Madrid Central
Imagen de la Gran Vía de Madrid. JORGE PARÍS

Madrid Central se queda. No han sido uno sino dos los jueces que han dictaminado la eliminación de la moratoria de multas. Dos autos paralelos que coindiden en que la salud y el medioambiente priman frente a las anomalías en el sistema de multas.

El pasado 4 de julio el grupo municipal socialista inició la batalla judicial contra las medidas del nuevo Gobierno presentando ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 7 de Madrid una petición de "medidas cautelarísimas" contra la moratoria de Madrid Central.

En un primer momento el juez estimó que, antes de tomar una decisión, debía atender las alegaciones formuladas por el Ayuntamiento. Doce días después, la resolución falla en favor del grupo solicitante al entender que "priman los derechos al medio ambiente y la salud sobre las deficiencias en el sistema de multas".

Un argumento semejante al que da el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 24, al considerar que "la existencia de deficiencias en el sistema de multas debe ceder ante la protección a la salud y al medio ambiente". A lo que añade: "El acuerdo municipal (que la suspendía) no ofrece ninguna alternativa para suplir la supresión de la zona de bajas emisiones, ni justifica tampoco que la misma haya sido ineficaz o haya producido un daño mayor del que trataba de evitar en el plano medioambiental".

Esta segunda resolución ha sufrido un mayor recorrido. Cuando el pasado 5 de julio –siguiendo el ejemplo del PSOE– la Plataforma en Defensa de Madrid Central denunció la nueva línea de actuación del Ayuntamiento, el juez procedió a la suspensión de las multas de forma inmediata, sin pedir alegaciones al Ayuntamiento. Tras esta victoria de los ecologistas, el equipo de Almeida anunció que recurriría esta decisión. Así lo hizo el pasado viernes, día en que el plazo expiraba.

El grupo socialista, el equipo municipal y los ecologistas ya tienen sus respuestas: "La protección a la salud y al medio ambiente son principios que deben regir la actuación de los poderes públicos", dictamina el segundo auto. Pero la batalla aún no ha acabado. El Ayuntamiento podría interponerse a ambos recursos de apelación ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM. El equipo municipal aún no ha adelantado su postura, pero sí se muestra firme ante su decisión de modificar la herencia recibida por Carmena.

"Acatamos el auto judicial que suspende la moratoria de multas, pero la posición del Ayuntamiento sigue siendo la misma: queremos plantear un modelo alternativo, más eficaz que Madrid Central, porque fue un fracaso en términos de contaminación y en términos de movilidad", ha declarado este martes el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante. Un proyecto que el equipo abordará "a través de las reuniones con todo aquel que tenga algo que aportar en relación a la contaminación de Madrid".

Consulta aquí más noticias de Madrid.