Cristina Peláez, candidata de Vox
Cristina Peláez, candidata de Vox a la Alcaldía de Sevilla. FERNANDO RUSO

La candidata de Vox a la Alcaldía de Sevilla, Cristina Peláez, se marca tres objetivos prioritarios e "inmediatos" para el próximo mandato: seguridad, limpieza y bajada de impuestos. Lo cuenta en una entrevista a 20minutos.es en una de las sedes que el partido tiene en Sevilla, donde un grupo de voluntarios se encuentra ensobrando la publicidad electoral del partido.

Para comenzar y dejar claros los conceptos. ¿Son ustedes un partido de extrema derecha?
Somos de extrema necesidad, porque somos un partido que dice las cosas sin ningún complejo, lo que piensan las personas de la calle, con ideas sensatas y razonables que todo el mundo puede entender. Hablamos con el lenguaje de la calle. La gente cuando habla de extrema derecha no sabe el origen de esta afirmación. Es como una especie de palabra policía que la izquierda siempre ha lanzado para callar cuando alguien no comparte sus ideas. Queremos romper esa barrera, somos un partido absolutamente democrático, con unas ideas que el que sabe de verdad lo que es la extrema derecha no nos puede catalogar nunca así.

¿En qué espectro político se sitúan entonces?
Liberal en lo económico y conservador en lo moral, por ejemplo. En cuanto al Ayuntamiento, tenemos muchas ideas que responden al sentir popular y queremos estar muy cerca del ciudadano, porque hemos detectado que tanto los viejos partidos como los nuevos, que se han acomodado rápidamente a la misma forma de hacer política, están absolutamente alejados de los problemas del ciudadano. Nosotros hemos surgido por eso. Tenemos una ideología, pero hay gente que puede no estar de acuerdo con ciertas cosas que nosotros planteamos y sí está de acuerdo con las medidas que queremos para España.

¿Así que confía en recibir votos de ciudadanos que ideológicamente no coinciden con ustedes?
Eso ha pasado en las generales. Muchísimo voto viene de la abstención, porque había gente que ya estaba tan desencantada con los partidos políticos que ya no votaban. Hay gente incluso de Podemos, que se ha sentido defraudada con el movimiento del 15-M, porque cuando han llegado al poder han hecho cosas tan escandalosas como lo de Galapagar. Y sus votantes, por más que lo expliquen, no lo entienden. Y al final están haciendo las tácticas propias de los partidos comunistas, que cuando llegan al poder se olvidan del pueblo y ellos se compran casoplones. Este partido recogía el sentir del pueblo, pero era mentira. Nosotros tenemos una garantía, que las personas pueden estar seguras de que vamos a cumplir. Y es que llevamos cinco años diciendo lo mismo, el mismo mensaje, guste o no. Nosotros no hemos cambiado al albur de encuestas o de lo que nos han dicho los medios, que nos han atacado mucho, han tergiversado y mentido. Nosotros no nos hemos arredrado, seguimos diciendo lo mismo que el primer día. Y pienso que eso es garantía de que cuando lleguemos a las instituciones vamos a cumplir, porque si no lo hemos cambiado en estos cinco años, ¿lo vamos a cambiar ahora? El ciudadano lo puede tener claro, le podemos gustar o le podemos no gustar, pero desde luego si le gustamos puede contar con nosotros para todo. Y eso es lo que convence, creo yo.

¿Está de acuerdo con los postulados que defiende su partido en materia de violencia de género?
Claro, pero vamos a entendernos. ¿Qué se ha dicho y qué es la realidad? La ley de violencia de género está fallando, el 80% de los casos no llegan a juicio, es un fracaso. Nosotros decimos: falla la ley, hay que cambiarla. Pues ya que estamos, vamos a hacer una ley de violencia intrafamiliar y recogemos a otros colectivos que no están representados, como los hombres, ancianos y niños. Hay niños que sufren maltrato y no están recogidos por esta ley. Hay hombres que sufren maltrato, por supuesto. ¿Que hay pocos? Vale, pero con que haya una sola muerte al año de un hombre por maltrato yo tengo que defenderlo. Eso es lo que nosotros decimos. Pero ¿qué ha pasado? Han dicho: "Estáis en contra, queréis que peguen a las mujeres...." Esto no tiene nombre, esta forma de hacer política es precisamente lo que nosotros denunciamos. Se ha perdido la honorabilidad en la política. Nosotros venimos todos de la calle, no somos políticos profesionales. No ganamos nada.

