Un gran incendio en el centro de Santiago y desnudos frente a la Policía en otro día de protestas y disturbios en Chile

Manifestantes desnudos con los cuerpos pintados de blanco portan carteles con los nombres de los fallecidos en las protestas de Chile, en Santiago.
Manifestantes desnudos con los cuerpos pintados de blanco portan carteles con los nombres de los fallecidos en las protestas de Chile, en Santiago.
FERNANDO GIMENO / EFE

Una marcha hacia el Palacio de La Moneda (sede del Gobierno de Chile) para expresar el descontento social, acabó este lunes en un gran incendio de un centro comercial en pleno centro de Santiago, después de horas de disturbios y barricadas. En este nuevo día de movilizaciones (el primero sin estado de emergencia tras una semana, y una jornada en la que el presidente, Sebastián Piñera, cambió a ocho de sus ministros), un grupo de chilenos desnudos se manifestaron además frente a una comisaría de la capital en memoria de los 20 muertos registrados hasta ahora en la ola de protestas que vive el país.

El centro comercial fue saqueado primero y posteriormente un incendio se inició en su interior. El fuego estuvo apunto de propagarse a los edificios colindantes, lo que pudo ser evitado por los bomberos.

La marcha estaba convocada con el objetivo de que la gente se agolpara frente a los muros de La Moneda para mostrar el descontento social, pero la respuesta de Carabineros (Policía militarizada) contra la protesta provocó que los manifestantes quedaran a unos 200 metros del palacio de Gobierno.

En ese lugar, las fuerzas del orden reprimieron la protesta, que abarcaba casi un kilómetro por el centro de la Alameda Bernardo O'Higgins, principal arteria de Santiago, para que no pudieran llegar hasta La Moneda.

Las barricadas ardiendo en medio de la avenida comenzaron a multiplicarse mientras los manifestantes tiraban piedras a la policía y esta respondía con gases lacrimógenos y los vehículos lanza-agua, conocidos popularmente como "guanacos".

Barricadas e incendios durante las protestas contra el Gobierno de Sebastián Piñera, en Santiago (Chile).
Barricadas e incendios durante las protestas contra el Gobierno de Sebastián Piñera, en Santiago (Chile).
ALBERTO VALDÉS / EFE

En medio de los enfrentamientos, encapuchados forzaron la malla metálica del cierre del centro comercial y entraron a saquear el recinto, de unas tres plantas, misma situación que se había vivido en horas antes en farmacias y algunos comercios de la zona.

Tras el saqueo se registró un incendio en el interior del establecimiento, principalmente ocupado por tiendas de ropa, lo que provocó una inmensa humareda en un principio y la propagación del fuego momentos después, sin que los Carabineros tomaran el control de la situación.

Bomberos tratan de apagar un incendio en un centro comercial en pleno centro de Santiago (Chile), durante las protestas contra el Gobierno.
Bomberos tratan de apagar un incendio en un centro comercial en pleno centro de Santiago (Chile), durante las protestas contra el Gobierno.
ALBERTO VALDÉS / EFE

El fuego alcanzó a dos edificios altos de oficinas colindantes pero Bomberos Voluntarios llegó al lugar y consiguió evitar que las llamas se extendieran más allá del centro comercial.

Mientras, la protestas se reproducían en la Plaza Italia, epicentro del estallido social que este lunes cumplió once días consecutivos de manifestaciones, con un saldo ya de 20 fallecidos, entre ellos seis ciudadanos extranjeros.

En ese lugar, los manifestantes prendieron un inmenso fuego en la verja del acceso a la estación de Metro Baquedano, en cuyo interior presuntamente la Policía habría torturado a algunos detenidos, según denuncias recibidas de las propias víctimas.

Al tiempo, miles de personas copaban, como en todos los días previos, la plaza en un ánimo pacífico pero reivindicativo.

Miles de manifestantes protestan por decimoprimer día consecutivo contra el Gobierno de Sebastián Piñera en las calles de Santiago (Chile).
Miles de manifestantes protestan por decimoprimer día consecutivo contra el Gobierno de Sebastián Piñera en las calles de Santiago (Chile).
ALBERTO VALDÉS / EFE

Desnudos por las víctimas

Mientras, un grupo de chilenos desnudos con el cuerpo pintado de blanco y simulando heridas de bala sangrantes protagonizaron también este lunes una protesta frente a una comisaría de Santiago para recordar a sus agentes los 20 muertos que se han registrado hasta ahora en la ola de protestas.

Los activistas colgaron en la puerta de la comisaría una serie de carteles con los nombres de la veintena de personas muertas, entre ellas tres peruanos, dos colombianos y un ecuatoriano.

Del total de fallecidos, cinco murieron presuntamente a manos de agentes del Estado, según el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Manifestantes desnudos portan carteles con los nombres de los fallecidos en las protestas de Chile, frente a una comisaría de Carabineros, en Santiago.
Manifestantes desnudos portan carteles con los nombres de los fallecidos en las protestas de Chile, frente a una comisaría de Carabineros, en Santiago.
FERNANDO GIMENO / EFE

La protesta se produjo enfrente de la comisaría del municipio de San Miguel, cerca de un edificio perteneciente a la Fiscalía Sur.

Allí, un fiscal tomaba declaración a Josué Maureira, un estudiante universitario de 23 años que denuncia haber sido agredido, torturado, vejado, abusado sexualmente y amenazado de muerte por los Carabineros en otra comisaría cercana.

Sin cifras reales de heridos

El INDH contabiliza de momento más de 1.000 heridos, la mitad por arma de fuego, y 3.000 detenidos, aunque su director Sergio Micco reconoció a Efe que eso es solo lo que sus casi 200 observadores a nivel nacional pudieron detectar en estos once días de protestas, por lo que aseguró que las cifras reales son mucho mayores.

Por ello, el INDH ha solicitado al Gobierno que difunda las cifras reales de víctimas en la mayor ola de protestas de la historia democrática de Chile para pedir mejores salarios y pensiones, precios más justos para luz, gas, educación universitario y salud, y también la salida del presidente Sebastián Piñera, así como una nueva constitución.

Desde este lunes se encuentran en Chile sendos grupos de las Naciones Unidas y Amnistía Internacional para revisar las presuntas violaciones de derechos humanos cometidas durante el estado de emergencia que decretó Piñera, lo que hizo salir a las calles a las militares por primera vez desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento