Beltrán Pérez, candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla
Beltrán Pérez, candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla el próximo 26-M. FERNANDO RUSO

El candidato popular a la Alcaldía de Sevilla para las elecciones municipales del 26-M, Beltrán Pérez, acude a esta entrevista en la caravana electoral con la que estos días está recorriendo todos los barrios de la ciudad. Acusa al actual regidor, Juan Espadas, de "no hacer nada" y, convencido de que batirá las encuestas, afirma que será un alcalde "con las mangas remangadas y las manos en el tajo".

Tiene una amplia experiencia en el Ayuntamiento como concejal, pero esta es su primera campaña como alcaldable. ¿Qué sensaciones tiene?

La primera es personal. Siento que estoy en el momento óptimo para ser alcalde de Sevilla, puesto que acumulo una amplia experiencia en Gobierno y oposición. Además, tengo una edad y una actitud apta para afrontar los retos de la ciudad sin miedo a los costes personales que llevan aparejadas esas medidas de cambio y transformación. En segundo lugar, la amplia experiencia en campañas electorales me dice que esta vez la campaña importa más que nunca y que estamos haciendo una en la que crecemos día a día. Y en tercer lugar, estoy convencido de que va a haber un Gobierno de cambio porque hay un alcalde y candidato del PSOE, Juan Espadas, centrado en una realidad paralela de una ciudad que no existe. Y la ciudad real, la del día a día, la de los servicios públicos, no está conforme con el Gobierno porque hay un alcalde que ha perdido el contacto con la calle, que se ha desenchufado de los barrios.

La campaña la inició con polémica por el acto de apertura en la Feria. ¿Por qué lo decidió así?

Creo que tanto el Gobierno como el resto de partidos estaban en contra porque, siendo obvia, era una gran idea que iba a llamar mucho la atención y que iba a centrar un acto de apertura de campaña justo donde la ciudad tenía los ojos puestos. Si no fuera así, nadie hubiera protestado. Llamó la atención que la oposición a un acto de campaña de un partido se hiciera desde el Gobierno, lo que me pareció una clara invasión de las decisiones de una candidatura. Se demostró que no había el más mínimo impedimento jurídico y que solo era una cuestión de oportunidad o de opinión. Finalmente, lo que la polémica consiguió es que el acto de presentación de nuestra campaña tuviera muchísimo más eco que los últimos siete u ocho actos de apertura de campaña. Y vivimos un gran ambiente en la caseta del PP. Las elecciones y la democracia son una fiesta y la vivimos en un entorno festivo, con la gente muy animada.

El CIS vaticina que Espadas rozaría la mayoría absoluta. ¿Le preocupa el sondeo?

Los sondeos me preocupan solamente por la capacidad de generar opinión. Por un lado, el 80% de participación de la encuesta del CIS, que va a ser irreal. En las generales hubo un 75% y no creo que haya más de un 60% en las próximas. Por otro, el 45% de indecisos en la última encuesta que se ha publicado, que corresponde fundamentalmente al electorado de centro derecha, me hace tener claras esperanzas de batir las encuestas y ser capaz de conformar un Gobierno de cambio en Sevilla. ¿Cuántos presidentes de comunidades autónomas, de Gobierno o alcaldes lo han sido con las encuestas en contra? Muchos, y yo voy a ser uno de ellos.

Hablemos de pactos. ¿Estaría dispuesto a pactar con Vox, como Juanma Moreno en la Junta?

Estoy convencido de que vamos a conformar una mayoría suficiente. Voy a recuperar muchos votos que antiguamente fueron del PP, vamos a concentrar el voto útil del cambio en Sevilla y vamos a obtener una mayoría que nos permita generar un Gobierno moderado, de cambio, que esté abierto a todos los ciudadanos y quepan muchos ciudadanos, sin exclusiones y con un marcado sello de liderazgo, ambición de ciudad y transformación de Sevilla.

Pero ahora que Pablo Casado intenta distanciarse, ¿usted estaría dispuesto a hablar con Vox?