Cristina Peláez, candidata de Vox a la Alcaldía de Sevilla

¿Por qué ha decidido entonces dar el paso a la primera línea?
Porque hemos visto un estado de corrupción política, no solo económica, sino moral, que a los que tenemos sangre en las venas ya no nos basta con votar cada cuatro años. Y ha llegado un punto en que todos los que nos hemos metido en este embolado, porque te aseguro que es un embolado, lo hemos hecho por conciencia cívica. Por hacer algo por nuestros hijos. Vamos a devolverles el sentido de honorabilidad a la política. Esto que digo parece de perogrullo, pero es muy fuerte. La gente se mete en política para medrar, la gente echa los dientes en un partido político, no tiene experiencia laboral. Yo tengo más de 20 años de experiencia laboral. Yo he sido ciudadana y ahora puedo aportar más a la política. Nos echa en cara que no venimos de la política y que no sabemos, pero ¿cuánto tardo yo en aprender? ¿Y cuánto tardas tú en encontrar un trabajo en el mercado laboral? Yo puedo aportar cosas a la política de verdad. ¿Qué puedes aportar tú que has echado los dientes en un partido político?

He leído que es usted antigua votante del PP. ¿Por qué decidió pasarse a Vox?
Cuando Mariano Rajoy llegó al poder con esa mayoría absoluta tan difícil de conseguir y no hizo nada de lo que llevaba en su programa, decidí cortar, ahí empecé a preocuparme. Me sentí insultada, indignada y dije "nunca más, a mí me has traicionado una vez, no dos". Y como yo, mucha gente. Lo que pasa es que estábamos huérfanos de partido. Vi el movimiento de Cs en Cataluña, pero yo no comparto la ideología de Cs, que es profundamente de izquierdas, por más que se venda de derechas. A lo mejor en lo económico, pero como Cs da tantas vueltas, ya no se sabe. También me gustaba mucho UPyD, pero quería un UPyD de derechas. Y de pronto salió Vox y dije, aquí estoy. Yo no me metí pensando que iba a entrar en política. Me metí como cuando he trabajado en otras asociaciones cívicas para ayudar. Pero al final llegué hasta aquí.

¿Se pensó mucho lo de convertirse en candidata a la Alcaldía?
Esta decisión sí ha sido muy meditada. Lo he hablado muchísimo con mi familia, con mi marido, porque yo ya soy consciente de que esto es jugar en otro nivel. Pero estoy muy contenta porque yo siempre he estado en muchas asociaciones, pero donde llega la política no llegan las asociaciones cívicas. Y a mí me gusta hacer. Me he dado cuenta que en las asociaciones recoges firmas, haces manifestaciones, haces un montón de cosas y al final si no te quieren hacer caso, no te hacen caso. Pero cuando estás en un partido político, ya te tienen que hacer caso, ya es otra cosa. Se lucha mucho mejor, y eso es lo que me gusta.

El CIS les deja sin representación municipal. ¿Cómo valora la encuesta?
Estamos encantados, porque ese mismo CIS y con esa misma forma de hacerlo, que luego cambió en las generales, es el de las andaluzas, que nos dio entre cero y un escaño. Así que estamos encantados. Y tan volcados en el trabajo que lo que salga es lo que tiene que salir. Estamos volcadísimos en defender al sevillano, porque estamos convencidos de que no lo está. Y estamos deseando entrar en las instituciones para poner sensatez y una voz del sevillano. En las calles vemos mucho ánimo y esperanza. Y tenemos algunos datos. De las andaluzas a las generales hemos crecido en Sevilla capital un 28%. Y en Andalucía un 50%. En Sevilla tuvimos en las generales casi un 13% de los votos y el CIS nos da el 3%. Hombre... 

Si los pactos fueran necesarios tras las elecciones, ¿estaría dispuesta a repetir el modelo andaluz o exigirían entrar en el Gobierno?
Sí, se podría repetir. Pactaríamos, por supuesto. Pero también creo que ya sí estamos en posición de poder entrar y además tenemos muchas ganas de poder ayudar a los sevillanos. Lo que queremos es que de verdad se escuche al ciudadano.

