Álvaro Pimentel, candidato de Cs a la Alcaldía de Sevilla
Álvaro Pimentel, candidato de Cs a la Alcaldía de Sevilla el 26-M. FERNANDO RUSO

El candidato de Cs a la Alcaldía de Sevilla el próximo 26-M, Álvaro Pimentel, concede esta entrevista a 20minutos.es en un conocido bar del barrio de Pío XII, donde confiesa que él es "más de caracoles que de cabrillas". Nos atiende tras presentar en la mencionada barriada una de sus propuestas estrella, un plan de revitalización de los barrios, que haga de Sevilla una ciudad "mucho más atractiva para vivir y para invertir". 

¿Cómo lleva estar en primera línea de la política?

Muy bien, muy ilusionado. Estoy encontrando un gran apoyo con los compañeros, haciendo visitas por los barrios, muy feliz, muy contento y recibiendo mucho apoyo de los vecinos de Sevilla. Veo caras de ilusión con el cambio que va a procurar Cs.

¿Qué puede aportar un abogado de su trayectoria a la política municipal?

Creo que, sobre todo, un baño de realidad. Los abogados, y yo haré ahora 20 años trabajando, tenemos una trayectoria profesional en la que hemos solucionado muchos problemas de distinta índole. Sabemos perfectamente cómo es la realidad social y creo que es lo que podemos aportar, ese baño de realidad que le hace falta muchas veces a los políticos, que están en los despachos y no están en la calle.

¿Teme que el haber sido nombrado como candidato con tan poca antelación le perjudique en las urnas?

Entiendo que no, porque creo que estamos haciendo una muy buena campaña. Los sevillanos están teniendo conocimiento de mí, del proyecto de Cs. La marca también empuja y creo que todo se une, y con eso vamos a conseguir llegar muy bien a la meta.

En lo que a posibles pactos se refiere, ¿cuáles son sus preferencias?

Preferencias no tengo por ningún partido. Creo que primero tienen que hablar los sevillanos, decidir qué Gobierno quieren, y después llegará el momento de los pactos. Yo quiero hablar de mi proyecto, de las propuestas que tengo para hacer de Sevilla una ciudad más moderna, más segura, más sostenible. Eso es ahora mismo lo que me preocupa. Lo de los pactos no es un tema que me quite el sueño ahora mismo.

Pero Albert Rivera ha dicho 'no' a Pedro Sánchez. ¿Es usted tan tajante con Espadas?

En este sentido, lo único que le puedo decir es lo que vengo repitiendo en todas las entrevistas que estoy haciendo. Nosotros venimos aquí a presentar un proyecto y nadie nos pregunta para qué. Si hubiera posibilidad de pacto, que yo lo que quiero es alcanzar la Alcaldía, ¿para qué queremos hacer un pacto? Nosotros siempre lo haremos para mejorar la calidad de vida de los sevillanos y eso lo haremos indistintamente estemos en donde estemos, lo único que nos preocupa es mejorar la calidad de vida de los sevillanos. Pero ahora mismo, ni preferencias ni voy a hablar de pactos ni me quita el sueño ni tengo esa preocupación.

¿Ni tiene tampoco directrices de la dirección nacional de su partido?

A mí la dirección, en ningún momento, me ha dicho absolutamente nada de pactos municipales. El partido está en presentar los proyectos municipales en todos los municipios de España.

¿Y en cuanto a Vox?

Insisto, no se habla de pactos porque entiendo que no es el momento de hablar de pactos.

Álvaro Pimentel, candidato de Cs a la Alcaldía de Sevilla

Desde algunos frentes, se acusa a Cs de no terminar de definirse políticamente, de ser una veleta. ¿Cómo se define usted en este sentido?