Aquel que insulta a un partido con representación, salvo que sus posicionamientos sean claramente inconstitucionales o defiendan el terrorismo, que los hay, o defiendan actitudes inadmisibles... Creo que negarse de entrada a hablar con nadie no es una actitud especialmente democrática. Y creo que hay un pacto de Podemos y PSOE absolutamente cerrado que radicalizaría el Gobierno de Sevilla, pese a que Espadas se muestre como un candidato moderado. Y yo creo que voy a poder conformar una mayoría de Gobierno de cambio con un proyecto centrado, equilibrado, abierto a todos los ciudadanos y donde quepan muchos ciudadanos.

¿Teme que Cs pueda elegir a Espadas como pareja de baile?

La diferencia está en que yo no tengo acuerdos cerrados con nadie. Solamente acuerdo y pacto con los ciudadanos día a día en una campaña de claro perfil ciudadano y vecinal. Después de las elecciones, se hablará con quien haya que hablar. Pero el pacto cerrado que tiene Espadas con Podemos no está cerrado en la posible mayoría de cambio, porque creo que si tienes un pacto cerrado, tienes que contárselo a los ciudadanos. Lo que no vale es tener un pacto cerrado, ocultárselo a los ciudadanos, intentar captar un voto de derecha y a la vez insultar a la derecha. Y quien está haciendo eso evidentemente es el candidato del PSOE, que es una contradicción en sí mismo.

Beltrán Pérez, candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla

Tras la sangría de las autonómicas y generales, dice que confía en recuperar mucho voto perdido, ¿de dónde vendrán esos votos?

El resultado en las elecciones generales, siendo malo, ha sido referencia a nivel nacional en el partido puesto que el PP ha aguantado bien y se ha quedado a un 1,3% de generar una posible mayoría de cambio. El escenario municipal va a ayudar, destensando el debate y centrándonos en las propuestas concretas para Sevilla y va a permitir una ventaja competitiva aún mayor en las elecciones municipales. La comparativa de la lista que lleva el candidato del PSOE y la lista que lleva el PP no tiene color. El carácter ciudadano, representativo y profesional de la lista del PP es imbatible. A partir de ahí, yo creo que voy a reagrupar mucho voto que en su día perteneció al PP. Incluso tengo adhesiones de muchos votantes que tradicionalmente han votado al centro izquierda, porque conocen mi trayectoria, conocen mi talante, están viendo la campaña y están empezando a ser seducidos por un modelo de ciudad abierto a todos, transformador, conservador de las tradiciones, pero que apunta a la ciudad de Sevilla hacia la modernidad y la generación de oportunidades.

Parece que habrá mucho baile de votos. Usted espera el del centro izquierda y Espadas el de la derecha.

La gran contradicción que tiene el señor Espadas, que es una persona contradictoria en sí misma, es que mientras insulta en unos sitios al votante de derechas, a la vez se arrastra para conseguir el voto de derecha. Yo veo sinceramente a muy poco votante de centro derecha cogiendo la papeleta de la rosa y el puño, por lo que ha pasado, por lo que está pasando y por lo que está por venir. Si el planteamiento de Juan Espadas es querer ser alcalde sobre los votos del centro derecha, creo que se está equivocando, con los votantes del centro derecha y con sus propios votantes, que están viendo con malestar cómo no es fiel al posicionamiento de las personas que le han dado el voto hasta ahora.

Yo simplemente soy fiel a mi personalidad, a la que he mostrado durante mis años de concejal y a la que estoy mostrando como candidato a la Alcaldía. No insulto a ningún votante ni quiero vender que ningún votante que no me va a votar jamás me va a votar. Sí le digo que tengo el teléfono lleno de mensajes, se ha trasladado la posibilidad de muchos votantes que han votado tradicionalmente al centro izquierda de votarnos por el carácter abierto, moderado, centrista y transformador de nuestra opción política. Somos el único partido que está mostrando a las claras que tiene un modelo de ciudad avalado por un Consejo de Ciudad, una plataforma civil de expertos que nos están dando las mejores propuestas para ofrecérselas a los ciudadanos. Todos independientes y muchos de ellos, incluso pertenecientes a otras opciones políticas o de trayectoria en otras opciones políticas como el Partido Andalucista, el PSOE e, incluso, alguno un poquito más allá. 