Entiendo entonces que será una exigencia entrar en el Gobierno.
No, no lo entiendas así. Pero a la hora de la negociación, si es que se dan las condiciones -soy prudente y en la oposición también haríamos una labor fantástica- sí nos gustaría entrar. Porque nosotros hemos apoyado en las andaluzas y en muchas ocasiones no nos están tomando en serio, están como despreciando ese apoyo que les hemos dado. Yo no quiero que esto pase en el Ayuntamiento.

Cristina Peláez, candidata de Vox a la Alcaldía de Sevilla

¿Cómo calificaría el mandato de Juan Ignacio Zoido en Sevilla?
Alcanzó una mayoría que desperdició absolutamente.

¿Y el de Juan Espadas?
Espadas, Zoido... llevamos ocho años de Sevilla paralizada. Sí, Espadas ha hecho muchas políticas, pero de autobombo. Políticas que a él, como futuro candidato para unas futuras elecciones le vienen muy bien para que todo el mundo piense "qué buen alcalde". Pero ¿cómo tiene los barrios de Sevilla? Porque yo, como todo el mundo, veo cómo está. Aceras destrozadas, calles sin asfaltar y mal iluminadas, suciedad, los contenedores con las basuras por fuera. Y los sevillanos están muy hartos. Todo el mundo dice que Espadas es muy buen gestor. Y te voy a decir una cosa, es súper amable, tiene un talante magnífico, pero un talante de quedar bien con todo el mundo. Yo prefiero no quedar tan bien con todo el mundo e irme al problema de los sevillanos. Hay problemas de seguridad, y hay que cumplir la legalidad vigente. Los manteros, por ejemplo, se está haciendo la vista gorda, pero si yo no pago el IBI, ¿qué pasa? Que me persigue todo el peso de la ley. ¿Y qué pasa con los gorrillas, la prostitución, los narcopisos? La gente se queja de eso. Hemos tenido una feria internacional del turismo magnífica, por supuesto. Pero vamos a solucionar primero los problemas de los sevillanos y luego vamos a otras cosas.

Sí valora como positivo entonces todos los eventos que han puesto a Sevilla en el foco internacional, pero no lo considera urgente.
Exactamente. Yo no veo mal esos eventos, pero si para hacerlos tienes abandonados a los sevillanos y a sus barrios, entonces no lo estás haciendo bien. Lo primero son los que te están pagando, los sevillanos. Que están las calles sucias, destrozadas... He estado en Bami, un barrio que nadie puede decir que sea desfavorecido. Hay un aparcamiento subterráneo parado, cerrado. Imagínate lo que es eso, de basura, de ratas, por supuesto las pintadas que hay por todos lados que eso nadie lo limpia. Aquello parece el Bronx. ¿Cómo puede estar Sevilla así de abandonada?

Su partido a nivel andaluz no se lleva muy bien con Cs. ¿Cómo se lleva usted con Pimentel?
Lo conozco de varias veces, me parece una persona amable, cordial, pero no tengo mucho trato con él.

¿Y con Beltrán Pérez?
Igual, es más entrante quizás, se le nota que lleva más en política. Cordial siempre.

¿Susana Serrano?
Pues mira, también en el trato es muy cordial y simpática, y sin embargo después cuando estamos en algún debate, es... A mí me hace mucha gracia. Es como una especie de postureo. Ella tiene que lanzar sus consignas y el foco soy yo, porque claro, como soy la extrema, pues el foco yo. Ya hemos tenido algún enganche que otro, pero son los juegos de la política que a mí me chocan más porque yo no vengo de la política. A mí esas cosas de que tú me tengas que criticar porque sí cuando a lo mejor estás proponiendo lo mismo que yo en Patrimonio Histórico y sin embargo me tienes que decir que soy la extrema derecha, el cordón sanitario y todas estas historias... Pues a mí, como que me dejan un poco fría.

Ha sido nombrada muy recientemente como candidata. ¿Cree que eso puede perjudicarla en las urnas?
Claro. Yo estoy haciendo un esfuerzo grandísimo por darme a conocer en el tiempo que he tenido. Pero lo que nos perjudica sobre todo no es que llevemos menos tiempo. Es que no tenemos dinero, no competimos en igualdad de condiciones. Nosotros queremos hacer un pacto para renunciar al 50%, yo estoy dispuesta, ellos no. Pero no estoy dispuesta a jugar en desigualdad de condiciones, es decir, si ninguno renuncia no voy a renunciar yo. Pero hay voluntad de que el dinero esté en manos de los ciudadanos y no esté por aquí desperdiciado en bandeloras, en muppings.