Siempre defiendo que somos un proyecto de centro, moderado, liberal-progresista. La veleta es una etiqueta que nos han puesto los demás partidos en las sucesivas campañas electorales porque en España no hay una tradición de pactar. Y nosotros es verdad que hemos pactado con distintos partidos en distintas administraciones, pero siempre mirando por el bien del ciudadano. Eso es un partido de centro. Poner, nunca mejor dicho, en el centro de sus decisiones a los ciudadanos. Y para eso hace falta hacer pactos, en distintas circunstancias y con distintos partidos. Cada circunstancia será distinta, pero ese es el fin que buscamos, la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y si hay personas que se molestan por eso, pues en fin, cada uno que haga lo que quiera. Pero entiendo que un partido de centro siempre tiene que intentar llegar a acuerdos para mejorar la calidad de vida de las personas.

Insiste mucho en que a Sevilla le hace falta modernizarse. ¿Tan antigua está la ciudad?

Cuando hablo de una Sevilla más moderna quiero empezar a hablar de modernización del propio Ayuntamiento. ¿Cómo? Digitalizando la relación de los empresarios, autónomos, ciudadanos con su Ayuntamiento y también los propios medios del Ayuntamiento. Hay una carencia, no ya tanto de ordenadores, sino de sistemas informáticos modernos, de aplicaciones informáticas, de métodos de trabajo modernos. De eso es de lo que carece el Ayuntamiento. Si empezamos a modernizarlo, también se moderniza la ciudad, porque al hacer más fácil la relación de empresarios, autónomos y emprendedores con su propio Ayuntamiento, se atrae más inversión. También intentar eliminar trabas burocráticas, una simplificación normativa. Hay una maraña normativa que muchas veces los que quieren emprender no entienden por qué se tarda tanto tiempo en que te den una licencia o en pedir cualquier tipo de autorización. Eso es una ciudad moderna. Que haya una relación directa y una respuesta rápida al ciudadano. Insisto, si se moderniza el Ayuntamiento, se van a traer más inversiones, que va a crear más empleo estable y de calidad.

Más allá del Ayuntamiento, ¿cree que la ciudad en sí necesita modernizarse? Por aquello de la tradición vs la modernidad.

La dicotomía entre tradición y modernidad son compatibles perfectamente. Sevilla tiene una esencia, es una ciudad que tiene unas tradiciones muy marcadas y yo las respeto, las disfruto y entiendo que hay que mantenerlas porque forman parte de la esencia de la ciudad. Pero no es óbice para que quiera una ciudad más moderna, que se abra al mundo mucho más, que emprenda, que traiga grandes empresas, pequeños emprendedores que abran otros nichos de mercado de empresas tecnológicas, de diseño industrial. En definitiva, que creen empleo de calidad, con personas de alta cualificación. Hacer una Sevilla mucho más moderna y mucho más abierta al exterior.

¿Qué le hace falta a Sevilla para ser una gran ciudad al nivel de Madrid o Barcelona?

Primero, que nos lo creamos. Que los sevillanos se crean que tenemos muchas posibilidades, que las tenemos. El señor Espadas vende mucho humo, pero los barrios están totalmente abandonados, hay mucha inseguridad, una falta de limpieza absoluta... Así que lo primero, que nos creamos que hay otras opciones políticas que han venido a mejorar la ciudad, que quieren hacer una ciudad mucho más importante, mucho más moderna y que mire al futuro con alegría, con positividad y con esperanza, sobre todo con esperanza. Que se puede mejorar muchísimo y el ciudadano lo va a conseguir seguro.

Hablando de barrios, ha propuesto un plan de revitalización de los mismos. ¿En qué consiste?

Queremos revitalizar los barrios. Primero para hacerlos más dinámicos económicamente. Y segundo, para que los vecinos no se tengan que desplazar a otros barrios a comprar o a que le presten servicios. ¿Cómo se hace esto? Buscando centros de barrio, que son zonas comerciales, laborales, dotadas de servicios públicos de calidad, donde los vecinos encuentren sus necesidades cubiertas. Vemos que hay otras poblaciones que están atrayendo población porque vivir allí es mucho más atractivo. Tienen precios de alquileres más baratos, mayores servicios públicos y la ratio de habitante por servicio público es mucho menor. Ahí es donde queremos ir, que se igualen esas ratios en otros municipio limítrofes del área metropolitana con Sevilla para hacer la ciudad mucho más atractiva para vivir y para invertir.

