Gente, persona, personas, paseando, paseo, familia, familias, compras
Personas paseando. EUROPA PRESS - Archivo

El conocido como 'veranillo' de San Miguel se adelanta esta primera semana del otoño en gran parte de España porque durante los próximos días se impondrán los cielos mayormente soleados y las temperaturas agradables, con más de 30 grados en el área mediterránea y los valles del Guadalquivir y del Ebro, en tanto que se esperan lluvias sólo en el norte peninsular y serán, en general, débiles.

Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, señaló este lunes a Servimedia que "el 'veranillo' de San Miguel vuelve este año fiel a su cita". Popularmente se conoce a esta época de tiempo agradable el que suele ocurrir en torno al 29 de septiembre, patrón de San Miguel, por lo que esta vez se adelanta unos días.

"La tendencia es que el ambiente esté más tranquillo en los próximos días y tengamos pocas lluvias, algunas en el extremo norte peninsular, y temperaturas templadas que oscilarían a lo largo de la semana", indicó.

En principio, lo más adverso de esta semana se producirá entre la tarde de este lunes y la mañana del martes, cuando la borrasca 'ex-Humberto', formada por los restos del huracán 'Humberto', se acercará al oeste de las islas británicas y dejará entonces mala mar y precipitaciones que pueden ser persistentes y localmente fuertes en el oeste de Galicia. "Las lluvias irán remitiendo a lo largo del martes", precisó Del Campo.

Además, en las comunidades cantábricas, el alto Ebro y los Pirineos habrá precipitaciones débiles, que podrían extenderse al resto del tercio norte peninsular y el entorno del Sistema Central, mientras que en el resto del país brillará el sol.

Del Campo indicó que, debido a que llegarán vientos del oeste, las temperaturas ascenderán, sobre todo en el área mediterránea (entre cuatro y ocho grados más en apenas 24 horas) y especialmente en el litoral y el prelitoral catalán y valenciano. Hará más calor en el bajo Ebro, el interior de Valencia, puntos de Murcia y el valle del Guadalquivir, donde los termómetros sobrepasarán los 32 grados. Al contrario, muchas zonas de Galicia se quedarán por debajo de los 20 grados.

De miércoles a domingo

Por otro lado, Del Campo recalcó que, una vez pasado el frente asociado a la borrasca 'ex-Humberto', este miércoles quedará "algo de nubosidad en el extremo norte y lloverá débilmente en el oeste de Galicia y el entorno del Cantábrico oriental, Pirineos y el noreste de Cataluña". El tiempo estable prevalecerá en el resto de España.

Las temperaturas descenderán el miércoles en muchas zonas, principalmente en el tercio noreste peninsular, donde la caída podría ser de entre cinco y ocho grados. Las mínimas durante la madrugada se situarán entre seis y ocho grados en la Meseta Norte, y rozarán los 20 en el área mediterránea. Las máximas estarán entre 30 y 32 grados en las provincias mediterráneas y el valle del Guadalquivir, en tanto que el centro peninsular rondará los 25 a 27 grados.

Respecto al jueves, Del Campo comentó que continuará el "tiempo tranquilo", con alguna nube y lluvia débil en el oeste de Galicia y el este de Cataluña. "En general, las temperaturas subirán y el ascenso será acusado en el alto Ebro, entre seis y ocho grados más. Y habrá una bajada moderada de cuatro a seis grados en el sureste", dijo.

Áreas de los valles del Guadalquivir y del Ebro volverán a ser las más calurosas del día, con más de 30 grados, en tanto que los termómetros reflejarán entre 25 y 30 en el interior del tercio este peninsular y Baleares.

Por último, Del Campo aventuró que este viernes podría llover en el noroeste de Galicia y las comunidades cantábricas, y el tiempo estable se impondrá el fin de semana.