¿Cuánto les está costando esta campaña?
Al sevillano le está costando cero euros. A nosotros, unos 8.000 euros que están saliendo todo de cuotas pequeñas de nuestros afiliados de Sevilla capital. Y los municipios también se están costeando sus propias campañas. Luego que si extrema derecha, pero la gente no valora nada de esto.

¿Cuál es la primera medida que tomaría si fuese alcaldesa?
Tres cosas. Seguridad, aumentando las plazas de policía con una fórmula para hacerlo de forma inmediata a través de un proceso extraordinario de comisión de servicio, es decir, que se traen de otros lugares y pueden estar un año o dos años mientras que funciona la oposición que se convoque. Esto nos los dijo el sindicato de Policía. Lo que queremos es eso, que de la noche a la mañana Sevilla tiene que notar que hay más policías en sus barrios. Y que ya están siendo escuchados. Luego, la limpieza. Nos metemos en Lipasam y con los 1.900 trabajadores que hay algo está fallando. Vamos a ver los planes de carrera que tienen cada uno, la descripción de puestos, la distribución de la plantilla, vamos a hacerla funcionar bien. Porque con ese recurso y sin gastar más dinero, tenemos Sevilla limpia. Y bajada de impuestos inmediata. Con el presupuesto de 2018 que se han quedado 150 millones de euros sin ejecutar. Con eso eliminamos la plusvalía, el impuesto por obras y bajamos un 15% el IBI, eso nada más entrar. Pero nuestro compromiso con el sevillano es bajarlo al 0,4% en cuanto podamos. Para poder hacer eso, tenemos que racionalizar el gasto, dejar de despilfarrar, austeridad, que el dinero esté, y aquí entra ya mi faceta de ama de casa, en donde tiene que estar y no en tonterías. Si estamos con una ciudad que tiene las carencias mínimas, que son la seguridad y la limpieza, vamos a hacer eso primero y luego nos dedicamos a otras cosas. ¿Que nos gustaría hacer otras cosas? Claro, pero lo primero es barrer.

¿Entre seguridad y limpieza, qué es más urgente?
La seguridad. Queremos poner la policía de barrio. Bueno, está puesta, pero no funciona porque no hay efectivos. Ahora mismo, Sevilla tiene 350 efectivos menos de los que la UE exige por población. Espadas solo ha sacado 50 plazas y todavía no están operativas. Pero es que ninguno ha sacado. El último fue Monteseirín, que sacó 100, lo ejecutó Zoido, que no sacó ninguna, y ahora Espadas, al final de su mandato, saca 50. Y eso sin contar con las jubilaciones que ha habido todos los años, de 30 a 50. También la Policía de fin de semana. Nosotros queremos recuperar la figura del sereno, porque la gente no está segura por la noche.

¿Me puede explicar mejor esa figura del sereno?
Sería un agente de Policía o incluso militares de tropas retirados, que cuando tienen 45 años se quedan con una paga muy exigua. Sería una forma de darles una salida, porque queremos devolverles la dignidad a nuestras fuerzas del orden y la seguridad. No tiene nombre cómo se trata a los militares, que son los que nos defienden. Y que no puede cobrar más uno de Lipasam que un Policía Local que se está jugando la vida, porque se la juegan en muchas ocasiones. Vamos a racionalizar todo eso. Que yo no lo sé, que tengo que estudiarlo, pero eso es lo que nos han dicho los policías. Yo quiero que haya sentido común, hay puestos de riesgo y tendrán que tener un plus.

Al hablar de seguridad, plantea una imagen casi apocalíptica de la ciudad. ¿Tienen datos de incremento de la delincuencia?
Es el sentir que hemos recogido de todas las asociaciones de los barrios con las que nos hemos reunido. Lo que yo estoy diciendo es muy personal porque soy muy expresiva. Cuando he dicho que Bami parece el Bronx es porque yo lo he visto y he pensado "tampoco es un barrio para estar así". Lo que nosotros hemos detectado es que en todos los barrios, sean más o menos desfavorecidos, hay dos líneas transversales: seguridad y limpieza. Y tú dices, pues mira, el centro no tendrá tantos problemas, porque el centro es como el mimado de Sevilla. Pues oye, tiene una cantidad de casas ocupas que están los vecinos hechos polvo. Claro que hay inseguridad. Es un clamor popular en todos los barrios, no solo en Torreblanca. En Bermejales, los atracos con alunizaje, con violencia. En Triana, en Sevilla Este... Cada día nos desayunamos con una noticia de esas, y no hay derecho. Y eso es por la falta de policías. Los policías están locos por poder hacer cosas, pero no pueden.