Tras los resultados del 28-A, algunos candidatos del PP, como Albiol en Badalona, han decidido apostar por una candidatura más personalista sin mostrar las siglas del partido. ¿Cuál es su caso?

Este proyecto se siente identificado con el Aznar del viaje al centro del 93, año en el que me afilié; con los años de Gobierno de Aznar, transformadores para España, de moderación, de pacto y de ilusión; con el carácter moderado y tenaz de Mariano Rajoy; y con el lema trasladado de la dirección nacional, Centrados en tu futuro, es decir, una apuesta centrada. La constante que me acompaña desde que me afilié al partido hace 26 años es la concepción moderada y centrista de un centro derecha que es capaz de mejorar la vida a los ciudadanos. Creo que esas dos claves son las fundamentales. ¿Que eso coincide con mi manera de ser? Por supuesto. ¿Que eso es lo que llevo haciendo desde que me nombraron candidato hace un año y dos meses? Por supuesto. Creo en la coherencia de la política. Lo que no creo es en un señor que se dice de izquierda, que rampla por conseguir el voto de derecha, que a la vez insulta a la derecha, que reniega de sus siglas y de la persona que representan, que es Pedro Sánchez, y que a la vez tiene un pacto cerrado con la extrema izquierda. Yo creo que a los ciudadanos hay que ofrecerles claridad, sinceridad y estoy convencido de que Juan Espadas está engañando descaradamente a los ciudadanos.

¿Por qué?

Es un alcalde despegado de los barrios, pero centrado en cuestiones que, si bien pueden suponer un complemento a la ciudad, como son las galas, los congresos y las visitas, está muy alejado del día a día de los ciudadanos. Sevilla cada vez está más sucia, hay proliferación de plagas de ratas, el autobús cada vez acumula más retrasos, los árboles y las zonas verdes están en pésimo estado, estamos en el puesto 36 de creación de empleo a nivel nacional, es decir, a la cola de la creación de empleo, hay miles de barreras materiales e inmateriales para aquellas personas que tienen alguna discapacidad, hay una clamorosa ausencia de digitalización en Sevilla, y esa es la realidad que hay que afrontar y en la que hay que trabajar las 24 horas. Las galas, los congresos, los grandes eventos siempre han venido a Sevilla y van a seguir viniendo. Por lo tanto, sin dejar de prestarle atención, creo que el enfoque de un alcalde tiene que estar más en el día a día de los vecinos que en intentar vender realidades paralelas que no existen en la ciudad.

¿Cómo es esa Sevilla real que quiere Beltrán Pérez?

Hemos diseñado y pensado una Sevilla a 15 años, que es como se piensan las ciudades. No quiere decir que el proyecto cuaje en 15 años, ni mucho menos. Hay medidas a adoptar en corto, medio y largo plazo. El primer día de Alcaldía, voy a iniciar el expediente de climatización de los colegios de Sevilla, que son un horno para nuestros niños. Voy a empezar a tramitar unas ordenanzas fiscales con una rebaja de impuestos clara que haga la ciudad competitiva para vivir, invertir y montar un negocio. Vamos a poner en marcha un proyecto, con el que no cuenta ningún partido, de ciudad verde habitable y sostenible. Vamos a poner en marcha esa Sevilla en la que dentro de algunos años no exista ni una sola barrera material o inmaterial para personas con discapacidad, y los que hoy son los últimos, puedan caminar en primera fila junto al resto de sus vecinos. Vamos a iniciar los expedientes necesarios para la digitalización de la ciudad, primero del Ayuntamiento, en segundo lugar de la ciudad y en tercer lugar, de nuestro sector productivo para hacerlo competitivo. Una estrategia de excelencia en nuestro patrimonio histórico, gran parte derruido y en peligro de perderse y, en otros casos, cerrado porque no están en óptimas condiciones, y de excelencia cultural. Y un proyecto que haga que la población de Sevilla, en vez de decrecer constantemente, se dirija al crecimiento. Una Sevilla que hoy no se trabaja con el debido empeño, una Sevilla que aproveche su capitalidad para liderar Andalucía, para atraer inversión, para atraer proyectos de inversión pública también. Y una Sevilla en la que la ambición de ciudad, no la personal, y el inconformismo sean el espíritu que nos lleve a sumar al orgullo pasivo por lo heredado -nuestro patrimonio, gastronomía, nuestra manera de ser, nuestra fiesta- el orgullo activo de lo conseguido, invirtiendo, compitiendo, trabajando y peleando duro por el futuro de Sevilla.