Habla del Aljarafe, Dos Hermanas...

Sí, zonas muy cercanas de Sevilla. Estamos viendo cómo grandes empresas se están yendo a otras ciudades. Yo no voy a entrar en "Sevilla es mejor que Dos Hermanas, Dos Hermanas es mejor que Sevilla". Lo que sí quiero es intentar atraer a esas empresas también aquí, que Sevilla tenga la marca de ciudad de las empresas, de ciudad industrial y que les merezca la pena venir aquí a crear empleo estable y de calidad.

¿Hay barrios que necesitan una actuación más urgente que otros?

El ranking de los tres barrios más pobres de España que por desgracia lidera Sevilla es una vergüenza. Yo estoy, como sevillano, avergonzado. Lo digo en esta entrevista, lo he dicho en todos los debates y lo voy a seguir diciendo todos los días. Ya he estado en Los Pajaritos, en Las Letanías y yo he pedido perdón. No soy todavía político y yo he pedido perdón como sevillano. Nos tenemos que avergonzar todos. Y más quien ha tenido responsabilidad de Gobierno. Llevamos 20 años con gobiernos en la ciudad del PSOE y del PP. A mí me gustaría como sevillano que alguien les pidiera perdón a esos vecinos, que los tienen abandonados.

¿Contempla algún plan específico para esas zonas?

Primero, hay que dotar de verdad los planes integrales con personas y con presupuesto y, sobre todo, ejecutarlo. Un dato. El Distrito Sur y el Distrito Cerro-Amate, donde están los dos barrios más pobres (Los Pajaritos y Polígono Sur), no han ejecutado ni el 50% de su presupuesto, dos millones de euros sin ejecutar. Segundo, planes de formación. Están pidiéndola, quieren buscar empleo. Pero vayamos más allá y primero hagamos una auditoría de sus necesidades formativas. Lo que de verdad les hace falta para buscar empleo. Y eso es fundamental, vamos a centrarnos en el empleo. La revitalización de los barrios que he comentado también incluye estas barriadas. Y tercero, dignificar a las personas. Ni guetos, ni barrios de primera y segunda, aquí todos los barrios van a ser considerados igual. Mi compromiso es con todos los sevillanos, con todos y cada uno de ellos. Y me van a ver en todos los barrios de Sevilla, como ya estoy yendo.

¿Contempla en su programa algún gran proyecto para Sevilla?

Cs no está por la labor de obras faraónicas ni de malgastar ni un solo céntimo del erario público. Sí queremos impulsar infraestructuras necesarias para la ciudad, como el metro, el Cercanías del aeropuerto a Santa Justa, los túneles de la SE-40, que ayudarían muchísimo a la movilidad... ahí sí nos van a encontrar. Es verdad que muchas veces son infraestructuras que superan a las competencias del propio Ayuntamiento, pero ahí estaremos impulsándolas y llamando a todas las puertas. Yo me reuniré con todo el mundo. No como el señor Espadas, que todavía estamos esperando que diga algo al Gobierno de Pedro Sánchez para ejecutar la enmienda de cinco millones de euros que existe en los presupuestos para el Cercanías del aeropuerto a Santa Justa. ¿Por qué el señor Espadas no lo ha exigido? Ha exigido el metro cuando ha habido un cambio en el Gobierno de la Junta. Es que la primera vez que Espadas ha ido a San Telmo ha sido con el señor Juanma Moreno, antes no ha exigido nada. Cuando yo sea alcalde voy a exigir, sea quien sea el presidente y del color político que sea, me da exactamente igual. Voy a estar en todos los despachos exigiendo las obras. Porque con el metro, por ejemplo, ya está bien de que nos mientan a los sevillanos. Cronograma y líneas de financiación y red completa, para no enfrentar un barrio con otro.

