Sophia y sus padres
Sophia junto a sus padres. Instagram Natalie Weaver

Sophia, una niña con una deformidad facial debido a un síndrome sin identificar, y que sufría diabetes de tipo 1 y síndrome de Rett, ha fallecido en la noche de este sábado a los 10 años.

La madre de la pequeña, Natalie Weaver, ha compartido la triste noticia con sus seguidores de Twitter: "Nuestra dulce Sophia dejó este mundo anoche mientras pasaba todos los días de su vida, rodeada de amor y adoración", escribía en la red social.

"Una vez que salgamos de este dolor tan abrumador, continuaremos ayudando a otros en su memoria", ha comunicado Natalie, que se ha convertido en una referencia en la lucha contra el odio a las personas con alguna deformidad.

A través de sus redes sociales, la madre de Sophia siempre ha peleado por los derechos de las personas con deformidades y ha tratado de concienciar sobre la crueldad que estas sufren en la sociedad.

También en su cuenta de Twitter, Natalie anunció el pasado mes de abril que su pequeña no pasaría más por el quirófano, siendo la número 30 la última operación a la que se sometería.