¿Cuál considera que es la principal carencia de la ciudad?

Sin duda alguna, el empleo. Que en un momento de bonanza económica en el que otras ciudades como Málaga han conseguido sacar una alta rentabilidad en términos de empleo y de posicionamiento de ciudad, me hace ver que Juan Espadas ha sometido los intereses de la ciudad a sus intereses electorales. Para no molestar y para no tener ningún problema, no ha hecho absolutamente nada. Es una política quietista que le está haciendo daño a la ciudad. Yo confío más en alcaldes dinámicos, que apuestan y que compiten, como Francisco de la Torre en Málaga, que llevan a la ciudad a la excelencia, que en alcaldes que basan su actividad en no hacer nada para no equivocarse. No hay que tener miedo a equivocarse, a lo que hay que tener miedo es a no hacer nada. Y es exactamente lo que está ocurriendo. Nosotros tenemos un amplio catálogo de medidas para que el objetivo uno de nuestro modelo de ciudad, el primero, sea convertir a Sevilla en un foco de oportunidades, desarrollo económico, progreso para los ciudadanos y fundamentalmente todo ello dirigido al empleo en la ciudad. Para que vuelvan los que se han tenido que ir después de haberse formado en Sevilla, para que los que están encuentren una oportunidad y para que vuelvan y no se tengan que ir los que hoy están estudiando y quieren seguir viviendo en Sevilla.

Beltrán Pérez, candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla

Ha dicho que quiere convertir Sevilla en una "isla fiscal", al estilo de la BMI de Moreno en Andalucía, pero la oposición le ha criticado duramente por ello.

Juanma Moreno prometió bajar los impuesto y ha cumplido una vez que ha sido presidente. Yo he prometido bajar los impuestos y cuando sea alcalde voy a cumplir. No termino de entender cómo todavía puede haber una opción política que quiera cobrarle más a los vecinos. Me cuesta trabajo ver cómo alguien se presenta a unas elecciones diciendo que le va a subir los impuestos a los vecinos en vez de bajarlos. Está demostrado que la rebaja de impuestos acaba provocando a medio plazo una mayor recaudación. Un candidato del PSOE que deja de invertir 150 millones de euros en los barrios, en empleo y en medidas transformadoras de la ciudad no está legitimado para decir que, encima, le quiere subir los impuestos a los ciudadanos. Nuestra apuesta es clara, y se lo planteamos a los ciudadanos sin ningún tipo de dramatismo: hay dos modelos, el de la izquierda, que quiere subir los impuestos; y el de centro derecha, el del cambio, que quiere bajar los impuestos. Creo que nadie quiere pagar más impuestos.

¿Puede detallar qué impuestos van a bajar?

Se van a reformar 42 tributos, precios públicos o tasas. Y aumento de bonificaciones fiscales que van a proteger fundamentalmente a nuestros mayores, a las familias, especialmente a las numerosas para fomentar la natalidad y fomentar el crecimiento de la población, a mujeres y a jóvenes emprendedores. A partir de ahí, hay tres impuestos que me gustaría destacar. La rebaja del IBI a aquellos locales vinculados a un negocio, aquellos que generan negocio y, por lo tanto, creación de empleo para estimular la economía. Suprimir el impuesto de plusvalía mortis causa para 300.000 bienes inmuebles que hay en Sevilla, para que heredar un bien inmueble deje de ser un infierno y sea el sitio más barato de España para heredar una pequeña vivienda o un local. Y por último, para estimular la economía y atraer a las empresas que generan más empleo por cuenta ajena, vamos a rebajar el impuesto de actividades económicas a más de 7.000 empresas, que son las que acumulan la mayor capacidad de generación de empleo por cuenta ajena.