Álvaro Pimentel, candidato de Cs a la Alcaldía de Sevilla

¿Puede usted prometer a los sevillanos que habrá metro en el próximo mandato?

Una obra de un metro, como usted comprenderá, en un mandato no se puede hacer. Pero lo que sí se puede hacer es el inicio de las obras. Y yo puedo asegurar que si yo soy el alcalde, el metro se comenzará en el próximo mandato. Y lo voy a exigir desde el minuto uno.

¿Qué es lo que hay que abordar de manera más urgente en el próximo mandato?

Mis cinco primeras medidas, que entiendo que son urgentísimas. La primera, el impulso del metro: cronograma real y líneas de financiación, con financiación de la Junta y del Estado, como otros metros de Andalucía y del resto de España. Que no estamos pidiendo más que los demás, estamos pidiendo igual. Segunda, el Cercanías del aeropuerto a Santa Justa. No sé ni cómo definir que una ciudad como Sevilla no tenga una conexión por Cercanías, cuando hay un ramal, cuando no es una obra de una cantidad desorbitada. Le recuerdo que la ampliación del tranvía eran 50 millones de euros y esta está valorada en 30. Es verdad que escapa a las competencias del Ayuntamiento, pero por eso digo impulsarla. La tercera, un plan de choque de limpieza. La ciudad está impresentable, los problemas de ratas que los propios vecinos nos están diciendo... Algo no se está haciendo bien. Hay personal y muy buenos profesionales, pero entendemos que hay que organizar de otra manera el servicio porque yo estoy convencido de que se puede hacer. Cuarta, la implantación de la Policía de barrio, pero una implantación real, una policía preventiva, disuasoria, que sea un vecino más. Y quinta, la implantación de la línea exprés Bellavista-Los Bermejales-Prado de San Sebastián. Con esta línea, después de que Cs impulsara la puesta en marcha de las otras dos, Norte y Sevilla Este, los tres barrios más alejados del centro estarían conectados en unos 25 minutos, en bastante menos tiempo que las líneas de autobuses normales. Entendemos que es una deuda con los vecinos de Bellavista y Los Bermejales. Se llevó en los acuerdos presupuestarios, el señor Espadas, que es un incumplidor nato, lo ha incumplido. Y entendemos que antes de la finalización del año esta línea se pondrá en marcha. Estas son las medidas urgentísimas de las primeras semanas.

El empleo es de lo que más preocupa a la ciudadanía. ¿Qué propone?

Luchar contra la desigualdad y el empleo juvenil son dos ejes fundamentales. En el empleo, hay que facilitar a los empresarios su trabajo diario. El Ayuntamiento, aparte de los planes específicos que pueda hacer, no tiene por qué crear empleo. Tiene que garantizar los servicios públicos con sus empleados, dignificándolos. Pero lo que tiene que hacer es crear el caldo de cultivo necesario para que los emprendedores, autónomos y empresarios creen empleo. ¿Cómo se consigue eso? Facilitándoles su labor, eliminando trabas burocráticas, simplificando normativas, digitalizando, descentralizando los servicios del Ayuntamiento a los distritos, para que no se tengan que desplazar y hacer un auténtico peregrinaje para cualquier tipo de licencia. El empresario se encuentra muros de contención y muchas veces se desesperan. También una rebaja fiscal en el IBI, en la plusvalía, hay que fomentar la bonificación por creación de empleo. Hay que darle ese tipo de ayudas, o de impulso, porque a mí no me gusta hablar de subvenciones, que es lo que los empresarios nos piden, no dinero. Vamos a impulsar también una oficina de grandes proyectos, para que de verdad haya un seguimiento, para que se facilite la ejecución. También una oficina de captación de fondos europeos. Muy importante la captación, pero también la ejecución y su control para no encontrarnos sorpresas de que después haya que devolver dinero a Europa porque no se ha ejecutado bien.

