El titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid ha enviado a prisión provisional comunicada y sin fianza, investigado por un delito de homicidio doloso, al conductor que el domingo mató a un joven de 20 años tras circular en sentido contrario por la M-50.

Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, tras tomar declaración al kamikaze el juez le imputa también otro delito de conducción bajo los efectos el alcohol y un tercero de conducción temeraria con desprecio a la vida de las personas.

El hombre ha prestado esta tarde declaración después de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Coslada ordenara este jueves su detención en el centro hospitalario en el que se encontraba tras el accidente, con un traumatismo en un brazo.

El conductor responsable del siniestro había quedado en libertad por la Guardia Civil mientras permanecía hospitalizado, pero el juez ordenó este jueves su detención ante su inminente alta. Posteriormente y tras prestar declaración, ha sido decretada la prisión provisional mientras se le investiga por un delito de homicidio doloso.

"Conducir borracho es como salir con una pistola a la calle"

La asociación de víctimas de accidentes DIA ha afirmado este jueves que el conductor debe ir a prisión porque "conducir borracho en sentido contrario es como salir con una pistola a la calle".

En un comunicado, DIA muestra su consternación y dolor por la muerte del joven de 20 años. "No se puede tolerar que gente con delitos o con presuntos delitos que son más leves, porque no atentan contra la vida de las personas, estén en la cárcel, y este chico siendo un presunto homicida/asesino que ha destrozado una familia y arrebatado la vida a un chaval de 20 años se encuentre en libertad", explica el presidente de DIA, Paco Canes.

Destaca que la conducta del presunto kamikaze "se acerca más a un homicidio doloso, con intencionalidad, si se confirma que conducía triplicando la tasa de alcoholemia permitida" y sostiene que "conducir borracho en sentido contrario es como salir con una pistola a la calle, y las víctimas nos rebelamos contra quienes tratan estos tan levemente".