Sánchez, en la Ejecutiva del PSOE
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta del partido, Cristina Narbona, durante la reunión de la Permanente de la Ejecutiva Federal del partido, este lunes en Ferraz. EFE/Luca Piergiovanni

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, acudirá este martes a su reunión con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, con una propuesta de "Gobierno monocolor" y un conjunto de medidas que no van más allá del programa electoral con el que se presentó a las elecciones del 28-A. Aunque hay medidas relacionadas con el mercado laboral, pensiones o política de vivienda, no llega a las exigencias del partido morado para una derogación completa de la reforma laboral, la vinculación de las pensiones al IPC en lo sucesivo o un mecanismo para controlar los precios del alquiler.

Tampoco ofrecerá plazas en el Consejo de Ministros a miembros de Unidas Podemos, porque se mantendrá en su última propuesta, de "tener en cuenta" eventuales "sugerencias" que pueda hacerle Iglesias de nombres de personas independientes. Además, el PSOE mantiene que "el orden lógico" es negociar un acuerdo programático para entrar después en la posiblidad de que personas de Podemos entren en la Administración Pública, en ningún caso como ministros. Los puestos concretos que Sánchez está dispuesto a ofrecer a Podemos se sabrán antes de la investidura, han asegurado fuentes socialistas. Hasta entonces, Narbona ha afirmado que los "puestos institucionales" ni siquiera han sido objeto de debate en la Ejecutiva de este lunes.

Narbona ha presentado este lunes un documento de 38 páginas que el partido ha llamado "Propuesta abierta de cooperación para un Gobierno social, feminista, ecologista , europeista y progresista". Según han apuntado fuentes del partido, es el "paso definitivo" después de la propuestas que lanzó la semana pasada en una entrevista en Telecinco, donde se abrió a la posibilidad de que Iglesias "sugiera" ministras o ministros independientes y de reconocido prestigio.

El dcumento busca una "aproximación" con Unidas Podemos de cara a la investidura pero , sin embargo, no incluye novedades con lo comprometido ya por Sánchez en campaña electoral en cuestiones donde las diferencias con Podemos son patentes. En todo caso, Narbona ha insistido en que el PSOE trabaja para que la investidura sea en julio y que la posibilidad de una repetición electoral es una "hipótesis" que de momento no se ha planteado, aunque no ha descartado que se considere en el futuro.

"Es una hipótesis que no estamos contemplando porque creemos que España necesita un Gobierno cuanto antes, si hay que contemplarla en su momento se hará, pero no ahora porque la prioridad absoluta es intentar crear las condiciones necesarias para que haya un acuerdo para la investidura", ha dicho Narbona.

La negociación del acuerdo programático con Unidas Podemos la dirigirán por parte del PSOE su portavoz parlamentaria, Adriana Lastra; la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero; la secretaria federal de Educación, Mari Luz González Seijo, y Francisco Salazar como enlace directo con Moncloa.

Reforma laboral y pensiones

Iglesias insiste en que se deroguen las reformas laborales de 2012, que hizo el PP, y la antetior, del PSOE. Según el documento aprobado este lunes en Ferraz, Sánchez se compromete a "iniciar un diálogo con los agentes sociales para la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores" y "analizará la conveniencia de aprobar, con carácter de urgencia, las modificaciones de los aspectos más lesivos de la reforma laboral en 2012".

Por lo que respecta a las pensiones, Unidas Podemos exige que su revisión anual se vincule al IPC por ley y para siempre. El PSOE se muestra a favor, pero en su documento no pone un horizonte temporal y hacer referencia a la sostenibilidad del sistema que, según ha afirmado en el pasado, para el PSOE es un obstáculo para garantizar la revalorización por IPC para el futuro.

"Estamos comprometidos a la actualización de las pensiones de acuerdo con la evolución del IPC real", eliminando el factor de sostenibildad y aumentando en mayor medida las pesones mínimas y no contributivas, dice la propuesta socialista para Iglesias. Sin embargo, también incide en la necesidad de que el sistema de pensiones público sea sostenible, lo que exige "medidas a corto plazo para eliminar el déficit actual en el plazo de cinco años".

Vivienda

El capítulo de vivienda está dividido en diez párrafos y es la parte que se ha "reforzado" para atender las demandas de Podemos, aunque sigue sin figurar su exigencia central, la de crear un índice de precios que los limite en las zonas donde haya subidas abusivas.

Como ya prometió en campaña, el PSOE se compromete a crear "un gran parque público de alquiler público" o fomentar la rehabilitación de vivienda destinada al alquiler.

En este punto, el PSOE responde a las críticas de Podemmos por la venta de los inmuebles de la Sareb a grandes fondos de inversión -fondos buitres- y propone un "nuevo plan de actuación de la SAREB para la firma de convenios con comunidades autónomas y ayuntamientos" que "impulsen" la utilización de viviendas para alquileres sociales".

Paso definitivo

Estas medidas figuran en la "propuesta concreta" que Sánchez ha presentado este lunes a la Ejecutiva del PSOE para buscar el apoyo de Unidas Podemos a su investidura. Es el "paso definitivo" después de la propuestas que lanzó la semana pasada en una entrevista en Telecinco, donde se abrió a la posibilidad de que Iglesias "sugiera" ministras o ministros independientes y de reconocido prestigio.

También entonces, Sánchez propuso crear una comisión de seguimiento de los acuerdos como aval del cumplimiento de los compromisos que se alcancen para formar el gobierno de cooperación que propone, algo que Podemos critica que no se hizo en el acuerdo programático y presupuestario que Sánchez e Iglesias firmaron el pasado mes de octubre.