Caos de alarmas en la caja negra

Los últimos instantes recogidos por la caja negra del avión de Spanair son un caos de alarmas y voces, según informa El País. Los 10 segundos finales revelan que antes del impacto saltaron de forma caótica todas las alarmas en el interior de la cabina, tanto las de voces prefijadas como las de pitido.

Las conversaciones entre el piloto y el copilotos son casi indistinguibles debido al ruido ensordecedor dentro del habitáculo. Pero, justo al final, se escucha nítidamente el grito de un hombre, un conjunto de golpes y, luego, el silencio.

Ante la dificultadad para transcribir las conversaciones en el interior de la cabina, las grabaciones de la caja negra fueron enviadas para su limpieza a los servicios de acústica forense de la Guardia Civil. La caja negra con las conversaciones consta de cuatro canales: uno para grabar lo que dice el piloto, otro, para el copiloto; el tercero, para el sonido ambiente de cabina y el cuarto, para las comunicaciones con la torre de control.

Una cadena de alarmas fueron sumándose en esos segundos finales y que todas ellas quedaron grabadas en el canal de ambiente. Entre ellas se encuentran las llamadas aural warning, las alertas de voces prefijadas que tienen los aeroplanos.

Una de ellas, indicaron, es la que alerta de la proximidad de tierra ("terrain"), a la que se suman otras de voz y algunas más que son insistentes pitidos, como las de stick shaker (aviso de pérdida), que funciona por vibración de la palanca del piloto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento