Observatorio violencia de género
La ministra de Justicia, Dolores Delgado (i), junto a la presidenta del Observatorio, María Ángeles Carmona y el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes. EFE

El observatorio contra la violencia de género del Poder Judicial —tras analizar con el Gobierno en funciones la estadística de las 1.000 mujeres asesinadas por violencia machista desde 2003— ha realizado un llamamiento a las maltratadas para que denuncien porque ésa es "la única llave que abre la puerta de la esperanza".

Las instituciones que integran el observatorio han convenido que "el silencio de la víctima es un factor de riesgo para la vida de las mujeres maltratadas por lo que resulta de enorme importancia concienciarlas a ellas, y también a toda la sociedad, de la necesidad de denunciar", según dice la declaración que aprobada en el encuentro, que recuerda que el 80% de las asesinadas no había presentado denuncia contra su agresor.

"Tienen que saber todas las mujeres que son víctimas de violencia de género que hay muchísimas personas que están ahí para que puedan salir de ese círculo de la violencia", ha manifestado a los medios poco antes de concluir la reunión la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, que ha subrayado que "al maltratador lo que le va a quedar es que toda la acción de la Justicia recaiga sobre él".

Del análisis de la estadística, el observatorio destaca que en torno al 75% de las mujeres asesinadas eran madres. "La cifra pone de manifiesto que la maternidad es un factor que hace más vulnerables a las mujeres maltratadas. Y guarda relación con el elevado porcentaje de casos sin denuncia: la víctima tiene miedo y no denuncia ante el temor añadido de represalias del maltratador contra sus hijos".

También pone el foco en que ha habido asesinatos machistas estos años por toda la geografía española. "No hay ni una sola (provincia) en la que no se hayan producido al menos dos casos de asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas". Se constata que los crímenes se producen en todo tipo de poblaciones, pero la mayoría (70%) en pueblos o ciudades de menos de 100.000 habitantes.

"Esto implica la necesidad de redoblar los esfuerzos en el ámbito rural, donde las mujeres están más desprotegidas", recalca el observatorio que pide más recursos de prevención, asistencia y protección en ese entorno.