Los incidentes protagonizados por los transportistas, que siguen en paro por la subida del precio del carburante, se han extendido este miércoles a otros sectores.

En
Sevilla, ocho policías y cuatro pescadores han resultado heridos en una manifestación frente al Parlamento andaluz. Pescadores de Huelva y Cádiz protestaban por la subida del gasóleo y la Policía ha acabado cargando. La batalla campal ha dejado a un agente herido grave por la explosión de un petardo y seis detenidos.

Los pescadores de bajura han convocado un paro de cuatro días que acaba mañana jueves.

Otra protesta, esta vez de agricultores y en Almería, también ha acabado mal. Protestaban unos 3.000 trabajadores del campo exigiendo una rebaja fiscal al sector de las frutas y hortalizas. La intervención policial ha dejado 21 manifestantes heridos de diversa consideración. Un agente de los antidisturbios ha resultado también lesionado en un brazo.

También ha habido incidentes en la protesta de los armadores y marineros gallegos en Santiago de Compostela. Los manifestantes intentaron entrar al Parlamento gallego en protesta por la subida de los carburantes y la Policía lo impidió utilizando las porras.