Y vamos a ayudar al comercio tradicional. En primer lugar, tenemos que cuidar las ordenanzas que puedan afectar a los comerciantes, sobre todo, con consenso con el sector. También queremos facilitar el relevo generacional, pero no solo eliminando la plusvalía en caso de mortis causa, sino con un registro de ofertas y demandas de traspaso del comercio tradicional. Entendemos que es fundamental porque a lo mejor hay personas, tanto de Sevilla como de fuera, que quieren emprender ese negocio. También queremos, en cuanto a los nuevos sectores startup, continuar con una política que nos ha parecido interesante del CREA, con jornadas donde los emprendedores pueden hablar con los inversores, pero se han celebrado jornadas muy de vez en cuando y lo que queremos es que sea continuo, y que mediante plataforma digital estén en contacto continuo. En definitiva, una serie de medidas para revitalizar también la economía de Sevilla y entendemos que eso será también una causa que cree empleo, más estable y de calidad.

Ha denunciado la situación de los empleados municipales.

Hay un abandono absoluto dentro de la incompetencia en este apartado de recursos humanos del señor Espadas. Primero, que no les han escuchado. Los empleados no están pidiendo más dinero, ni quieren más ventajas. Lo que están pidiendo en primer lugar son puestos de trabajo dignos. Le pongo un ejemplo, cuando los bomberos del retén de la Feria llegaron, lo único que se encontraron fue suciedad, no les habían ni limpiado donde descansaban. Se lo encontraron de una manera indigna, eso no se puede tolerar. Queremos RPT reales, no ensoñaciones que se hacen desde el equipo de Gobierno sin cubrir la cantidad de vacantes que hay. Es verdad que hay legislación que hay que cumplir, y Cs siempre va a cumplirla. Pero vamos a intentar llegar al máximo legal. Dinero hay, los remanentes del capítulo 1 son cuantiosos todos los años. El problema es que tiene que haber una organización, hay que motivarlos, hay que dotarlos de medios del siglo XXI. También planes de carrera. En definitiva, vamos a consensuar con todos los representantes de los trabajadores un plan de recursos humanos que entendemos fundamental. Ellos me decían: "Como entendemos que la gestión de los recursos humanos del Ayuntamiento no da rédito político, pues los políticos no le hacen caso". Vale, a lo mejor a corto plazo no da rédito, pero si hay mejores servicios públicos, creo que los ciudadanos van a ganar. Sobre todo hay que motivarles, tienen grandes ideas para mejorar el servicio, y lo están pidiendo a gritos. Yo quisiera ser un poco altavoz de sus reivindicaciones y estamos comprometidos con la plantilla municipal.

¿Hay un problema de turistificación en Sevilla?

A mí no me gusta hablar ni de turistificación ni de turismofobia. Es un sector que ahora mismo está tirando del carro de la economía y por lo tanto no podemos descuidarlo, hay que mimarlo. Pero también es verdad que hay una concentración -no me gusta hablar de masificación- de turistas en el Casco Histórico antiguo. Queremos diversificar para desconcentrar el turismo, con una mayor oferta cultural. ¿Cómo? Poniendo en valor muchísimos monumentos que tenemos en Sevilla que son desconocidos, que están descuidados o están simplemente cerrados, como las cisternas romanas de la plaza del Pan, la colección de mosaicos que están en un garaje propiedad municipal, allí guardados sin que los vea nadie. Sevilla tiene muchos bienes, propios del Ayuntamiento y también de terceros y hay que ponerlos en valor. Nuestra propuesta estrella en este sentido es crear la Delegación de Patrimonio Histórico Artísitico para hacer un inventario real de los bienes propios y de terceros, para coordinar las obras que se hagan en los bienes propios del Ayuntamiento, para, y aquí hasta me indigno un poquito, llevar a cabo el Plan Director de Patrimonio y ejecutarlo, que se ha quedado el concurso desierto. ¿Es concebible que una ciudad como Sevilla, con un patrimonio tan rico, con un número de patrimonio histórico artístico que ya lo quisieran muchísimas ciudades de Europa y del mundo, no tenga un plan director de Patrimonio, cuando el turismo es un sector fundamental? También queremos tener un servicio de patrimonio para ayudar a buscar financiación de terceros. Es verdad que, directamente, el Ayuntamiento no puede por tema competencial financiar obras, pero sí puede ayudarles a buscar financiación, patrocinios, hacer proyectos, asesorar...

