Suicidio
En lo que llevamos de año 12 hombres se han suicidado después de matar a sus parejas o exparejas. GTRES

En lo que llevamos de año, el 33,3% de los hombres que han asesinado a sus parejas o exparejas después se han suicidado. Se trata de una cifra sin precedentes desde que en 2003 comenzó el recuento oficial del Ministerio de Igualdad, aunque aún queda medio año por delante y los datos pueden cambiar.

Fuentes del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad indican a 20minutos que "el dato de los agresores que se suicidan se recoge únicamente con fines estadísticos, no con fines analíticos". Tampoco hay estudios que precisen el motivo que les empuja a hacerlo. Pero lo que es indiscutible es que de los 36 hombres que han matado a sus parejas o exparejas este año, 12 se han quitado la vida a continuación y al menos otros tres lo han intentado, lo que se podría traducir en que casi la mitad de estos presuntos asesinos después han optado por el suicidio (aunque tres no lo consiguiesen).

La psicóloga experta en violencia de género, Bárbara Zorrilla, considera que lo que les empuja a quitarse la vida no es tanto "el miedo al rechazo social o el hecho de ir a la cárcel" como que pierden "el sentido de su vida". "Ellos son muy dependientes de ellas. Se suicidan porque [cuando ellas ya no están porque las han matado] su vida deja de tener sentido. Ya no pueden dominar a la mujer, que es lo que les hacía sentir importantes".

En este sentido, argumenta que, si realmente la presión social fuese un factor influyente en sus actos, el número de casos de violencia de género disminuiría, algo que no está ocurriendo, pues antes de suicidarse matan. "Que el tema de la violencia de género esté a diario en los medios de comunicación a ellos no les amedrenta. Lo estamos viendo: los asesinatos no bajan".

Es más, en lo que llevamos de año, el número de asesinadas hasta este mes de julio es 37, mientras que el año pasado era de 24. Desde 2011, la cifra no era tan alta (ese año a estas alturas habían matado a 37 mujeres).

Las cifras por años

El año en que más hombres se suicidaron tras asesinar a sus parejas o exparejas fue 2006, cuando 17 se quitaron la vida (el 24,6% del total de los casos). El siguiente año en que más se dieron estas circunstancias fue en 2008, con el suicidio de 16 hombres; y tanto en 2003 como en 2009 un total de 13 agresores tomaron esta misma conducta.

En el caso de los crímenes que se han registrado este año, algunos se suicidaron arrojándose por la ventana, otros utilizaron la misma arma blanca que previamente habían empuñado para acabar con la vida de sus víctimas. Los hubo que se cortaron las venas, que emplearon un arma de fuego o que se ahorcaron.

Una conducta que se repite

Muchos de estos suicidios registrados han tenido lugar en los últimos meses. En junio, Piedad, de 51 años, fue asesinada a tiros por su marido en Iznájar (Córdoba). Este, después, dejó una carta manuscrita y utilizó la misma escopeta de caza para suicidarse. Durante ese mes, Beatriz Arroyo, de 29 años, también murió a manos de su pareja sentimental, aunque en esta ocasión a cuchilladas. Ocurrió en Alboraya (Valencia). Él, de 49 años, se precipitó desde un cuarto piso tras cometer el delito. Previamente se habría clavado un cuchillo en el pecho.

En julio también se han registrado varios casos de violencia de género en los que se ha repetido este patrón. Uno de ellos tuvo lugar en Málaga. Elena estaba en la terraza de su casa junto a otras tres personas cuando su marido, Juan, le disparó con su rifle de caza. Él, a continuación, se quitó la vida con la misma arma. Otro caso: en un garaje de Lugo encontraron a una mujer muerta y a su marido ahorcado.

"Ellos se sienten legitimados para cometer el asesinato. Asesinan cuando se sienten abandonados, y después pierden el sentido de su vida porque ellos son muchísimo más dependientes de ellas que al revés; organizan su mundo a través de ellas, suben su autoestima bajando la de ellas", indica la psicóloga.

Ellas no denuncian

De todos los casos de violencia machista que sufren las mujeres en España, muchos no trascienden al gran público porque "ellas no se atreven a denunciar". De media, tardan ocho años y ocho meses en verbalizar su situación, ya sea a través de los servicios que presta cada comunidad autónoma o interponiendo una denuncia, según pone de relieve un estudio elaborado por el Ministerio de Igualdad.

Además, cuanto más mayores son las víctimas, más tiempo tardan en hacerlo, lo mismo que sucede con las que tienen más hijos, las que están casadas o las que sufren algún tipo de discapacidad.

El suicidio es cosa de hombres

El Instituto Nacional de Estadística cifra en 3.679 los suicidios que se registraron en España en el año 2017 (últimos datos disponibles). La inmensa mayoría de personas que se quitaron la vida fueron hombres (2.718), muy por encima del número de mujeres (961).