Guardia Urbana de Barcelona.
Agentes de la Guardia Urbana en Ciutat Vella. ANTONIO HERREROS

Tras un mandato municipal de Ada Colau en Barcelona en el que han crecido los hechos delictivos –según los últimos datos del Ajuntament, de 2015 a 2017  aumentaron un 6,33%–, y después de que en el último barómetro  semestral del Consistorio los barceloneses señalaran como principal problema de la ciudad la inseguridad, las medidas para combatirla ocupan un lugar central en los programas electorales de los candidatos a la alcaldía. Todos ellos apuestan por aumentar el número de efectivos de la Guardia Urbana, a excepción de los de la CUP.

Así el candidato a la alcaldía de Barcelona de BCN Canvi-Cs, Manuel Valls, marca como principal prioridad la seguridad y promete "tolerancia cero". Entre las medidas destaca la promesa de 1.500 nuevos agentes de la Guardia Urbana para llegar a los 4.500 efectivos al final de la legislatura. Así mismo, quiere impulsar un acuerdo para que haya más mossos en la ciudad.

Por su parte, el candidato del PSC, Jaume Collboni, promete 1.000 nuevos agentes de la Guardia Urbana, reforzar la policía de proximidad y pedir más Mossos d'Esquadra para la ciudad de Barcelona. Collboni quiere potenciar también la Junta de Seguridad Local y crear el consejo municipal de seguridad.

La alcaldesa y candidata a la reelección por BComú, Ada Colau, también apuesta por incrementar los agentes de seguridad en Barcelona. Concretamente, 400 más de la Guardia Urbana y 600 Mossos d'Esquadra más. En cuanto a la estrategia de seguridad de la policía local, la alcaldesa se compromete a "consolidar el modelo de policía de barrio" ampliándola a los más poblados y reforzar los recursos por las noches. En este sentido la alcaldesa de Barcelona y candidata a la reelección por BComú, Ada Colau, ha explicado a 20minutos que «nosotros hemos creado 600 nuevos agentes de la Urbana. Apostamos por este crecimiento de 100 agentes más cada año».

Mientras, la lista de JxCat por Barcelona –formada por el exconseller de Interior Quim Forn y Elsa Artadi– quiere crear la concejalía de Seguridad, destinando un regidor a esta responsabilidad en exclusiva con el objetivo de reducir la tasa de  delincuencia a los niveles del 2015. En cuanto al aumento de agentes, la candidatura de JxCat cree que hay que ampliar el número de plazas de las próximas  convocatorias de la Guardia Urbana hasta llegar a los 3.400 agentes en 2022, es decir, unos 400 más que ahora. La número 2 de JxCAT, Elsa Artadi, ha afirmado a 20minutos que "la seguridad es el principal problema por la falta de voluntad de Colau. La Urbana está desarmada moralmente".

También ERC apuesta por incrementar la plantilla  actual de la Guardia Urbana pero no establece una cifra concreta. La candidatura liderada por Ernest Maragall quiere feminizar el cuerpo con la incorporación de mujeres, señalando que ahora solo representan el 10%. El programa de ERC por Barcelona se compromete a "recuperar la confianza y el prestigio del cuerpo" y  promete hacer un código ético de conducta para velar por la excelencia de la policía local.

La candidatura del PPC por Barcelona encabezada por Josep Bou promete 1.500 agentes nuevos de la Guardia Urbana, 500 de los cuales formarían parte de un nuevo cuerpo de seguridad que ha denominado"brigada paracaidista". Se  trataría de agentes "técnicamente preparados" para actuar en situaciones más complejas y que ayudarían, según el alcaldable, a tener un "control absoluto" del Raval. El candidato del PPC, Josep Bou, ha asegurado a 20minutos que "no se puede venir a Barcelona y dar una patada a una puerta o extender una manta.Esto se ha terminado"

Y la CUP es el único partido que no promete más agentes de la Guardia Urbana y, en cambio, propone "disolver definitivamente" el cuerpo de antidisturbios "tenga el nombre que tenga". En cuanto a la gestión de la seguridad, la candidatura Capgirem Barcelona quiere recuperar la función de policía de proximidad y "eliminar la función represiva que llevan a cabo en la actualidad".

Otro de los puntos polémicos de la legislatura ha sido el de las competencias de los antidisturbios de la Urbana, hasta el punto de que los grupos de la oposición, a propuesta del PSC, aprobaron una resolución donde criticaron a Ada Colau por "la imposición que supone la aprobación por decreto de Alcaldía, sin acuerdo ni consenso de los representantes sindicales", de la eliminación de la Unitat de Suport Policial (USP) de la Urbana. Esta será sustituida por una nueva, que se llamará Unidad de Refuerzo para las Emergencias y la Proximidad (Urep).

Sobre este tema, los candidatos Elsa Artadi, Manuel Valls y Jaume Collboni quieren restablecer esta unidad después de los cambios del gobierno municipal de Colau. Mientras que Bou va más allá y habla de crear una nueva división preparada para actuar en situaciones "complejas".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.