¿Qué barrios considera que necesitan una intervención más urgente?

En materia social, educativa y de seguridad ciudadana, evidentemente esos siete barrios que están entre los diez con mayor exclusión social de España. Que yo lea declaraciones del alcalde diciendo que le parece mal y no haya hecho absolutamente nada, me parece el mayor ejercicio de frivolidad política que se pueda hacer. A barrios como el Polígono Sur, Torreblanca o Tres Barrios hay que ir de verdad y con opciones transformadoras. Desde el punto de vista de gestión diaria, limpieza, zonas verdes, control de plagas, transporte público y todo el catálogo de propuestas puramente municipales, creo que no hay un barrio del que no se pueda decir que está más sucio, se atiende peor a los ciudadanos y que sus zonas verdes y árboles están en peor estado. Y eso nos lleva a una conclusión. Hay un candidato del PSOE, hoy alcalde, Juan Espadas, que está absolutamente desenchufado de los barrios y que está centrado en una realidad paralela que ofrece una ciudad que no existe, cuando en Sevilla existen muchísimos problemas de competencia municipal que hay que afrontar y en los que hay que remangarse. Y yo estoy dispuesto a eso. A ser ese alcalde que no solamente genere un liderazgo colectivo en la ciudad para que mejore Sevilla, sino el alcalde que esté al frente del día a día, del trabajo, con las mangas remangadas y las manos en el tajo.

Usted apuesta por abordar la red completa de metro, pero hasta que los sevillanos puedan disfrutar de nuevas líneas pasarán varios años. ¿Qué propone hasta entonces para mejorar la movilidad?

Somos el único partido que durante años hemos defendido una red completa de metro. Y ahora con el Gobierno del cambio, encabezado por Juanma Moreno, se abre la esperanza a que Sevilla tenga metro. Voy a ser el alcalde que lleve el metro a Sevilla Este. Pero también le digo que seré el alcalde que lleve el metro a Bermejales y Bellavista y hasta Triana, para acabar completando la red completa con la circular 4. Sabiendo que va a tardar, pero que cuanto antes se empiece antes se acabará el problema, porque llevamos diez años sin que nadie haya sido capaz de dar ni un solo paso para hacer realidad la red de metro. Mientras tanto, tenemos que potenciar la movilidad eléctrica, el transporte público a través del autobús con carriles rápidos y plataformas específicas para las zonas más alejadas de la ciudad. Y hay que hacer un llamamiento a la concienciación de que es preferible usar el transporte público o compartir el vehículo privado, pero sin prohibiciones, restricciones ni limitaciones. Creo en la libertad del individuo en elegir y la mejor movilidad no puede ir a costa de hacerle la vida imposible a los vecinos. Por ejemplo, el plan de peatonalización de la zona de Ponce de León está generando mucho malestar en el Casco Antiguo, porque ese posicionamiento de ciudades amables son claramente agresivos con los vecinos del Casco Histórico. Por lo tanto, hasta que no haya alternativa de movilidad, las peatonalizaciones tendrán que esperar. Esa gran alternativa es el metro, un transporte público de mayor calidad y una alternativa de movilidad eléctrica. He de decirle que nos fuimos del Gobierno con 70 puntos de recarga para vehículos eléctricos y que a día de hoy no funciona ninguno.

¿Qué medidas propone para resolver el problema de la vivienda y de los elevadísimos precios del alquiler?

