La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha comparecido ante la Comisión de Fomento del Congreso para hablar sobre el accidente del MD82 de Spanair del pasado 20 de agosto, que causó la muerte a 154 personas.

Antes de comenzar su intervención, los asistentes han guardado un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas. La ministra ha tenido también palabras de recuerdo para los fallecidos y los heridos y ha agradecido la importante tarea de los servicios de emergencia en la atención a las víctimas.

Se trabajará con absoluta transparencia

La ministra ha asegurado al inicio de su comparecencia que el Gobierno "no escatimará esfuerzos para que la investigación llegue hasta el final de sus consecuencias" y que se trabajará con "absoluta transparencia".

A continuación, Álvarez ha hecho un recorrido cronológico de la tragedia. En ese desglose, la ministra ha explicado que después de que el avión accidentado tuviera un primer intento de despegue fallido, se propuso cambiar el aparato, cosa que finalmente no se hizo. Ha relatado que el vuelo de Spanair con destino a Gran Canaria tenía hora programada de salida a las 13:00 horas y a las 13.10 el avión inició el rodaje desde la pasarela en la que estaba ubicado hacia la cabecera de despegue de la pista 36 izquierda (L36).

Poco después, el piloto decidió no despegar y volvió a la plataforma, donde los mecánicos realizaron la inspección y el arreglo de la avería detectada. Fue entonces cuando la compañía pensó sustituir el avión por otro aparato, lo que comunicó al centro de gestión del aeropuerto, aunque, finalmente, decidió continuar el vuelo con la misma aeronave.

La Torre de Control autorizó su despegue a las 14.23 horas desde la misma pista con la configuración norte y dos minutos más tarde (14:25 horas) se producía el trágico accidente.

Barajas realizó 1.135 operaciones en día del accidente

La responsable de Fomento ha informado además de que el día de la tragedia el aeropuerto de Madrid-Barajas "no llegó a estar cerrado totalmente" y que "se llevaron a cabo 1.135 operaciones".

En la comparecencia parlamentaria, la ministra ha descartado que el accidente se produjera por fatiga de la tripulación y también ha descartado que la situación económica de Spanair tuviera relación alguna con la tragedia.

En 2008 se han hecho 326 inspecciones a Spanair
El MD82 accidentado tenía 15 años de vida y había realizado 21.361 horas de vuelo, con 28.132 trayectos completados. Fue fabricado en 1993 en la factoría de McDonnell Douglas en California (en 1997 fue comprada por Boeing), y perteneció hasta 1999 a Korean Air, de donde pasó a Spanair.

Álvarez ha explicado que este año se han hecho 326 inspecciones a Spanair, entre el 1 de enero y el 20 de agosto, de las que 26 fueron llevadas a cabo a bajo la responsabilidad de la UE. De ellas, 87 fueron dedicadas a comprobar la aeronavegabilidad de los aparatos de la compañía y 67 para el mantenimiento de su certificado de operador aéreo.

La ministra también se ha referido a las tareas de rescate tras la tragedia. Álvarez ha asegurado que la operación de rescate comenzó tres minutos después del accidente. Según explicó Álvarez, las primeras dotaciones de bomberos del propio aeropuerto llegaron al lugar del siniestro tres minutos después de que se produjera la catástrofe.

Por otro lado, ha informado de que el plan de emergencia se activó a la misma hora que se producía la catástrofe, a las 14.25 horas.

"Un transporte seguro"

Álvarez ha defendido la seguridad de la aviación española y ha recordado que en 2007 se efectuaron 6.024 controles en España, a los que se suman los 1.025 de la UE. Con estos datos, la ministra ha explicado que el promedio es de "casi cinco inspecciones por aeronave española" y que España efectúa casi el 18% de todas las inspecciones de este tipo de los países de la UE.