El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, se ha estrenado este martes oficialmente como tal en la sesión de investidura y, con un nuevo estilo menos efectista, ha exigido a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que lleguen a un acuerdo para que prospere la investidura, que pueda dar comienzo a una legislatura que "debe ser la de la resolución del conflicto político que vive Cataluña".

Lo que ha seguido ha sido un intercambio entre Rufián y Sánchez en el que ambos han confirmado su apuesta por el diálogo pero donde han quedado claras sus diferencias sobre cómo tiene que ser y quiénes tienen que ser los interlocutores. ERC quiere hablar con el Gobierno mientras que el presidente le ha recordado que los independentistas no representan a todos los catalanes y que el diálogo tiene que darse entre las fuerzas políticas dentro de Cataluña.

Rufián ha insistido en crear una" mesa de diálogo" de carácter "estatal", distinta a la que existe en el Parlamento catalán y a la que ha asegurado que PP y Ciudadanos "no van".  Ha reconocido a estos dos partidos como interlocutores de un diálogo donde debe haber "reconocimiento mutuo y nadie le pida a otros que deje de ser quién es". Eso sí, el PP y Ciudadanos con quienes quiere sentarse ERC a hablar son los estatales, no sus organizaciones en Cataluña. "Me encantaría ver a la señora Arrimadas y Álvarez de Toledo sentadas en la mesa", ha dicho.

Sánchez ha recogido el guante de la mesa de diálogo, pero en Cataluña y entre fuerzas catalanas para que los catalanes hablen entre sí del problema de "convivencia", que no de "independencia" , que hay que resolver.Ha exigido a los independentistas que "abadonen la unilateralidad" y Rufián ha respondido que son tan "multilaterales" que quieren dialogar a nivel "estatal, europeo e internacional" sobre la situación en Cataluña.

ERC insiste en un diálogo entre el Estado y Cataluña y Rufián ha propuesto a Sánchez "un encuentro cada mes en Barcelona y Madrid para continuar con el espíritu de Pedralbes", donde ha destacado que por primera vez "dos gobiernos reconocieron por escrito que es un conflicto político".

Sánchez ha exigido a los soberanistas "reconozcan" que una parte de la sociedad catalana "no abraza la deriva independentista" y ERC y JxCAT retiren palabras como las de Quim Torra de que "lo volverían a hacer". "Voluntad de diálogo, toda, pero dentro de la Constitución, del Estatuto de Autonomía y sin duda trabajando por la convivencia y la concordia", ha insistido el presidente.

Acuerdo Sánchez-Iglesias

En todo caso, para entablar el diálogo, Rufián cree evidente que antes PSOE y Unidas Podemos deben llegar a un acuerdo. "Para empezar a caminar hay que empezar a moverse", a dicho a ambos, a quienes a advertido de que "tienen máximo 48 horas" hasta la segunda y definitiva votación del jueves que viene. Este martes, Rufián ha insistido en que la investidura tiene que se ahora porque un eventual nuevo intento en septiembre, a las puertas de la sentencia del jucio del procés, "nos complica la vida a todos". "Si cree que lo que puede pasar este otoño se puede gestionar, se equivoca", ha advertido. "Nos complica la vida a todos, a nosotros, a usted, a Unidas Podemos, a la izquierda abertzale, a JxCAT, a todos", ha dicho.

Como ya dijo hace días, ERC va a ayudar a que haya una mayoría para que Sánchez resulte reelegido esta semana, aunque ha advertido a Sánchez que todavía no cuente con su abstención, dando a entender que de momento sus 14 diputados está en el 'no'. Para cambiarlo, ha urgido a PSOE y Unidas Podemos se pongan de acuerdo. Sin embargo, tras el duro intercambio que protagonizaron este lunes el presidente en funciones y el líder de Podemos, Rufián ha culpado a Sánchez por no haber negociado su mayoría hasta el "último minuto" y haber llegado "sin los números". Rufián le ha dado la "noticia" a Sánchez de que "no tiene mayoría absoluta" y sobre su actitud de no negociar ha comentado que "o es usted un iresponsable o quieren ir a elecciones y no sé qué es peor".

"De usted depende, señor Sánchez. De ustedes depende, señorías de Unidas Podemos. Nosotros aquí estamos", ha dicho Rufián, que ha exigido que se "atornillen a una mesa de negociación" para llegar un acuerdo que, a pesar de todo, aún cree que es posible antes de que se produzca antes del jueves. "Aún se puede salvar la situación", ha aventurado.

Para ERC, el objetivo es  que se elimine la posibilidad de una repetición electoral que asegura que penalizará a toda la izquierda por igual. El objetivo es "evitar la irresponsabilidad histórica" de evitar que PP, Ciudadanos y Vox lleguen al Gobierno. "Quien crea que si volvemos a llamar a las urnas a la gente el 10 de noviembre van a distinguir entre nosotros, se equivoca o miente o lleva demasiado tiempo en un despacho rodeado de gurús de la demoscopia", ha advertido Rufián a Sánchez, y también a Iglesias porque las reclamaciones para que lleguen a un acuerdo se han dirigido a ambos. "Este pato, señorías de Unidas Podemos, lo vamos a pagar todos".

Rufián se ha preguntado cuál será el comportamiento del presidente no sólo en la sesión de investidura sino también a lo largo de la legislatura. "¿Será el Sánchez del 'no es no' o el del 'no' a Iglesias?", "¿el de la reprobación de Soraya Sáenz de Santamría por los palos del 1-0 o el de a lo mejor volvermos a aplicar el 155 si se portan mal?".