¿Qué proponen en materia de empleo?
Ayudas para autónomos y pymes, que son los que crean el 80% del tejido empresarial de Sevilla, vamos a apoyarlos. Que sí, las grandes empresas están muy bien, pero no vamos a cargarnos lo que al final crea empleo.

En esto coinciden con Cs.
Sí, hay muchas cosas en las que coincidimos. Pero nuestro gran indicativo es que nosotros de verdad queremos hacerlo. Nos planteamos de verdad que nuestro programa es un contrato de trabajo con los sevillanos. Es más, es verdad que nosotros no estamos en las instituciones y ahora resulta que llegamos y nos encontramos con algo que no sabíamos. Porque esa es otra, queremos un ayuntamiento transparente. Pero si se da ese caso, lo vamos a explicar, que eso es lo que falta. Vamos a decir, señores, nosotros nos comprometimos con esto y lo vamos a hacer, pero vamos a tardar más porque nos hemos encontrado con esto, con esto y con esto. Qué menos que explicar las cosas a quien te está pagando.

Hablemos de movilidad y del metro.
En esto, coincidimos con otros partidos. Nos parece una vergüenza que Sevilla, que es una de las grandes capitales de España y que tiene proyección internacional, esté como está. Y que se lo digamos a Espadas y diga que hay una línea. Eso es un insulto. Hay ciudades que han empezado más tarde que nosotros y ya tienen una red completa. ¿Dónde se ha ido nuestro dinero? Lo que no les perdono a los alcaldes, y lo digo como ciudadana, es que no hayan sabido ponerse de acuerdo, que es su función. A mí no me vale que Zoido diga que la Junta no le hace caso. No me llores más. Tu función y para lo que se te paga es para que no salgas del cuarto de negociación hasta que hayas defendido y puesto encima de la mesa Sevilla, que es para lo que tú estás ahí. Y Espadas lo mismo, que ha tenido a Susana cuatro años y ¿qué ha hecho? No, es que resulta que el Gobierno central... Es muy gracioso. Cuando el Gobierno autonómico no está en tu cuerda, dices que es por eso. Cuando no, que es el Gobierno central. Es una tomadura de pelo. Nosotros, en negociación, no nos vamos a ir. Se ponga quien se ponga, haya que estar cinco días negociando. Es una vergüenza para España que Sevilla esté así. Y nosotros estamos enamorados de España y Sevilla, por España. Y eso lo llevamos en las venas.

¿Qué le están pidiendo los vecinos de Sevilla durante la campaña?
Cercanía. Muchos se sienten abandonados. Y los que están más metidos en las juntas de distrito se sienten traicionados. Porque lo que allí se aprueba se queda en papel mojado. Por eso proponemos la figura del Delegado de Distrito. Queremos que el delegado sea una persona que se meta en las tiendas, que lo conozca el frutero, el carnicero. Que llegue por las calles y se manche con la caca de perro que no se ha limpiado, que tenga problemas para aparcar porque hay problemas para aparcar. Y lleve a sus niños al parque, que lleva siglos sin que se repongan los columpios. Y que eso lo traslade, y que el Ayuntamiento se entere de lo que está pasando. Ahora existen, pero la gente no los conoce. Eso no puede pasar.

Cristina Peláez, candidata de Vox a la Alcaldía de Sevilla

Su programa incluye una Concejalía de la Familia, pero la suya en singular, no como la andaluza. ¿A qué tipo de familias iría dirigida y cuáles serían sus competencias?
Consideramos que la familia es el eje fundamental de cualquier sociedad. Esto es de sentido común. Todos los problemas que tenga un individuo, y esto lo digo como psicóloga, pasan siempre por una familia, por un entorno. Hablamos de problemas de drogadicción, de paro... en todos los problemas que tenga el individuo hay una familia implicada. Creando la Concejalía de la Familia lo que queremos es atajar los problemas en su conjunto, dentro de la célula familiar. La drogodepencia, ayudas a la maternidad, ayudas a la mujer, al niño, al anciano... Todo el que renuncie a proteger la familia está atacando la base misma de la sociedad. Y al final nos estamos pegando un tiro en el pie. También somos muy conscientes de que España en general, también en Sevilla, tenemos un problema de natalidad muy grande. La gente no lo quiere ver. El invierno demográfico que vamos a tener no va a ser dentro de 50 años, va a ser dentro de 10 o 15. Que tenemos una tasa de reposición de natalidad del 1,3%, cuando lo mínimo es el 2,1%. ¿Habrá que fomentar la natalidad o nos seguimos esperando a que esto quede en bancarrota? Es una muestra más de que nosotros estamos en la realidad y que queremos solucionar los problemas reales y no imaginarios.

