La Policía Nacional detiene a 33 personas en una macrooperación internacional contra la pornografía infantil

  • Los arrestados compartían material pedófilo, junto a otros contenidos de violencia extrema.
  • Utilizaban un chat de mensajería instantánea en el que llegaban a elaborar “stickers” de abusos a menores.
Agente de Policía Nacional ante un ordenador
Agente de Policía Nacional ante un ordenador.
POLICÍA NACIONAL - Archivo

La Policía Nacional ha liderado una macrooperación internacional contra la pornografía infantil que se ha saldado con 33 detenciones en once países diferentes, 17 de las cuales se han producido en España.

en la que han sido detenidas un total de 33 personas en once países de tres También están siendo investigadas 9 personas más. Se les atribuye delitos como almacenar y distribuir pornografía infantil a través de una aplicación de mensajería instantánea. Los arrestados compartían este material, además de contenidos violentos, en un chat, llegando a elaborar “stickers” en los que se observaba como menores de edad muy pequeños eran abusados sexualmente. 

La operación Chemosh, que ha durado 26 meses, ha sido levada a cabo por la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional en colaboración con Interpol, EUROPOL y los cuerpos policiales de Costa Rica, Ecuador, Francia, Guatemala, India, Italia, Pakistán, Perú, Reino Unido y Siria.

Toda esta operación se inició a raíz de una denuncia anónima mediante un correo electrónico a denuncias.pornografia.infantil@policia.es, en el que se alertaba de la existencia de un grupo de WhatsApp dónde se compartían este tipo de archivos. 

Golpe a la pornografía infantil

Los detenidos en España pertenecen a todos los estratos sociales y culturales y no se adaptan a un perfil concreto, salvo que todos ellos son varones y que en su mayoría son jóvenes, el menor de ellos tiene 15 años.

Según la Policía Nacional, en Ciudad Real se encontraba uno de los más peligrosos de todos los investigados, un hombre de 29 años que no sólo descargaba pornografía infantil, sino que intentaba que otros usuarios de los grupos le dieran contactos de niñas menores de edad para acosarlas y obtener material, prometiendo intercambiar contactos de niñas menores que, según decía, se dejarían acosar y con las que no sería posible que fuera detenido por la Policía al ser menores extranjeras. 

Hay otro caso perturbador en una de las detenciones realizadas en el extranjero. En Uruguay, se detuvo a la madre de una menor que abusaba de su hija y enviaba las imágenes de esos abusos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento