El rey Felipe VI y Pedro Sánchez, durante su despacho veraniego.
El rey Felipe VI y Pedro Sánchez, durante su despacho veraniego. EFE

En funciones desde hace 101 días, el presidente Pedro Sánchez hace este miércoles un parón en su ronda de contactos con la sociedad civil y con los partidos minoritarios para ira a ver a Mallorca al rey Felipe VI , quien el domingo pedía a los partidos políticos "una solución antes de ir a elecciones"..

Según la agenda de la Casa del Rey, el encuentro tendrá lugar en el Palacio de Marivent a las 13.00 horas y será el segundo que Sánchez mantenga en este lugar con Felipe VI y la situación es muy diferente.

El primer encuentro fue en 2018 tras la moción de censura victoriosa con la que el presidente socialista echó de La Moncloa al popular Mariano Rajoy, mientras que el segundo será este miércoles como presidente del Gobierno en funciones tras una investidura fallida y otra con pocos visos, a día de hoy, de conseguir que otra pueda salir adelante.

Fuentes de La Moncloa apuntaron que el jefe del Ejecutivo ofrecerá una rueda de prensa tras su encuentro con el Monarca sobre las 13.45 horas. Posteriormente, a las 14.00 horas, almorzará con Felipe VI.

El domingo pasado el rey, en un posado ante la prensa, aseguró que ante la situación de bloqueo político que vive el país para la formación de gobierno tras la investidura fallida "lo mejor es encontrar una solución antes de ir a elecciones".

Un gobierno "a la portuguesa"

Pedro Sánchez presumiblemente acudirá a decirle al rey que está haciendo todo lo que puede para cumplir su mandato de formar un gobierno, y que tras fracasar las negociaciones con Unidas Podemos para uno de coalición, intentará atraer a las fuerzas políticas a uno monocolor del PSOE "a la portuguesa" con apoyos externos de las fuerzas progresistas.

Antes de volar a Palma, Sánchez ha proseguido en Madrid los contactos con la sociedad civil con un encuentro con colectivos del ámbito de la industria y el turismo (9.30 horas), en el que le ha acompañado la ministra en funciones de estas materias, Reyes Maroto.

El martes se vio con las organizaciones del sector de la educación y una veintena de asociaciones sociales y sanitarias, que le recordaron "necesidad de disponer de un gobierno a la máxima prontitud posible". El lunes estuvo con las organizaciones ecologistas, y el viernes anterior, con las asociaciones feministas.

Sánchez ha dejado para su regreso de Palma la cita con los  los secretarios generales de CC OO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez; y con los presidentes de las patronales CEOE, Antonio Garamendi, y Cepyme, Gerardo Cuerva. También el jueves Sánchez se verá con las asociaciones de autónomos ATA, UPTA y UATAE, y con representantes del sector agroalimentario. 

El PSOE ha iniciado en paralelo otra ronda con grupos minoritarios del arco parlamentario. Si el lunes Pedro Sánchez visitó a Compromìs en Valencia, la semana del 19 de agosto viajará a Bilbao para verse con portavoces del PNV.

PP y Cs le piden que se aparte

La oposición a izquierda y a derecha del PSOE asiste al encuentro entre Sánchez y Felipe VI convencida de que si el presidente en funciones es sincero con el rey debería decirle que no tiene, a día de hoy, posibilidad alguna de lograr una investidura.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, del Partido Popular dijo este martes que España tiene en este momento "suficiente frivolidad política" y ha pedido a Pedro Sánchez que si no es capaz de adquirir la confianza de la Cámara "se lo diga al Jefe del Estado".

Este lunes el secretario general del PP, Teodoro García Egea, lanzaba la propuesta de que Sánchez dé marcha atrás y deje paso a otro candidato de consenso, que podría salir de las "fuerzas constitucionalistas", con un gobierno de coalición entre populares y Ciudadanos.

La ministra de Educación y portavoz del Ejecutivo en funciones negó en rotundo tal posibilidad unas horas después: "Vamos a hacer un gobierno con el PSOE como base fundamental y con Pedro Sánchez como candidato" a la presidencia.

Pero para ello necesita los votos de los diputados y diputadas de Unidas Podemos, formación que ha pedido a Sánchez que haga caso al ey y desbloqueé la negociación. Piden una llamada del interesado en ser investido para convocarles a una reunión y volver a sentarse a hablar sobre un gobierno de coalición progresista, esta vez "con respeto" al socio principal. Sin embargo, tal idea no entra en los planes socialistas, que tras la investidura fallida dieron por rotos todos los puentes hacia el que pudo haber sido el primer gobierno de coalición en España.