Con todo eso, podemos conseguir que la fuerza cultural de Sevilla se amplíe, desconcentramos y abrimos el turismo a los barrios. Y, por supuesto, no dar una mala imagen de la ciudad en cuanto al turismo. Sevilla es una ciudad turística desde hace muchísimos años y ahora vivimos en un boom del turismo que creo que no solamente afecta a Sevilla, afecta a muchas más ciudades. No demos mala imagen de ciudad, todo lo contrario, una ciudad abierta, que recibe al turismo y a sus visitantes, igual que los sevillanos viajamos a otros sitios.

¿Qué opina el turismo de despedidas de soltero?

A mí la imagen que dan no me gusta. Tendremos que buscar la manera de que venga un turismo de mayor calidad. Y buscar maneras legales de evitar que se produzcan estas despedidas en la vía pública, pero también quiero recordar que no le podemos prohibir a nadie que venga a Sevilla. Cs no es un partido de prohibir. No es que estemos de acuerdo, ni mucho menos, yo lo dejo claro, que no es la imagen que tiene que dar Sevilla, y dentro de la legalidad tomaremos las decisiones oportunas para que no se produzcan. Pero no podemos prohibir a nadie que venga.

¿Qué propone para atajar el alto precio de los alquileres en la cuidad?

Primero, captar mucho más suelo para vivienda pública. El señor Espadas se jacta de que se han empezado a construir 4.000 viviendas, pero ojalá fueran públicas. Ojo, nosotros no estamos en contra de la vivienda de promoción privada ni muchísimo menos, todo lo contrario. Pero queremos, para facilitar el acceso a la vivienda pública, captar mucho más suelo. Y también captar vivienda de propietarios privados para incluirla ya en el parque de viviendas públicas del Ayuntamiento. Y, por otro lado, otra medida que hemos intentado impulsar durante tres años y la incompetencia de la gestión del señor Espadas lo ha impedido, es ayudas al alquiler a jóvenes, familias monoparentales y numerosas, para que puedan acceder a la vivienda. Los sevillanos no han podido disfrutar de casi dos millones de euros de estas subvenciones. Durante dos años se ha intentado y la incompetencia en la gestión del señor Espadas lo ha impedido.

¿Y respecto a las viviendas turísticas?

Nos tenemos que ceñir a la legalidad vigente, es competencia autonómica. Nosotros estamos de acuerdo con los apartamentos legales que cumplan todos y cada uno de los requisitos, esto lo quiero dejar muy claro. Pero con lo que no estamos de acuerdo es con las ilegales, que son las que al final crean los problemas. Las ilegales tienen que ser perseguidas. Si hay muchos o pocos apartamentos turísticos, eso lo irá marcando el desarrollo del ciclo turístico que estamos viviendo. Pero yo soy defensor del libre mercado y de la libertad de empresa, siempre que cumplan los requisitos. Se puede estudiar si hay zonas ya saturadas, pues sí, se puede y se deberá hacer, sobre todo para evitar que después estalle la burbuja. Y cuando estalle, vendrán los problemas. Pero insisto, yo sí voy a defender los apartamentos turísticos legales. Y además entiendo que hay mercado para todos, para los hoteles y para los apartamentos turísticos legales.

¿Y cómo valora que en el centro haya cada vez más apartamentos turísticos, aunque sean legales, y cada vez menos comercio tradicional?