En primer lugar, la revisión parcial del PGOU, una medida que va a transformar el futuro urbanístico, social y económico de la ciudad. En cuanto a los desarrollos de suelos terciarios, vamos a liberalizar y a compatibilizar usos para que sea fácil desarrollar solares destinados al negocio, al comercio y al emprendimiento. Y vamos a flexibilizar la normativa para que construir vivienda en Sevilla sea más barato, que puedan ofrecerse viviendas asequibles y adaptadas a las actuales necesidades de los ciudadanos, que no son las de 2006. Y esa puesta en oferta de muchas más viviendas va a generar una caída de precios. A todo esto se opone Espadas, que parece que quiere dejar las cosas como se planificaron en 2006 y como han sido un fracaso en el periodo 2015-2019. Eso es lo que nos diferencia a Juan Espadas y a mí, que quiero atreverme con medidas transformadoras del futuro de la ciudad y que él quiere conservar todo lo que lastra a la ciudad de Sevilla y le hace sentir cómodo. Es curioso el carácter conservador de un alcalde de izquierdas y el carácter modernizador y generador de progreso de alguien que quiere ser alcalde desde una óptica de centro derecha.

¿No cree que las viviendas turísticas están influyendo en este problema?

Por supuesto que influye. Y nuevamente, la actitud de Juan Espadas ha sido el quietismo y no hacer nada para no molestar a nadie. Nosotros tenemos claro que hay que equilibrar el derecho a obtener un rendimiento de tu propiedad privada, somos un partido liberal y defendemos la libertad de empresa y la libertad de gestión económica de tu patrimonio, con defender el alma y la configuración humana de las zonas históricas de la ciudad de Sevilla. El secreto está, como siempre, en el equilibrio. Y nosotros lo encontramos en la declaración de zona saturada de apartamentos turísticos ilegales. Porque el verdadero problema no son los apartamentos turísticos legales, son los ilegales, que no contribuyen al desarrollo de la ciudad, que en muchos casos no tienen una oferta de calidad, y que además están generando esa presión que hace que se despueblen las zonas históricas de la ciudad haciendo perderse su configuración humana. El alma de nuestra ciudad en los cascos históricos no solamente son sus habitantes, también su comercio. Si se pierden sus habitantes tradicionales, se pierde su comercio tradicional.

Beltrán Pérez, candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla

¿Destacaría algo positivo de la gestión de Espadas en estos cuatro años?

Lo único que ha hecho es aprovechar la inercia de las buenas políticas iniciadas en la época del PP y de culminar gran parte del trabajo hecho durante ese periodo. Todo el mundo sabe que hay medidas que tardan tres, cuatro años en realizarse. Por encima de que haya intentado adueñarse de ellas, una cuestión que consideramos que es humana, creo que lo que ha hecho bien es respetar el magnífico trabajo que hizo el PP para apropiarse de él. Ha tenido una buena actitud como alcalde, pero yo creo sinceramente que Sevilla merece algo más que un alcalde con buena actitud. Creo que todos los que nos presentamos a alcalde tenemos una buena actitud en general hacia los ciudadanos y hacia la ciudad y el mérito no debe estar ahí. El mérito debe estar en los logros y en los éxitos conseguidos. Y a día de hoy, yo solo veo a Espadas decir que hay cien medidas en marcha, pero el 80% corresponden a la iniciativa privada, es decir, a otros, y el 20% estaban puestas en marcha en la época del PP. El alcalde no debe ser un relator de los éxitos de otros, debe ser alguien que cuente cuáles son sus éxitos. Y a día de hoy, él no los cuenta, por lo tanto a mí me cuesta trabajo también detectarlos.

Es usted aficionado al boxeo y se habrá llevado algunos golpes. ¿No ser el próximo alcalde de Sevilla sería el golpe más grande de su carrera?

Soy aficionado a practicar boxeo, pero no compito porque como no soy una persona agresiva no daría ningún rendimiento en un ring. Lo que busco en el boxeo es el entrenamiento y los valores de superación, compañerismo, esfuerzo y determinación por conseguir algo. Es un deporte duro. Si con solo un año como candidato no soy alcalde, será un golpe porque creo que puedo ayudar a la transformar la ciudad desde la Alcaldía, pero evidentemente la vida es capaz de darte golpes mucho más duros.