No me dice a qué tipo de familias se dirigirá. ¿Incluyen también las LGTBI, las monoparentales?
En este tema ideológico tenemos una respuesta muy clara. El tema del matrimonio gay, nosotros no es que no queramos que haya. Simplemente, sí decimos que el matrimonio es entre un hombre y una mujer porque además etimológicamente es eso. Vamos por favor a hablar bien, tanto que hablan de unos, otras... Un poco de sentido común, el matrimonio es el matrimonio. Y por otro lado están las uniones civiles. Y nosotros encima hemos ampliado este concepto. Porque me parece de muy mal gusto meterse en lo que hace cada uno en su casa. ¿A mí qué me importa lo que dos gays, lesbianas o lo que sea hacen en su casa? ¿Que queréis uniros civilmente? Pues perfecto. Como si se quieren unir dos hermanas que al final de sus vidas quieren tener derecho a la herencia y a deducciones en la renta... pues todo el derecho del mundo, por qué se lo voy a negar. Si te das cuenta, a pesar de lo que digan los medios, nosotros ampliamos derechos. El matrimonio por un lado, uniones civiles, todas las que quieras.

Insisto, ¿su Concejalía de Familia ayudaría a estas familias?
Claro, fundamentalmente atendiendo a la maternidad. Porque los hijos son absolutamente necesarios y son un bien para la sociedad. Y las familias que aportan hijos a la sociedad lo hacen con generosidad, porque lo pagan todo ellas. La familia que tiene cuatro, seis hijos, yo que soy madre de familia numerosa, a mí no me han dado nada. Y yo estoy criando a esos hijos que van a pagar las futuras pensiones de los que no los tienen. Eso es un acto de generosidad con la sociedad que no está para nada ni bonificado ni premiado. Deberíamos ponerle un monumento a las familias numerosas. Y proponemos reducciones al máximo legal de todos los impuestos, bonificaciones y ayudas para ellas. Están solas, lo hacen por amor al arte. Nos están haciendo un beneficio, vamos a devolverles algo. Como nuestro mayores, que 13.000 se han quedado fuera del bonobús gratuito porque ahora resulta que si la renta... Como si las personas que tienen una renta mayor no hubieran trabajado y aportado toda su vida para recibir esas ayudas. Esto es discriminatorio. Y esto lo hace la izquierda. Y después nos dicen que la derecha somos los que discriminamos.

¿Y en cuanto a las mujeres que libremente no quieran tener hijos? Y no me refiero al aborto, sino a la decisión de no ser madre.
Por supuesto, ayudas a las mujeres, a los hombres, es que no voy a discriminar, porque la Constitución no me permite hacerlo. Porque todos somos iguales ante la ley y yo no puedo decir: a la mujer más, porque como yo soy mujer... Yo no discrimino. Pero si tenemos que potenciar la maternidad, tendremos que potenciar la maternidad. Porque nos viene bien a la sociedad, porque es bueno. Y a la mujer que no tiene hijos, ¿qué ayuda le voy a dar? Pues a lo mejor si es una mujer desfavorecida por un tema social, pues por supuesto. Pero lo que yo quiero potenciar es que tengan hijos en la medida que el Ayuntamiento pueda, y por eso queremos crear la Concejalía de la Familia.

Proponen también una Sevilla que apueste por sus tradiciones y fiestas. ¿Cree que no se están potenciando lo suficiente la Semana Santa y la Feria?
Apostamos por las tradiciones de la ciudad en toda España, porque son nuestra identidad. Pero en Sevilla, aunque en Podemos chillen mucho, nadie se va a meter con la Semana Santa, porque al que se meta le puede caer gorda. Ni con la Feria. Ahí no tenemos ese peligro, pero vamos, que como haya un peligro ahí estamos nosotros para defenderlo. Lo nuestro, lo que nos identifica, lo que nos une como sevillanos.