Es evidente que la pérdida de los comercios tradicionales es una pérdida dura para la ciudad. Al final, también es patrimonio histórico y económico de Sevilla. Por eso desde Cs estuvimos apoyando a la Campana cuando la polémica de los veladores, siempre hemos sido defensores del comercio tradicional, y con las medidas que llevamos en el programa creo que se les va a ayudar, ayudando al relevo generacional, rebajando impuestos, en definitiva, modificando ordenanzas para su protección.

Álvaro Pimentel, candidato de Cs a la Alcaldía de Sevilla

He leído que es usted cofrade. ¿Qué opinión le merece la gestión de Espadas de la Semana Santa?

La Semana Santa actual tiene problemas de seguridad, y creo que algunas medidas han sido positivas en este sentido, lo tengo que decir. Pero con otras, como la llamada ley seca, no estoy muy de acuerdo. Creo que tiene que haber más consenso con el sector para tomar ciertas medidas. Cuando se han aforado las calles, algunas entiendo que están bien hechas, pero otras igual no se han consensuado con las hermandades. Y muchas veces ha provocado que estén calles desiertas. Y creo que a eso no tenemos que llegar. Es decir, un poquito más de consenso con los comerciantes, con los hosteleros y también con las propias hermandades. Desde luego, cuando lleguemos a la Alcaldía lo vamos a hacer así.

Dice no estar de acuerdo con la ley seca, pero en la madrugada realmente hay problemas con los botellones.

Cuando hablo de ley seca, siempre hablo de los bares, porque los botellones los prohíben las ordenanzas. Lo que no hay es una presencia policial que impida que se celebren los botellones. Yo no estoy de acuerdo con los ellos, como usted comprenderá. Al referirme a la ley seca, me refiero a la prohibición de vender alcohol a algunos bares. Es que a veces no se puede uno ni tomar un café. Yo quiero que en la madrugada la gente se pueda tomar un café. Y yo no soy mucho de prohibir, la verdad.

¿Cree que la Feria debe ampliarse?

Con el formato de Feria larga, el sevillano ha recuperado el pescaíto, creo que eso es positivo. Los datos económicos parecen que están reforzando este formato, por lo tanto, entiendo que es el que hay, es positivo y si vemos que cambia la dinámica, pues podrá modificarse la ordenanza. Pero ahora mismo, creo que los datos están reforzando este modelo.

¿Y no es una Feria orientada cada vez más al turista que al sevillano?

También el sevillano se está adaptando, va algunos días y otros no va, vuelve a ir, puede descansar. Yo creo que se está adaptando bien. A la Feria han venido siempre muchas personas de fuera, no es nada nuevo y no creo que se haya alargado más para que venga el turismo. Es verdad que cada vez se ven más turistas dando vueltas por la Feria. Bueno, es un atractivo más de la ciudad. Pero no creo que tenga relación el hecho de que tenga un formato largo con que se haya hecho para que vengan turistas.

¿Y en cuanto a ampliarla de tamaño?

Se tiene que hacer con orden, estudiar las posibilidades bien. El señor Espadas promete y promete y este es el segundo año consecutivo que promete que para el año siguiente va a haber 140 casetas más. Vamos a estudiarlo, y si los criterios técnicos lo permiten, se haría. Pero que no sea una vente de humo, que el señor Espadas vende mucho humo. Marca Espadas, incumplidor.

¿Le ha dado su hermano Manuel algún consejo para su nueva etapa en política?

Mi hermano está muy contento con la decisión de mi partido de que yo liderara el proyecto de Cs. Me ha dado muy buenos consejos, sobre todo, me ha recordado uno que mi padre le dio cuando él se metió en política. A él le dijo "Manuel, recuerda quiénes son tus padres, que eres de Algodonales, siempre humilde". Y a mí me dijo: "Álvaro, recuerdan quiénes son tus padres, eres de Algodonales, sé humilde". Y eso lo tengo marcado, lo tengo grabado en la mente y así lo voy a hacer durante toda mi trayectoria política. Humildad y los pies en el suelo y en la calle.